Información

Cómo criar a un niño con carácter

Cómo criar a un niño con carácter


We are searching data for your request:

Forums and discussions:
Manuals and reference books:
Data from registers:
Wait the end of the search in all databases.
Upon completion, a link will appear to access the found materials.

¿Cuántos de ustedes piensan que hay muchos niños que luchan por comunicar sus necesidades, pensamientos y sentimientos con palabras y en cambio son físicamente impulsivos? Ya sea que haya notado este desafío de comportamiento con sus propios hijos o en su observación de otros niños, existe para muchos. El acoso escolar está ahora a la vanguardia de la cobertura de los medios, y parece que demasiados niños están desinteresados ​​y no se preocupan por los sentimientos de otros niños.

Algunos niños apenas se detienen por un momento para considerar sus propios sentimientos o los sentimientos de otros, y cómo sus elecciones impactan a los demás. Pero, un niño que está a) interesado en los pensamientos de los demás, b) muestra empatía, c) tiene la habilidad de expresar sus pensamientos con palabras en lugar de "actuar" sus sentimientos (por ejemplo, se porta mal), yd) tiene la la capacidad para negociar con palabras, puede comprometerse y tiene un sentido positivo de sí mismo, es menos probable que tome decisiones intencionalmente hirientes hacia otro; es menos probable que sea una matona. En esencia, un niño que exhibe las habilidades antes mencionadas está en camino de convertirse en una persona de carácter.

Existe una conexión directa entre la falta de empatía de un niño, la falta de apropiación de sus propias acciones y la falta de habilidades de comunicación. La capacidad de su hijo para comunicarse de una manera interactiva saludable que refleje un buen carácter debe incluir compartir sus sentimientos en un estilo que reconozca al otro con quien dialoga, preocuparse e interesarse por los pensamientos de la otra persona y estar interesado en tratar de comprender los suyos. pensamientos.

El egoísmo de estar envuelto en sí mismo y en lo que necesita emocionalmente, en lugar de considerar no solo lo que otro niño necesita, sino también cómo sus propias acciones afectan la experiencia de vida de otro, se puede cambiar, enseñar, aprender y mejorar. Es nuestro trabajo como padres enseñar y modelar esas lecciones.

Tener un gran carácter incluye cuidar de uno mismo y de los demás. Esta puede ser una experiencia de “ambos y” en lugar de una filosofía de vida de “uno u otro”. La crianza de los hijos tiene un impacto absoluto en el desarrollo del carácter de los niños.

Aquí hay cuatro habilidades importantes para la vida que su hijo debe desarrollar y que jugarán un papel importante en la construcción de su carácter:1. Muestra empatía2. Tener la capacidad de comprometerse y negociar.3. Tomar posesión de las propias acciones4. Expresar sus sentimientos y deseos con palabras en lugar de reacciones conductuales impulsivas.

Empatía

En un esfuerzo por ayudar a su hijo a desarrollar empatía, enséñele que "Lo que la otra persona hace dice más sobre él que sobre usted".

Enséñele a su hijo esta afirmación sobre los demás y ayúdele a comprender lo que significa ofreciéndole ejemplos concretos con los que pueda identificarse. Luego, para asegurarse de que realmente comprenda este concepto, pídale que comparta con usted un ejemplo que demuestre que esta afirmación es cierta.

Por ejemplo, su hijo le dice que un compañero de escuela, John (que solía socializar mucho con su hijo), ahora lo excluye cada vez que juega con su otro amigo, Mark, y que John es más agresivo en la escuela últimamente. Además, su hijo ha notado que la madre de Mark a menudo lleva a John a casa.

Ayude a su hijo a examinar las diferentes razones por las que John puede estar excluyéndolo y siendo agresivo. Quizás la mamá de John no puede recogerlo de la escuela porque tiene que trabajar más horas y la mamá de Mark le está haciendo un favor a la mamá de John. Quizás John está enojado y herido porque su madre no está tan disponible o atenta como solía estar y, por lo tanto, se está apegando más a Mark, ya que siente que es él quien lo está ayudando en este momento doloroso en este momento. Quizás Juan está luchando por compartir a Marcos y ser inclusivo porque siente que la estabilidad en su vida está amenazada y no sabe cómo comunicar este sentimiento de inestabilidad con palabras; en cambio, manifiesta sus sentimientos de inestabilidad e inseguridad. O quizás el comportamiento agresivo de John también sea el resultado de sus sentimientos heridos. Explore con su hijo qué sentimientos puede tener sobre John y si su reacción al comportamiento de John puede ser diferente según esta nueva perspectiva.

Compromiso y negociación

En un esfuerzo por ayudar a su hijo a desarrollar la capacidad de comprometerse y negociar, bríndele la "técnica del orgullo". Comunique los siguientes tipos de declaraciones: "Estoy muy orgulloso de ti cuando ______. ¿Estás orgulloso de ti mismo?" y “Cuando usted _______ debe hacer que no se sienta tan bien con sus elecciones. La próxima vez, ¿cuáles son otras opciones para que pueda sentirse bien con sus elecciones y quién es usted? ¿Qué le puedes decir a tu amigo? Ese es un gran plan, estaré muy orgulloso de ti cuando _________ y ​​veo que estarás orgulloso de ti mismo cuando __________ ".

Compartir que está orgulloso de su hija ayuda a desarrollar su sentido de autoestima. Además, es respetuoso explorar las opciones de su hijo sobre lo que puede hacer cuando no está dando lo mejor de sí. Al compartir con ella que tanto usted como ella estarán orgullosos cuando implemente comportamientos positivos, usted cree que lo hará.

Utilice ejemplos que estén sincronizados y se ajusten a la vida de su hijo que incluyan temas como la negociación con otros niños, el compromiso y el turnarse según se aplique a la técnica del orgullo. Si le enseña a su hijo cómo manejar estas interacciones sociales ofreciéndole opciones saludables, entonces tendrá una caja de herramientas para usar cuando surjan situaciones que incluyan negociaciones desafiantes. Esto inculca las habilidades para negociar y comprometerse en lugar de expresar sus deseos a través de métodos de control e irrespetuosos que pueden llevar a la intimidación.

Propiedad

Es importante enseñarle a su hijo a tomar posesión de su comportamiento, ya que su habilidad afecta sus elecciones y pensamientos sobre sí mismo y los demás. Cuando se apropia de sus acciones y palabras, puede optar por crecer, mejorar, mejorar y no culpar a los demás por lo que necesita mejorar.

La siguiente declaración para compartir con su hijo es una "técnica de diálogo interno" que puede usar cuando se siente frustrado, herido, enojado, triste, decepcionado o cualquier otra emoción con respecto a las acciones de otra persona y / o cualquier evento que cause emociones. angustia, “No puedo controlar el comportamiento o las palabras de otra persona. Lo que puedo hacer es controlar mi reacción ante los demás y mis propias decisiones y acciones ".

En un esfuerzo por sentirse en control de sí mismo, lo cual es una parte importante del desarrollo del carácter, enséñele a su hijo a usar la "técnica del diálogo interno" en momentos en los que debe recordarse a sí mismo que no debe reaccionar de manera impulsiva o conductual, sino que debe pensar. primero antes de que reaccione, teniendo así el control de sus acciones.

Palabras

Enséñele a su hijo a usar sus palabras para compartir sus sentimientos y opiniones en lugar de “representar” sus sentimientos con su comportamiento negativo.

Enséñele a su hijo el siguiente guión de comunicación para que lo use cuando interactúe con usted y con sus compañeros. “Cuando ______, me hace sentir _____. Cuando me siento _____, me dan ganas de ________. En cambio, _________ y ​​espero _________ ". (Por ejemplo, "Cuando le susurras algo a Mary y te ríes, me da vergüenza. Cuando me siento avergonzado, me dan ganas de empujarte. En cambio, me divertiré con Laura y espero que podamos resolverlo". y ser amigos ").

Recuerde, en su viaje como padre, lo que dice y hace es inmensamente importante, y juega un papel importante en el desarrollo del carácter de su hijo.


Maneras de desarrollar el carácter en los niños

Ann-Louise T. Lockhart, PsyD, ABPP, es psicóloga pediátrica certificada por la junta, entrenadora de padres, autora, oradora y propietaria de A New Day Pediatric Psychology, PLLC.

En algunas escuelas, la educación estructurada del carácter es parte del plan de estudios, junto con la lectura, la escritura y las matemáticas. Las escuelas buscan inculcar los valores de integridad, respeto, responsabilidad, justicia, honestidad, cuidado y ciudadanía en sus estudiantes para fortalecer el tejido social de la escuela y la comunidad. Pero desarrollar el carácter de los niños no puede suceder solo en el aula.

Las cualidades del carácter se desarrollan a través de la interacción de las influencias de la familia, la escuela y la comunidad y el temperamento, las experiencias y las elecciones individuales del niño. Los padres tienen muchas oportunidades y herramientas para desarrollar el carácter de sus hijos. Usarlos le dará la alegría y la satisfacción de ver a sus hijos convertirse en personas íntegras y compasivas.


Rasgos de personalidad primogénitos

Por el simple hecho de ser pareja y un primer hijo, un primogénito naturalmente se criará con una mezcla de instinto y prueba y error. Esto a menudo hace que los padres se conviertan en cuidadores estrictos que son extremadamente atentos, estrictos con las reglas y demasiado neuróticos con las minucias. Esto, a su vez, puede hacer que el niño se vuelva perfeccionista, siempre esforzándose por complacer a sus padres.

Los primogénitos disfrutan de la presencia de sus padres y apóstoles, lo que puede explicar por qué a veces actúan como mini-adultos. También son diligentes y quieren sobresalir en todo lo que hacen. Como líder de la manada, los primogénitos suelen ser:

  • De confianza
  • Concienzudo
  • Estructurado
  • Cauteloso
  • Controlador
  • Triunfadores

Fortalezas del Primogénito

El primogénito está acostumbrado a ser el centro de atención que tienen mamá y papá para ellos antes de que lleguen los hermanos. & quotMuchos padres dedican más tiempo a leer y explicar cosas a los primogénitos. Es posible que no sea tan fácil cuando otros niños entran en escena ", dice Frank Farley, Ph.D., psicólogo de la Universidad de Temple, en Filadelfia, que ha estudiado la personalidad y el desarrollo humano durante décadas. "Esa atención indivisa puede tener mucho que ver con el motivo por el que los primogénitos tienden a sobresalir", explica. Además de obtener por lo general una puntuación más alta en las pruebas de coeficiente intelectual y, en general, recibir más educación que sus hermanos y hermanas, los primogénitos tienden a superar a sus hermanos.

Desafíos de los primogénitos

El éxito tiene un precio: los primogénitos tienden a ser personalidades de tipo A que nunca se dan por vencidos. "A menudo tienen un miedo intenso al fracaso, por lo que nada de lo que logran se siente lo suficientemente bien", dice Michelle P. Maidenberg, Ph.D., terapeuta infantil y familiar en White Plains, Nueva York. Y debido a que temen dar un paso en falso, los niños mayores tienden a apegarse a lo recto y estrecho: & quot; Suelen & apostar inflexibles & # x2014; no les gusta el cambio & apostaron y dudan en salir de su zona de confort & quot; explica.

Además, debido a que a los primogénitos a menudo se les da mucha responsabilidad en el hogar, ya sea que ayuden con las tareas del hogar o cuiden a los hermanos menores, pueden ser rápidos para hacerse cargo (y pueden ser mandones cuando lo hacen). Esa carga puede generar un estrés excesivo para un niño que ya siente la presión de ser perfecto.


Cómo ayudar a los niños y adolescentes a desarrollar una autoestima saludable

La autoestima es una de las claves del éxito en la vida. El desarrollo de un autoconcepto positivo o una autoestima saludable es extremadamente importante para la felicidad y el éxito de los niños y adolescentes. Esta página compartirá los conceptos básicos para ayudar a los niños y adolescentes a mejorar su autoestima. También le indicará otras páginas de CDI y productos de CDI que pueden ayudarlo a mejorar la autoestima de su hijo (a) o adolescente.

La autoestima es cómo nos sentimos acerca de nosotros mismos y nuestro comportamiento refleja claramente esos sentimientos. Por ejemplo, un niño o adolescente con alta autoestima podrá:

  • actuar de forma independiente
  • asumir responsabilidad
  • enorgullécete de sus logros
  • tolerar la frustración
  • intentar nuevas tareas y desafíos
  • manejar emociones positivas y negativas
  • ofrecer ayuda a los demás

Por otro lado, un niño con baja autoestima:

  • evitar probar cosas nuevas
  • sentirse amado y no deseado
  • culpar a los demás por sus propios defectos
  • sentirse, o pretender sentirse, emocionalmente indiferente
  • ser incapaz de tolerar un nivel normal de frustración
  • dejar sus propios talentos y habilidades
  • ser fácilmente influenciado

Los padres, más que nadie, pueden promover la autoestima de sus hijos. No es algo particularmente difícil de hacer. De hecho, la mayoría de los padres lo hacen sin siquiera darse cuenta de que sus palabras y acciones tienen un gran impacto en cómo su hijo o adolescente se siente consigo mismo. Aquí hay algunas sugerencias para tener en cuenta.

Cuando se sienta bien con su hijo, dígaselo. Los padres a menudo expresan rápidamente sus sentimientos negativos a los niños, pero de alguna manera no consiguen describir los sentimientos positivos. Un niño no sabe cuándo se siente bien con él o ella y necesita escucharle decirle que le gusta tenerlo en la familia. Los niños recuerdan las declaraciones positivas que les decimos. Los almacenan y & # 8220 reproducen & # 8221 estas declaraciones para ellos mismos. Practique darle a su hijo palabras de aliento a lo largo de cada día.

Sea generoso con los elogios. Use lo que se llama elogio descriptivo para hacerle saber a su hijo cuando está haciendo algo bien. Por supuesto, debe acostumbrarse a buscar situaciones en las que su hijo esté haciendo un buen trabajo o mostrando un talento. Cuando su hijo complete una tarea o una tarea doméstica, podría decir: & # 8220 Me gusta mucho la forma en que ordenó su habitación. Encontraste un lugar para cada cosa y pusiste cada cosa en su lugar. & # 8221 Cuando los observas mostrando un talento, podrías decir: & # 8220 La última pieza que tocaste fue genial. Realmente tienes mucho talento musical. & # 8221 No & # 8217t tengas miedo de elogiar a menudo incluso frente a familiares o amigos. Además, use elogios para señalar los rasgos de carácter positivos. Por ejemplo, & # 8220Eres una persona muy amable. & # 8221 O, & # 8220 Me gusta la forma en que te apegas a las cosas que haces, incluso cuando parece difícil de hacer. & # 8221 Incluso puedes elogiar a un niño por algo que hizo. no hagas como & # 8220Me gustó mucho cómo aceptó mi respuesta de & # 8216no & # 8217 y no & # 8217t perdió los estribos & # 8221

Enséñele a su hijo a practicar cómo hacer declaraciones positivas sobre sí mismo. El diálogo interno es muy importante en todo lo que hacemos. Los psicólogos han descubierto que el diálogo interno negativo está detrás de la depresión y la ansiedad. Lo que pensamos determina cómo nos sentimos y cómo nos sentimos determina cómo nos comportamos. Por lo tanto, es importante enseñar a los niños a ser positivos acerca de cómo & # 8220 hablan consigo mismos & # 8221. Algunos ejemplos de autodiálogo útiles son: & # 8220 Puedo tener este problema, si sigo intentándolo. & # 8221 & # 8220 Está bien si nuestro equipo perdió hoy. Todos hicimos nuestro mejor esfuerzo y usted no puede ganarlos a todos. Me hace sentir bien ayudar a los demás incluso si la persona no se da cuenta o no me agradece. Su hijo puede convertirse en un experto en esto. escuchando Self-Image for Children. Combina técnicas de relajación junto con autoafirmaciones positivas e imágenes mentales para ayudar a los niños a desarrollar su autoestima.

Evite las críticas que adopten la forma de burla o vergüenza. A veces es necesario criticar las acciones de un niño, y es apropiado que los padres lo hagan. Sin embargo, cuando la crítica se dirige al niño como persona, puede convertirse fácilmente en ridículo o vergüenza. Es importante aprender a usar & # 8220I declaraciones & # 8221 en lugar de & # 8220You & # 8221 cuando critique. Por ejemplo, diga: & # 8220 Me gustaría que mantuviera su ropa en el lugar adecuado en su armario o cajones, no por toda la habitación & # 8221 en lugar de decir & # 8220 ¿Por qué es tan vago? ¿Puede & # 8217t hacerse cargo de algo? & # 8221 Consulte nuestra página Pautas para una buena comunicación con los niños para obtener más sugerencias. Para obtener sugerencias detalladas sobre cómo hacer que los niños actúen de manera responsable mientras logran una buena relación entre padres e hijos, consulte Cooperación con los niños.

Enséñele a su hijo a tomar decisiones y a reconocer cuándo ha tomado una buena decisión. Los niños toman decisiones todo el tiempo, pero a menudo no se dan cuenta de que lo están haciendo. Hay varias formas en que los padres pueden ayudar a sus hijos a mejorar su capacidad para tomar decisiones sabias de manera consciente. Los niños toman decisiones todo el tiempo, pero a menudo no se dan cuenta de que lo están haciendo. Hay varias formas en que los padres pueden ayudar a sus hijos a mejorar su capacidad para tomar decisiones sabias de manera consciente.

  • Ayude al niño a aclarar el problema que está creando la necesidad de una decisión. Hágale preguntas que indiquen cómo ve, oye y se siente acerca de una situación y qué es lo que puede necesitar cambiarse.
  • Piense en las posibles soluciones. Por lo general, hay más de una solución o elección para un dilema dado, y el padre puede hacer una contribución importante señalando este hecho y sugiriendo alternativas si el niño no tiene ninguna.
  • Permita que el niño elija una de las soluciones solo después de considerar completamente las consecuencias. La mejor solución será aquella que resuelva el problema y simultáneamente haga que el niño se sienta bien consigo mismo.
  • Más tarde, únase al niño para evaluar los resultados de esa solución en particular. ¿Funcionó bien? ¿O falló? si es así, ¿por qué? La revisión de las tácticas preparará al niño para tomar una mejor decisión la próxima vez.

Desarrolle un enfoque positivo para proporcionar estructura a su hijo. Todos los niños y adolescentes deben aceptar la responsabilidad de su comportamiento. Deben aprender la autodisciplina. Para ayudar a los niños a aprender la autodisciplina, los padres deben adoptar el papel de entrenador / maestro en lugar de disciplinar y castigar. Aprenda las & # 8220Three Fs & # 8221 de la crianza positiva. (La disciplina debe ser justa, firme y amigable). Puede aprender los conceptos básicos sobre la crianza positiva haciendo clic en Parenting 101.


Criar a un niño moral

¿Qué se necesita para ser un buen padre? Conocemos algunos de los trucos para enseñar a los niños a ser grandes triunfadores. Por ejemplo, la investigación sugiere que cuando los padres elogian el esfuerzo en lugar de la capacidad, los niños desarrollan una ética laboral más sólida y se motivan más.

Sin embargo, aunque algunos padres viven indirectamente a través de los logros de sus hijos, el éxito no es la prioridad número uno para la mayoría de los padres. Nos preocupa mucho más que nuestros hijos se vuelvan amables, compasivos y serviciales. Las encuestas revelan que en los Estados Unidos, los padres de grupos étnicos europeos, asiáticos, hispanos y africanos dan mucha más importancia al cuidado que a los logros. Estos patrones se mantienen en todo el mundo: cuando se pidió a personas de 50 países que informaran sobre sus principios rectores en la vida, el valor que más importaba no era el logro, sino el cuidado.

A pesar de la importancia que tiene en nuestras vidas, enseñar a los niños a preocuparse por los demás no es una tarea sencilla. En un estudio israelí de casi 600 familias, los padres que valoraban la bondad y la compasión con frecuencia no lograron criar hijos que compartieran esos valores.

¿Son algunos niños simplemente bondadosos o no? Durante la última década, he estado estudiando el sorprendente éxito de las personas que con frecuencia ayudan a otros sin ningún compromiso. Como padre de dos hijas y un hijo, siento cada vez más curiosidad por saber cómo se desarrollan estas tendencias generosas.

Los estudios sobre gemelos genéticos sugieren que entre una cuarta parte y más de la mitad de nuestra propensión a dar y cuidar se hereda. Eso deja mucho espacio para la crianza, y la evidencia de cómo los padres crían hijos amables y compasivos va en contra de lo que hacen muchos de los padres, incluso los más bien intencionados, al elogiar el buen comportamiento, responder al mal comportamiento y comunicar sus valores. .

A los 2 años, los niños experimentan algunas emociones morales: sentimientos provocados por el bien y el mal. Para reforzar el cuidado como el comportamiento correcto, las investigaciones indican que el elogio es más efectivo que las recompensas. Las recompensas corren el riesgo de llevar a los niños a ser amables solo cuando se les ofrece una zanahoria, mientras que los elogios comunican que compartir es intrínsecamente valioso por sí mismo. Pero, ¿qué tipo de elogio debemos dar cuando nuestros hijos muestran signos tempranos de generosidad?

Muchos padres creen que es importante elogiar el comportamiento, no al niño; de esa manera, el niño aprende a repetir el comportamiento. De hecho, conozco a una pareja que tiene cuidado de decir: "Eso fue algo muy útil de hacer", en lugar de "Eres una persona útil".

¿Pero es ese el enfoque correcto? En un inteligente experimento, los investigadores Joan E. Grusec y Erica Redler se propusieron investigar qué sucede cuando elogiamos un comportamiento generoso versus un carácter generoso. Después de que los niños de 7 y 8 años ganaran canicas y donaran algunas a niños pobres, el experimentador comentó: "Vaya, compartiste bastante".

Los investigadores asignaron al azar a los niños para recibir diferentes tipos de elogios. Para algunos de los niños, elogiaron la acción: “Fue bueno que le dieras algunas de tus canicas a esos pobres niños. Sí, fue algo agradable y útil de hacer ". Para otros, elogiaron al personaje detrás de la acción: "Supongo que eres el tipo de persona a la que le gusta ayudar a los demás siempre que puede. Sí, eres una persona muy amable y servicial ".

Un par de semanas después, cuando se enfrentaron a más oportunidades para dar y compartir, los niños fueron mucho más generosos después de que se elogió su carácter que después de que sus acciones. Elogiar su carácter les ayudó a internalizarlo como parte de sus identidades. Los niños aprendieron quiénes eran al observar sus propias acciones: soy una persona servicial. Esto encaja con una nueva investigación dirigida por el psicólogo Christopher J. Bryan, quien encuentra que para los comportamientos morales, los sustantivos funcionan mejor que los verbos. Para lograr que los niños de 3 a 6 años ayuden con una tarea, en lugar de invitarlos a "ayudar", fue entre un 22 y un 29 por ciento más efectivo animarlos a "ayudar". Las trampas se redujeron a la mitad cuando en lugar de "Por favor, no hagas trampa", se les dijo a los participantes: "Por favor, no seas un tramposo". Cuando nuestras acciones se convierten en un reflejo de nuestro carácter, nos inclinamos más hacia las elecciones morales y generosas. Con el tiempo puede convertirse en parte de nosotros.

El elogio parece ser particularmente influyente en los períodos críticos cuando los niños desarrollan un sentido de identidad más fuerte. Cuando los investigadores Joan E. Grusec y Erica Redler elogiaron el carácter de los niños de 5 años, cualquier beneficio que pudiera haber surgido no tuvo un impacto duradero: es posible que hayan sido demasiado jóvenes para internalizar el carácter moral como parte de un sentido estable. de sí mismo. Y cuando los niños cumplieron 10 años, las diferencias entre elogiar el carácter y las acciones de elogio se desvanecieron: ambos fueron efectivos. Atar la generosidad al carácter parece ser más importante alrededor de los 8 años, cuando los niños pueden estar comenzando a cristalizar las nociones de identidad.

El elogio en respuesta al buen comportamiento puede ser la mitad de la batalla, pero nuestras respuestas al mal comportamiento también tienen consecuencias. Cuando los niños causan daño, por lo general sienten una de dos emociones morales: vergüenza o culpa. A pesar de la creencia común de que estas emociones son intercambiables, una investigación dirigida por la psicóloga June Price Tangney revela que tienen causas y consecuencias muy diferentes.

La vergüenza es la sensación de que soy una mala persona, mientras que la culpa es la sensación de haber hecho algo malo. La vergüenza es un juicio negativo sobre el yo central, que es devastador: la vergüenza hace que los niños se sientan pequeños e inútiles, y responden atacando al objetivo o escapando de la situación por completo. Por el contrario, la culpa es un juicio negativo sobre una acción, que puede repararse con un buen comportamiento. Cuando los niños se sienten culpables, tienden a sentir remordimiento y arrepentimiento, a sentir empatía por la persona a la que han hecho daño y aspiran a corregirlo.

En un estudio encabezado por la psicóloga Karen Caplovitz Barrett, los padres calificaron las tendencias de sus niños pequeños a experimentar vergüenza y culpa en casa. Los niños pequeños recibieron una muñeca de trapo y la pierna se les cayó mientras jugaban solos con ella. Los niños pequeños propensos a la vergüenza evitaron al investigador y no se ofrecieron como voluntarios para romper la muñeca. Los niños pequeños propensos a la culpa eran más propensos a arreglar la muñeca, acercarse al experimentador y explicar lo que sucedió. Los niños pequeños avergonzados evitaban y los niños pequeños culpables enmendaban.

Si queremos que nuestros hijos se preocupen por los demás, debemos enseñarles a sentir culpa en lugar de vergüenza cuando se portan mal. En una revisión de la investigación sobre las emociones y el desarrollo moral, la psicóloga Nancy Eisenberg sugiere que la vergüenza surge cuando los padres expresan enojo, retiran su amor o intentan afirmar su poder mediante amenazas de castigo: los niños pueden comenzar a creer que son malas personas. Por temor a este efecto, algunos padres no ejercen la disciplina en absoluto, lo que puede obstaculizar el desarrollo de normas morales sólidas.

La respuesta más eficaz al mal comportamiento es expresar decepción. De acuerdo con revisiones independientes del profesor Eisenberg y David R. Shaffer, los padres crían niños cariñosos expresando su decepción y explicando por qué el comportamiento fue incorrecto, cómo afectó a los demás y cómo pueden rectificar la situación. Esto les permite a los niños desarrollar estándares para juzgar sus acciones, sentimientos de empatía y responsabilidad por los demás, y un sentido de identidad moral, que los conducen a convertirse en personas útiles. La belleza de expresar la decepción es que comunica desaprobación por el mal comportamiento, junto con altas expectativas y el potencial de mejora: "Eres una buena persona, incluso si hiciste algo malo, y sé que puedes hacerlo mejor".

Tan poderoso como es criticar el mal comportamiento y elogiar el buen carácter, criar a un niño generoso implica más que esperar oportunidades para reaccionar a las acciones de nuestros hijos. Como padres, queremos ser proactivos en comunicar nuestros valores a nuestros hijos. Sin embargo, muchos de nosotros hacemos esto de manera incorrecta.

En un experimento clásico, el psicólogo J. Philippe Rushton dio a 140 niños de primaria y secundaria fichas por ganar un juego, que podían quedarse por completo o donar algunas a un niño en la pobreza. Primero vieron a la figura de un maestro jugar el juego de manera egoísta o generosa, y luego les predicaron el valor de tomar, dar o ninguna de las dos. La influencia del adulto fue significativa: las acciones hablaban más que las palabras. Cuando el adulto se comportaba de forma egoísta, los niños seguían su ejemplo. Las palabras no hicieron mucha diferencia: los niños dieron menos fichas después de observar las acciones egoístas del adulto, independientemente de si el adulto defendía verbalmente el egoísmo o la generosidad. Cuando el adulto actuó con generosidad, los estudiantes dieron la misma cantidad tanto si se predicaba la generosidad como si no; donaron un 85 por ciento más de lo normal en ambos casos. Cuando el adulto predicaba el egoísmo, incluso después de que el adulto actuaba con generosidad, los estudiantes seguían dando un 49 por ciento más de lo normal. Los niños aprenden la generosidad no escuchando lo que dicen sus modelos a seguir, sino observando lo que hacen.

Imagen

Para probar si estos efectos de modelado de roles persistieron en el tiempo, dos meses después, los investigadores observaron a los niños jugando nuevamente. ¿Influiría el modelado o la predicación si los niños dieron, e incluso lo recordarían de dos meses antes?

Los niños más generosos eran los que veían al maestro dar pero no decir nada. Dos meses después, estos niños eran un 31 por ciento más generosos que los que observaron el mismo comportamiento pero también lo escucharon predicar. El mensaje de esta investigación es fuerte y claro: si no se modela la generosidad, es posible que predicarla no ayude a corto plazo y, a la larga, predicar es menos eficaz que dar sin decir nada en absoluto.

La gente a menudo cree que el carácter causa la acción, pero cuando se trata de producir hijos morales, debemos recordar que la acción también da forma al carácter. Como le gusta preguntar al psicólogo Karl Weick: “¿Cómo puedo saber quién soy hasta que vea lo que hago? ¿Cómo puedo saber lo que valoro hasta que veo por dónde camino? "

Adam Grant es profesor de administración y psicología en la Wharton School de la Universidad de Pensilvania y autor de "Dar y recibir: por qué ayudar a otros impulsa nuestro éxito".


Criar hijos de carácter: 10 principios

La crianza de los hijos es posiblemente el trabajo más difícil que existe y para el que no recibimos capacitación. Aquí hay diez principios de la crianza de los hijos que pueden guiarnos en el exigente trabajo de criar hijos con carácter.

1.Hacer del desarrollo del carácter una alta prioridad

Una de mis estudiantes universitarias, reflexionando sobre el desarrollo de su carácter, escribió: "Yo era hija única y mis padres me dejaban hacer las cosas a mi manera la mayor parte del tiempo. Sé que querían demostrar cuánto me amaban, pero he luché con el egoísmo toda mi vida ".

Necesitamos ver a nuestros hijos como adultos en desarrollo. ¿Qué tipo de carácter queremos que posean como hombres y mujeres adultos? ¿Serán adultos generosos y responsables? ¿Serán maridos y esposas amorosos y madres y padres capaces? ¿Cómo es probable que nuestro enfoque de la crianza de los hijos afecte estos resultados?

2. Sea un padre autorizado

Los padres deben tener un fuerte sentido de su autoridad moral: su derecho a ser respetados y obedecidos. La investigación de la psicóloga Diana Baumrind ha identificado tres estilos de crianza: autoritario, autoritario, y permisivo. Los padres autoritarios usan muchas órdenes y amenazas, pero poco razonamiento. Los padres permisivos tienen mucho afecto pero poca autoridad. Por el contrario, los padres autoritarios tienen mucha autoridad, razonamiento, justicia y amor. El padre autorizado "explica las razones detrás de las demandas, anima a dar y recibir, y establece estándares y los hace cumplir con firmeza, pero no se considera infalible". Baumrind descubre que, en todos los niveles de edad, los niños más seguros de sí mismos y socialmente responsables tienen padres autoritarios.

Para establecer un estilo de crianza autoritario, debemos tener una política de tolerancia cero para el habla y el comportamiento irrespetuosos. Cuando los niños se involucran en una conversación irrespetuosa, necesitan retroalimentación correctiva inmediata ("¿Cuál es su tono de voz?", "No puede hablarme de esa manera, incluso si está molesto"). Permitir que nuestros hijos nos hablen irrespetuosamente erosionará rápidamente su respeto por nuestra autoridad moral, nuestras reglas, nuestro ejemplo y nuestra enseñanza.

Cuando los niños se sienten amados, se apegan a nosotros. Ese apego los hace receptivos a nuestra guía.

Tiempo uno a uno. Necesitamos un tiempo emocionalmente íntimo para mantener una relación sólida y en crecimiento. Para proteger el tiempo a solas con nuestros hijos, debemos planificarlo. Conozco a un superintendente de escuela, padre de cuatro hijos, que puede mostrarle en su agenda de citas con qué hijo pasará el próximo sábado por la tarde. "Si no programara esa hora", dice, "no sucedería".

El amor como comunicación. La buena comunicación no ocurre automáticamente. A menudo necesitamos hacer algo deliberado para generar un intercambio significativo de pensamientos y experiencias. Cuando nuestro hijo mayor, Mark, tenía 13 años, me sentí frustrado por el hecho de que nuestros intercambios típicamente consistían en que yo hiciera preguntas y él diera respuestas monosilábicas. ("¿Cómo estuvo la escuela?" "Bien". "¿Cómo fue el juego?" "Genial"). Un día, exasperado, dije: "Sería genial si me preguntaras me una pregunta."

Él dijo: "Está bien, papá, ¿cómo van tus cursos este semestre?" Fue la primera vez que le hablé sobre mi enseñanza. After that, even if we had only five minutes in the car, we'd do "back-and-forth questions": I'd ask him one (e.g., "What was the best part and the worst part of your day?"), he'd ask me one (often the same question), and so on. It became a family tradition.

Love as sacrifice. About a million children see their parents divorce each year. Marriages fail for many reasons, including violence, alcoholism, and infidelity. Researcher Judith Wallerstein's book, The Unexpected Legacy of Divorce (2000), documents the often lasting repercussions of family breakdown for both kids and adults. Given such evidence, both secular and religious marriage counselors are now urging married couples having problems to do everything possible to try to save their marriage.

Teaching by example goes beyond treating our children with love and respect. It has to do with how we treat each other as spouses and how we treat and talk about others outside the family — relatives, friends, neighbors, and teachers. These days, the most important example we set may be the stands we take — especially stands that are unpopular with our children or at odds with what other parents are permitting. What do we prohibit? Violent video games? TV shows and movies that contain sex, violence, or foul language? All forms of pornography? Immodest dress? Parties where there's drinking? Do our kids know where we stand on the great moral issues of the day — respect for life, war and peace, threats to the environment, the plight of the poor? Stands like these define our values.

5. Manage the Moral Environment

How should we regulate kids' use of media — TV, movies, music, video games, and the Internet? The basic rule: The use of media in the home is a privilege, not a right. Exercise of that privilege requires parental permission y presencia. We should also thoughtfully explain our moral objections to something rather than simply forbidding it.

Today's moral environment also requires more vigilant supervision of our children. The research report Building a Better Teenager (www.childtrends.org) finds that "handson" parents — those who know about their children's activities, friends, and behaviors and monitor them in age-appropriate ways — have teens with lower rates of sexual activity and drug and alcohol use.

We should also expose our children to what is noble and heroic. Somewhere in the evening paper there's at least one example of integrity, courage, or compassion. The website www.teachwithmovies.com is a source of films that offer positive role models and matter for moral discussion. Books That Build Character by William Kilpatrick provides an excellent annotated bibliography of more than 300 books appropriate for different age levels.

6. Use Direct Teaching to Form Habits and Conscience

7 Ethical Tests

  1. The Golden Rule (reversibility) test:
    Would I want people to do this to me?
  2. The what-if-everybody-did-this test:
    Would I like it if everyone else acted this way?
  3. The parents test:
    How would my parents feel if they found out I did this?
  4. The religion test:
    Does this go against what my religious faith teaches?
  5. The conscience test:
    Will I feel guilty afterwards?
  6. The consequences test:
    Might this have bad consequences, now or in the future?
  7. The front-page test:
    How would I feel if my action were reported on the front page of my hometown paper?

We need to practice what we preach, but we also need to preach what we practice. Direct moral teaching helps to develop a child's habits and conscience. "Pick up your toys." "Say please and thank you." "Don't interrupt." "Look at a person who's speaking to you." Hundreds of teachings like these communicate to children, "This is how we behave," "This is how we live."

Direct teaching includes explaining why some things are right and others wrong. Why is it wrong to lie? Because lying destroys trust. Why is it wrong to cheat? Because cheating is a lie — it deceives another person. This kind of moral reasoning helps children develop a conscience that will guide them when we're not around. Developing our kids' decision-making skills also means teaching them certain "ethical tests" they can use to evaluate any given behavior. (See side bar.)

Finally, direct teaching can also take the form of guiding our children to a good book, article, or pamphlet. A Canadian mother told me she was at a loss for words when her 16-year-old daughter Lisa disclosed that she and her boyfriend were thinking of having sex. When the mother said, "But sex is meant for love," Lisa replied, "But we do love each other, and this is how we want to express it." To help a teenager reflect on the meaning of love, a parent could offer a pamphlet such as Love Waits. It reads, in part:

Love is patient love is kind. Love wants what is best for another person. Love will never cross the line between what's right and wrong. It's wrong to put one another in danger of having to deal with hard choices, choices that could change your lives forever. Having sex before marriage may feel right for the moment. But the possible costs of an unexpected pregnancy, abortion, and sexually transmitted disease — as well as the deep hurts that can come from a broken relationship — outweigh the feelings of the moment. If you are getting to know someone — or are in a relationship — remember: If it's love, love waits.

Disciplining wisely means setting expectations, holding kids accountable to them, and responding to their lapses in a way that both teaches what's right and motivates the child to do what's right. This means discipline should be clear and firm but not harsh.

Sometimes a disciplinary consequence is needed to help kids realize the seriousness of what they've done and motivate them not to do it again. In imposing consequences, however, many parents come down too hard in a moment of anger ("You're grounded for a week!") and end up going back on what they said. A better approach is to ask a child, "What do usted think is a fair consequence for what you did?" Together the parent and child can then agree on a consequence that will help change behavior.

Restitution is also important: When you do something wrong, you should do something right to make up for it. Restitution is restorative. We should teach our kids to ask: "What can I do to make up for what I did?"

8. Solve Conflicts Fairly

Fairness Agreement

  1. If Mom has promised to do something with us, she will tell the person she is busy and will call back later.
  2. We will make a list of things to do while Mom is on the phone.
  3. Mom will try to make her calls shorter.
  4. If Mom has to be on the phone for a longer time, she will tell us, and we will behave.

Conflicts provide important opportunities to foster character development. A fairness approach can be used to solve a wide range of family conflicts. It has three parts: (1) achieving mutual understanding (2) arriving at a fair, agreed upon solution to the problem and (3) holding a follow-up meeting to evaluate how the solution is working. One mom used the fairness approach with her sons Phillip (7) and Ben (5) to address the problem of the kids acting badly when she was on the phone. "The more we talked," the mother says, "the more I understood their feelings of rejection when I'm on the phone for a long time. I explained that with working and going to school, this is often my only way of keeping in touch with friends." Once they understood each other's feelings, the mother, Phillip, and Ben were able to brainstorm solutions. They worked out a Fairness Agreement (See side bar), which they all signed and posted. Two days later, Mom and the boys held a follow-up meeting. The mother reports: "We agreed we had stuck to our plan. The kids played together or did things independently when I was on the phone. I made calls shorter. There has been much less hassling about this problem."

9. Provide Opportunities to Practice the Virtues

Virtues develop through practice. We don't develop character in kids simply by talking about it they need real responsibilities in family life. A mother of three sons (ages 2, 4, and 6) says: "The rule in our house is that you get a chore for each year of your age. Our boys are all very proud of what they do." Children should not be paid for these chores such jobs are the way they contribute to the family.

10. Foster Spiritual Development

"Religious Involvement and Children's Well-Being" (www.childtrends.org) reports that young people who frequently attend religious services and say their faith is important to them exhibit higher levels of altruism and lower levels of drug and alcohol use and sexual activity. It is certainly possible to be an ethical person without being religious, and having religious faith by no means guarantees that a person will be good. But for many persons, religion gives life a higher meaning and an ultimate reason for leading a moral life. If we are not ourselves religious, we must nevertheless help our children to develop a spiritual vision that address life's largest questions: What is the meaning of life? Cual es el proposito de mi life? What leads to authentic happiness?

Kids will make mistakes growing up, just as we did. That said, it's our job as parents to make the most of the many opportunities we have to help our children become persons of character.

Thomas Lickona "Raising Children of Character: 10 Principles." taken from Character Matters: How to Help Our Children Develop Good Judgment, Integrity, and Other Essential Virtues (New York: Touchstone, 2004).


Too Much of a Good Thing: Raising Children of Character in an Indulgent Age

This was a very readable parenting book. I found the premise interesting, especially for this day and age. Our children have so much more than we did growing up, just as we have so much more than our parents did raising us. Generally speaking, why is everybody so unhappy? Why do some children choose to experiment with drugs, alcohol and sex at such early ages? Is it possible we can give our kids so much that they lose ambition, or never learn how to appreciate small victories in their lives, or This was a very readable parenting book. I found the premise interesting, especially for this day and age. Our children have so much more than we did growing up, just as we have so much more than our parents did raising us. Generally speaking, why is everybody so unhappy? Why do some children choose to experiment with drugs, alcohol and sex at such early ages? Is it possible we can give our kids so much that they lose ambition, or never learn how to appreciate small victories in their lives, or are never satisfied materially? It seems so.

Although there was a lot of common sense in the book, I found it to be a good reminder to not 'fix' everything for my kids. Their best lessons will come from the consequences of their actions versus our manipulating outcomes so that they 'have a good experience,' no matter what their age is. . más

After reading 2/3 of the book, I&aposd planned to review it and say that it is good, but certainly not anything you haven&apost heard before. The author did conduct a nice study that puts together some things you&aposve heard before in a very concrete way, which is nice. He quantifies why you should not allow your teenagers to drink or have sex, as well as identifies some habits that families with healthy, reasonable teenagers share.

Then I read the last 1/3 of the book, and now I&aposm happy to give it 4 stars After reading 2/3 of the book, I'd planned to review it and say that it is good, but certainly not anything you haven't heard before. The author did conduct a nice study that puts together some things you've heard before in a very concrete way, which is nice. He quantifies why you should not allow your teenagers to drink or have sex, as well as identifies some habits that families with healthy, reasonable teenagers share.

Then I read the last 1/3 of the book, and now I'm happy to give it 4 stars and recommend it. There's a really nice discussion of why parents have trouble setting limits and how we can get better at it. Definitely worth the read. . más

I couldn&apost relate at all to this book. The book was entirely geared toward affluent families, which we are not and written by a psychologist whose morality does not extend to the Maker of Morality.

There were some interesting tidbits here and there and some truth in what he claims is important. But the fact is: people who say you must be good, hard-working, thoughtful, considerate, respectful. but for the sake of those things instead of God&aposs law just irritate me. I found myself screeching, as I couldn't relate at all to this book. The book was entirely geared toward affluent families, which we are not and written by a psychologist whose morality does not extend to the Maker of Morality.

There were some interesting tidbits here and there and some truth in what he claims is important. But the fact is: people who say you must be good, hard-working, thoughtful, considerate, respectful. but for the sake of those things instead of God's law just irritate me. I found myself screeching, as I read, "WHY? WHY SHOULD I? Why SHOULD my kids be good. " . más

This author compares the seven deadly sins or vices to how some parents raise their children. Some of the character traits picked up by children are:

Self-centeredness (pride)
Anger (wrath)
Driven quality seen in so many (envy)
Not motivated (sloth)
Eating disorders (gluttony)
Self-control problems (lust)
Spoiled (greed)

I rarely finish a self help book. I pick them up hoping for a step by step guide on how to fix my life and once I realize I have to figure it out for myself, I put the book down. I figure why spend time reading when I can spend the time figuring it out (although I rarely figure it out, hence the picking up of more self help books. . .a viscious cycle LOL)

I was ready to put this book down when I got to Part 2 that outlines the 7 deadly sins. I found it very interesting, and thought the author did I rarely finish a self help book. I pick them up hoping for a step by step guide on how to fix my life and once I realize I have to figure it out for myself, I put the book down. I figure why spend time reading when I can spend the time figuring it out (although I rarely figure it out, hence the picking up of more self help books. . .a viscious cycle LOL)

I was ready to put this book down when I got to Part 2 that outlines the 7 deadly sins. I found it very interesting, and thought the author did a great job of balancing case studies, with his study's findings and his own struggles as a parent. While I don't consider myself affluent, we do not struggle to pay the bills every month. My husband and I grew up in a middle america where a trip to Disney was once in a lifetime if you were very lucky. This gave us a good work ethic and the ability to work through hard times. . . things we want our children to have when they grow up. I didn't think we indulged our kids, but after reading this book, I saw where we have to stop stepping in, letting them succeed (or fail) on their own. (easier said than done).

While the book focuses on "affluent" families, it is good advice for all levels of income. I am sure you can find families of all incomes that give "stuff" instead of time, care and limits. . .especially limits. . más

Great book! I love how Dan Kindlon uses the 7 deadly sins as a template for the 7 syndromes that we need to watch out for in ourselves and our kids. I like that he has written this book with survey data to back up the text instead of just one man&aposs opinion. As a teacher and a member of society, I all to often see parents playing the role of their kids best friend instead of the parent role, all because they think that is the only way their kids will truly love them. Having spent some time workin Great book! I love how Dan Kindlon uses the 7 deadly sins as a template for the 7 syndromes that we need to watch out for in ourselves and our kids. I like that he has written this book with survey data to back up the text instead of just one man's opinion. As a teacher and a member of society, I all to often see parents playing the role of their kids best friend instead of the parent role, all because they think that is the only way their kids will truly love them. Having spent some time working with emotional disturbed children in a treatment home, I can honestly say that children will respect and love someone more when the parent is consistent, sets limits, is not afraid to tell them no, and actually care to let their child get their feelings hurt. ¿Por qué? because when push comes to shove, a child will know that when someone stands firm and not give in all the time, then that child will also know that that parent cares and loves them and will do anything to protect them.

Many will say that this book is common sense. I would agree, but I think we live in a high-speed society that common sense is overlooked because it actually takes some time and effort to use common sense, because their isn't an app for it on your smartphone. . más

While I wasn&apost sure that I gained any specific do/don&apost do ideas on parenting from this book, it was definitely motivational. Sometimes it seemed contradictory- "we don&apost ask anything from our kids!" "kids in today&aposs society are too focused and driven!" "spend lots of time with your kids!" "don&apost try to be a friend to your kid!".

But basically it was a good reminder that you have to let life be a little difficult sometimes. The best thing I learned is that hope is related to happiness- that if yo While I wasn't sure that I gained any specific do/don't do ideas on parenting from this book, it was definitely motivational. Sometimes it seemed contradictory- "we don't ask anything from our kids!" "kids in today's society are too focused and driven!" "spend lots of time with your kids!" "don't try to be a friend to your kid!".

But basically it was a good reminder that you have to let life be a little difficult sometimes. The best thing I learned is that hope is related to happiness- that if you don't have anything to hope for (ie, all your needs are met immediately), then life gets blah and depressing. I never thought about it like that before, but that's why giving your kids everything they want doesn't make them happy. It makes sense. . más

The author did a good job of explaining how much potential there is to damage our children by indulging them in things rather than setting clear and realistic limits on what they can have and how they can behave. The main message of this book was that parents who don&apost spend enough time and effort on their relationships with their children are more likely to raise children who are poorly equipped to face adulthood effectively.

This book was ok and I&aposm not saying it didn&apost teach me anything but I The author did a good job of explaining how much potential there is to damage our children by indulging them in things rather than setting clear and realistic limits on what they can have and how they can behave. The main message of this book was that parents who don't spend enough time and effort on their relationships with their children are more likely to raise children who are poorly equipped to face adulthood effectively.

This book was ok and I'm not saying it didn't teach me anything but I think I learned as much or more about the financial message from the book, The Millionaire Next Door. I would highly recommend that one for clear, data driven examples of the damage due to over indulgence. . más


Ver el vídeo: Αυτισμός - Πώς η ασταμάτητη μητέρα μου απέδειξε στους ειδικούς οτι ήταν ΛΑΘΟΣ. Chris Varney (Junio 2022).