Información

Teoría de juegos evolutivos en las ciencias cognitivas

Teoría de juegos evolutivos en las ciencias cognitivas


We are searching data for your request:

Forums and discussions:
Manuals and reference books:
Data from registers:
Wait the end of the search in all databases.
Upon completion, a link will appear to access the found materials.

La teoría de juegos modela algo muy relevante para los psicólogos (en particular, los psicólogos sociales): el conflicto y la cooperación entre los tomadores de decisiones. Desafortunadamente, la teoría de juegos clásica exige que estos tomadores de decisiones sean racionales (en un sentido matemáticamente preciso). Esta definición de racionalidad es cuestionada empíricamente (por trabajos como Tversky y Shafir) y en un nivel teórico (por la complejidad de los resultados al encontrar o aproximar los equilibrios de Nash: un problema de PPAD completo).

Los economistas y matemáticos (y otros) han adoptado dos enfoques para superar este problema. El primero es un enfoque de arriba hacia abajo para limitar las habilidades del agente de un agente racional todopoderoso hacia abajo; este es el enfoque de la racionalidad limitada. El otro es el enfoque de abajo hacia arriba de la teoría de juegos evolutivos: comience con los agentes más simples (que ni siquiera pueden tomar decisiones) y haga que la selección natural, la imitación u otro proceso dinámico simple evolucione la población a lo largo del tiempo. Esto parece encajar muy bien con el enfoque biogénico de la cognición.

¿Hay ejemplos de las herramientas de La teoría de juegos evolutivos se utiliza en psicología social. u otras subdisciplinas de las ciencias cognitivas? Hay un encuesta (o libro) sobre el impacto de EGT en las ciencias cognitivas?


Pregunta relacionada

¿Cuáles son buenos ejemplos de aplicación de sistemas dinámicos en la ciencia cognitiva?


Hay algunas menciones de la Teoría de Juegos Evolutivos en este artículo de Behavior & Brain Sciences (BBS) de Andrew Colman (2003). El artículo principal en sí solo tiene una breve sección sobre EGT. Sin embargo, como todos los artículos de BBS, hay artículos de comentarios cortos después del artículo principal. Algunos de estos tratan directamente con EGT. Pude encontrar los artículos relevantes dentro del documento más grande haciendo un hallazgo para la "teoría de juegos evolutivos".

Hay algunas referencias en todo el artículo de BBS a estudios dentro de la ciencia cognitiva que utilizan EGT. Uno particularmente relevante para su pregunta es Colman y Wilson (1997). Modelaron el trastorno de personalidad antisocial en un juego evolutivo, para mostrar que los estados estables surgen en una variedad de situaciones en las que algunos de los agentes se comportan de manera antisocial. Tratan esto como un modelo para explicar por qué parece haber una proporción relativamente estable de personas que se comportan de manera antisocial en todas las sociedades.


Un giro en la teoría de la evolución podría ayudar a explicar el racismo y otras formas de prejuicio

La psicología, la biología y las matemáticas se han unido para mostrar que la aparición del altruismo y el rencor - ayudar o dañar a otros a costa de uno mismo - depende de la similitud no solo entre dos individuos que interactúan sino también con el resto de sus vecinos.

De acuerdo con este nuevo modelo desarrollado por los investigadores DB Krupp (Psicología) y Peter Taylor (Matemáticas y Estadística, Biología) en Queen's y la One Earth Future Foundation, los individuos que parecen muy diferentes a la mayoría de los demás en un grupo evolucionarán para ser altruistas hacia similares. socios, y sólo un poco rencoroso con aquellos que son diferentes a ellos.

Sin embargo, los individuos que parecen muy similares al resto de un grupo evolucionarán para ser solo un poco altruistas con compañeros similares pero muy rencorosos con individuos diferentes, a menudo haciendo todo lo posible para lastimarlos. En conjunto, los individuos con apariencias "comunes" y "raras" pueden tratarse entre sí de manera muy diferente.

Este hallazgo es un nuevo giro en la teoría evolutiva establecida y podría ayudar a explicar el racismo y las formas correspondientes de prejuicio en humanos y otras especies.

"Los individuos similares son más propensos a compartir copias de los genes de los demás y los individuos diferentes son menos propensos a hacerlo. Como consecuencia, la teoría evolutiva predice que los organismos a menudo discriminarán, porque ayudar a socios similares y dañar a los diferentes aumenta la fracción de genes de la parte discriminante en las generaciones futuras ", dice el Dr. Krupp.

El nuevo modelo teórico se desarrolló utilizando la teoría de la aptitud inclusiva, un marco biológico fundamental que considera cómo el comportamiento de un organismo afecta su propio éxito reproductivo, así como el de sus vecinos.

"Tendemos a pensar que las personas se preocupan sólo por el aspecto, el olor o el sonido de otra persona, pero nuestro modelo muestra que la apariencia de los vecinos que nos rodean también es muy importante", dice el Dr. Krupp. "Este trabajo predice diferencias extremas en el comportamiento entre lo que llamamos tipos de individuos 'comunes' y 'raros', aquellos que son similares o diferentes a sus vecinos".


Archer, John. 1996. Diferencias de sexo en el comportamiento social: ¿son compatibles el rol social y las explicaciones evolutivas? Psicólogo estadounidense 51 (9): 909–917.

Brown-Kruse, Jamie y David Hummels. 1993. Efectos de género en la contribución de bienes públicos de laboratorio: ¿los individuos ponen su dinero donde está su boca? Journal of Economic Behavior and Organisation 22: 255–267.

Buss, David M. 1989. Diferencias sexuales en las preferencias de pareja humana: hipótesis evolutivas probadas en 37 culturas. Ciencias del comportamiento y el cerebro, 12: 1-49.

Buss, David M. 1996. La psicología evolutiva de las estrategias sociales humanas. Páginas. 3-38 en E. Tory Higgins y Arie W. Kruglanski (ed.) Psicología social: Manual de principios básicos, The Guilford Press, Nueva York.

Buss, David M. y David P. Schmitt. 1993. Teoría de las estrategias sexuales: una perspectiva evolutiva sobre el apareamiento humano. Psychological Review 100: 204-232.

Cadsby, C. Bram y Elizabeth Maynes. 1998. Género y aprovechamiento gratuito en un juego de bienes públicos de umbral: evidencia experimental. Revista de resolución de conflictos 34 (4): 603–620.

Camerer, Colin y Richard H. Thaler. 1995. Anomalías: ultimátums, dictadores y modales. Journal of Economic Perspectives 9: 209–219.

Cason, TimothyN. & amp Vai-Lam Mui. 1997. Un estudio de laboratorio sobre la polarización grupal en el juego del dictador en equipo. Economic Journal 107 (444): 1465–1483.

Cosmides, Leda y John Tooby. 1992. Adaptaciones cognitivas para el intercambio social. Páginas. 163-228 en J. H. Barkow, L. Cosmides y J. Tooby (ed.) La mente adaptada: psicología evolutiva y la generación de la cultura, Oxford University Press, Nueva York.

Cottrell, Nickolas B. 1968. Actuación en presencia de otros seres humanos. Efectos de mera presencia, audiencia y afiliación. Páginas. 91-110 en E. C. Simmel, R. A. Hoppe y G. A. Milton (ed.). Facilitación social y comportamiento imitativo. Allyn & amp Bacon, Boston.

Daly, Martin y Wilson, Margo. 1985. Maltrato infantil y otros riesgos de no vivir con ambos padres. Etología y sociobiología6 (4): 197–210.

Eagly, Alice. 1987. Diferencias sexuales en el comportamiento social: una interpretación de la teoría del rol social. Hillsdale, Nueva Jersey: Earlbaum.

Eckel, Catherine C. y Philip J. Grossman. 1992. Caballería y solidaridad en juegos de ultimátum. Documento de trabajo sobre economía del Instituto Politécnico y la Universidad Estatal de Virginia: E92–23. Como se cataloga en los resúmenes de EconLit.

Eckel, Catherine C. y Philip J. Grossman. 1996. El precio relativo de la justicia: diferencias de género en un juego de castigo. Revista de organización y comportamiento económico 30: 143-158.

Feingold, Alan. 1992. Diferencias de género en las preferencias de selección de pareja: una prueba del modelo de inversión de los padres. Boletín psicológico 112: 125-139.

Greenlees, Ian A. y William C. McGrew. 1994. Diferencias de sexo y edad en las preferencias y tácticas de atracción de pareja: análisis de anuncios publicados. Etología y sociobiología 15: 59–72.

GuÈth, Werner, Rolf Schmittberger y Bernd Schwartze. 1982. Un análisis experimental de la negociación de ultimátum. Journal of Economic Behavior and Organization 3: 367–388.

Hamilton, William D. 1964. La evolución genética del comportamiento social. Revista de biología teórica 7: 1–52.

Hoffman, Elizabeth, Kevin McCabe y Vernon Smith. 1996. Distancia social y comportamiento relacionado con otros en los juegos de dictador. American Economic Review 86 (3): 653–660.

Kahn, Arnold, Joe Hottes y William L. Davis. 1971. Cooperación y respuesta óptima en el juego del dilema del prisionero: efectos del sexo y el atractivo físico. Revista de personalidad y psicología social 17: 267-279.

Kahneman, Daniel, Jack L. Knetsch y Richard H. Thaler. 1986. Equidad y los supuestos de la economía. Journal of Business 59: 285–300.

Kohler, Maxie P. 1996. Comportamiento de riesgo: un enfoque cognitivo. Psychological Reports 78: 489–490.

Larose, Helene, Joanne Tracy y Stuart J. McKelvie. 1993. Efecto del género en el estereotipo de atractivo físico. Journal of Psychology 127: 677–680.

Mayor, Brenda y Blythe Forcey. 1985. Comparaciones sociales y evaluaciones salariales: preferencias por comparaciones salariales entre personas del mismo sexo y del mismo trabajo. Revista de psicología social experimental 21: 393–405.

Mason, Charles F., Owen R. Phillips y Douglas B. Redington. 1991. El papel del género en un juego no cooperativo. Journal of Economic Behavior and Organization 15: 215–235.

Murnighan, J. Keith y Michael S. Saxon. 1998. Ultimatum bargaining by children and adults. Revista de psicología económica 19 (4): 415–445.

Ortmann, Andreas y Lisa K. Tichy. 1999. Diferencias de género en el laboratorio: evidencia de los juegos del dilema del prisionero. Journal of Economic Behavior and Organisation 39 (3): 327–339.

Powell, Melanie y David Ansic. 1997. Diferencias de género en el comportamiento de riesgo en la toma de decisiones financieras: un análisis experimental. Journal of Economic Psychology 18: 605–628.

Rapoport, Anatol y Albert M. Chammah. 1965. Diferencias de sexo en los factores que contribuyen al nivel de cooperación en el juego del dilema del prisionero. Revista de psicología social y de la personalidad2: 831–838.

Ridley, Matt. 1996. Los orígenes de la virtud: los instintos humanos y la evolución de la cooperación. Penguin Books, Londres, Reino Unido.

Robert, Christopher y Peter J. Carnevale. 1997. Elección de grupo en la negociación de ultimátum. Comportamiento organizacional y procesos de decisión humana 72: 256–279.

Rosenthal, Robert. 1966. Efectos del experimentador en la investigación del comportamiento. Appleton-Century-Crofts, Nueva York.

Roth, Alvin E., Vesna Prasnikar, Shmuel Zamir y Masahiro Okuno-Fujiwara. 1991. Negociación y comportamiento del mercado en Jerusalén, Ljubljana, Pittsburgh y Tokio: un estudio experimental. American Economic Review 81: 1068–1095.

Saad, Gad & amp Tripat Gill. 2001. Los efectos del género de un receptor en un juego de dictador modificado. Cartas de Economía Aplicada. 8 (7): 463–466.

Schmitt, David P. y David M. Buss. 1996. Autopromoción estratégica y derogación de la competencia: efectos del sexo y el contexto en la efectividad percibida de las tácticas de atracción de pareja. Revista de psicología social y de la personalidad 70 (6): 1185–1204.

Solnick, Sara J. y Maurice E. Schweitzer. 1999. La influencia del atractivo físico y el género en las decisiones del juego de ultimátum. Comportamiento organizacional y procesos de decisión humana 79 (3): 199–215.

Thaler, Richard H. 1988. Anomalías: el juego del ultimátum. Journal of Economic Perspectives 2: 195-206.

Tooby, John y Leda Cosmides. 1992. Fundamentos psicológicos de la cultura. Páginas. 19-136 en J. H. Barkow, L. Cosmides y J. Tooby (ed.) La mente adaptada: psicología evolutiva y la generación de la cultura, Oxford University Press, Nueva York.

Trivers, Robert L. 1972. Inversión parental y selección sexual. Páginas. 136-179 en B. Campbell (ed.) Sexual Selection and the Descent of Man, 1871-1971, Chicago, Aldine.

Witt, L. Alan y Lendell G. Nye. 1992. Género y relación entre la percepción de equidad de pago o promoción y satisfacción laboral. Revista de psicología aplicada 77: 910–917.


Descripción general de la teoría de juegos

Hay muchos libros de texto excelentes dedicados a la teoría de juegos y la teoría de juegos conductuales, que varían en sus niveles de dificultad matemática y relevancia para la psicología. Luce y Raiffa 1957 es el texto temprano más influyente y más leído, y ha seguido siendo útil para las generaciones venideras de estudiantes e investigadores. Ofrece una excelente introducción a los conceptos estándar de la teoría de juegos, incluido el equilibrio de Nash, el concepto de solución más fundamental para juegos de todo tipo. Un equilibrio de Nash es el resultado de cualquier juego en el que la estrategia elegida por cada jugador es la mejor respuesta a las estrategias elegidas por el (los) otro (s) jugador (es), en el sentido de que ninguna otra opción habría dado una mejor recompensa, dada la estrategia. elecciones de los otros jugadores y, como consecuencia, ningún jugador tiene motivos para lamentar la estrategia elegida cuando se revela el resultado. Binmore 1991 es útil para principiantes con mentalidad matemática y lectores más avanzados, y el texto más simple Gibbons 1992 transmite las matemáticas básicas de manera más breve. Colman 1995 revisa las ideas fundamentales de la teoría de juegos y la investigación experimental relacionada desde una perspectiva psicológica. Camerer 2003 proporciona la primera encuesta amplia de teoría de juegos conductuales en forma de libro. En una influyente monografía, Schelling 1960 utiliza la teoría de juegos de manera brillante para iluminar las características psicológicas de la interacción estratégica humana.

Binmore, K. 1991. Diversión y juegos: un texto sobre teoría de juegos. Lexington, MA: Heath.

Este es un texto básico sobre teoría matemática de juegos escrito por un destacado teórico de juegos. Presenta los aspectos matemáticos de la teoría de manera excepcionalmente clara, y los lectores con un conocimiento básico de las matemáticas escolares deberían poder comprenderla. Algunas partes están lejos de ser elementales, lo que lo hace interesante e informativo incluso para lectores con un nivel intermedio de comprensión de la teoría de juegos.

Binmore, K. 2007. Teoría de juegos: una introducción muy breve. Oxford: Universidad de Oxford. Presionar.

Esta breve introducción a los aspectos formales de la teoría describe las ideas básicas en una forma fácilmente digerible.

Camerer, C. F. 2003. Teoría de juegos conductuales: experimentos en interacción estratégica. Princeton, Nueva Jersey: Universidad de Princeton. Presionar.

Esta es una revisión magistral de casi la totalidad de la teoría de juegos conductuales hasta principios de la década de 2000. Este libro cubre muchos temas clave con una profundidad notable, y muchos de ellos tienen un sabor esencialmente psicológico.

Colman, A. M. 1995. La teoría de juegos y sus aplicaciones en las ciencias sociales y biológicas. 2d ed. Londres: Routledge.

Esta monografía presenta las ideas básicas de la teoría de juegos desde una perspectiva psicológica, revisa la evidencia experimental hasta mediados de la década de 1990 y analiza las aplicaciones de la teoría de juegos al voto, la evolución de la cooperación y la filosofía moral. Un apéndice contiene la prueba autónoma más elemental disponible del teorema minimax (ver Razonamiento estratégico antes de la teoría de juegos). La primera edición se publicó en 1982.

Gibbons, R. 1992. Introducción a la teoría de juegos. Hemel Hempstead, Reino Unido: Harvester Wheatsheaf.

Un texto básico más ortodoxo, un poco más simple y más breve sobre teoría de juegos matemáticos que Binmore 1991, ampliamente prescrito en cursos universitarios estándar y fácilmente accesible para lectores con conocimientos básicos de matemáticas escolares.

Luce, R. D. y H. Raiffa. 1957. Juegos y decisiones: Introducción y estudio crítico. Nueva York: Wiley.

Este fue el texto que llamó la atención de los científicos sociales y del comportamiento sobre la teoría de juegos por primera vez, siendo mucho más accesible que el libro de von Neumann y Morgenstern 1944 (citado en Razonamiento estratégico antes de la teoría de juegos) que lo había precedido. Es un libro de texto brillante con un contenido matemático simple, y ha seguido siendo muy relevante y útil para las generaciones posteriores de investigadores y académicos.

Schelling, T. C. 1960. La estrategia del conflicto. Cambridge, MA: Universidad de Harvard. Presionar.

Esta fascinante monografía, de un economista de mentalidad psicológica, fue en gran parte responsable del Premio Nobel de su autor. Apenas tiene contenido matemático, sino que utiliza el marco conceptual de la teoría de juegos para centrarse en aspectos de la toma de decisiones interactiva que se encuentran fuera de la teoría formal. Esta es una lectura obligada para cualquier persona interesada en la teoría de juegos en psicología. Fue reimpreso con un nuevo prefacio en 1980.

Los usuarios sin una suscripción no pueden ver el contenido completo en esta página. Suscríbete o inicia sesión.


La ciencia cognitiva de la religión

¿Por qué la religión es tan común en todo el mundo? ¿Por qué algunas ideas y prácticas religiosas compiten con otras? ¿Por qué las prácticas religiosas adquieren características comunes en todas las culturas y qué tan profundamente arraigada en la historia y la naturaleza humana está la religión? La ciencia cognitiva de la religión (CSR) aborda cuestiones como estas, intentando comprender las razones de la adquisición inicial, la recurrencia y la transmisión continua de conceptos y comportamientos religiosos.

Los psicólogos, particularmente los psicólogos científicos, tienen la capacitación y las herramientas para abordar estos problemas, proporcionando un puente empíricamente sólido para conectar la teorización sociocultural por un lado con la teorización biológica y evolutiva por el otro (ver Barrett, 2007b Gibson & amp Barrett, 2007). En los últimos años han aparecido una serie de informes empíricos relevantes para las teorías de la RSE, lo que proporciona un alejamiento bienvenido de la teorización cada vez más tenue y especulativa del área. En este breve artículo, revisamos esta investigación con énfasis en los estudios experimentales y con la mirada puesta en lo que se necesita a continuación.

Razonamiento teleológico sobre el mundo natural
En una serie de experimentos, Deborah Kelemen y sus colaboradores han demostrado que desde los años preescolares, los niños, al menos estadounidenses y británicos, tienen propensión a ver las cosas en el mundo natural como diseñadas con un propósito. Debido a este "sesgo teleológico", Kelemen sugiere que los niños pueden ser particularmente receptivos a la idea de una deidad creadora (Kelemen, 2004). Además de continuar la investigación con niños, Kelemen ha comenzado a explorar si este sesgo teleológico persiste en la edad adulta.

Casler y Kelemen (2007) llevaron a cabo un estudio con participantes adultos y escolares estadounidenses romaníes y estadounidenses. Les presentaron a los niños dibujos realistas de escenas que incluían animales desconocidos y luego les preguntaron sobre los animales y las características naturales circundantes. Por ejemplo, el dibujo puede mostrar un animal rodeado de rocas puntiagudas. A los niños se les preguntaba por qué el animal tenía la piel lisa o el cuello largo, pero también "¿Por qué crees que las rocas eran puntiagudas?". Había dos opciones de respuesta y se les pedía a los niños que seleccionaran la que "tuviera más sentido". Una opción era siempre una explicación mecánica / física (por ejemplo, 'Eran puntiagudos porque pequeños trozos de cosas se apilaron unos encima de otros durante mucho tiempo') y una era una explicación funcional / con un propósito (por ejemplo, 'Eran puntiagudos para que los animales no se sentarían sobre ellos y los aplastarían ').Los adultos romaníes rumanos con poca escolaridad formal (menos de seis años en promedio) tenían más del doble de probabilidades de respaldar respuestas intencionadas que los adultos romaníes altamente educados (con un promedio de aproximadamente 12 años de escolaridad). También se parecían más a los escolares estadounidenses (primero a cuarto grados) que a los adultos rumanos con un alto nivel educativo o a los adultos estadounidenses. Estos resultados sugieren que la tendencia a extender el razonamiento teleológico de los seres vivos a los seres naturales no vivos puede repetirse a través de las culturas, y que no solo se ha superado, sino que debe superarse para que desaparezca.

Más recientemente, Kelemen y Rosset (2009) proporcionaron evidencia experimental de que, en condiciones de alta demanda cognitiva, incluso los adultos con educación científica muestran signos de razonamiento teleológico científicamente inapropiado. Presentaron a los estudiantes de ciencias universitarios estadounidenses explicaciones de varios fenómenos naturales en una de tres condiciones: sin velocidad, moderada (5000 ms de presentación) y rápida (3200 ms de presentación). Los participantes en las condiciones aceleradas, particularmente la condición rápida, respaldaron explicaciones marcadamente más intencionadas que aquellos en la condición sin velocidad. Parece que se necesitan recursos cognitivos para anular un sesgo hacia la explicación del mundo natural de una manera teleológica.

Estos hallazgos intrigantes ciertamente se verían fortalecidos por replicaciones con conjuntos de estímulos adicionales, métodos alternativos y con diferentes poblaciones culturales. Tal como están, sugieren una posible razón cognitiva de la existencia culturalmente extendida de creencias religiosas en deidades que ordenan o crean el mundo natural: tales ideas resuenan con una intuición persistente y en desarrollo temprano de que el mundo natural parece diseñado con un propósito. Postular un diseñador (o diseñadores) encaja con nuestras intuiciones.

Adquisición de conceptos de dios por parte de los niños
Piaget (1929) propuso que, hasta alrededor de los ocho años, los niños razonan desde un punto de vista antropomórfico y ven a Dios como el "hombre en el cielo". Este punto de vista fue ampliamente aceptado hasta que una serie de estudios sugirió que los niños no solo pueden razonar acerca de Dios de manera no antropomórfica, sino que pueden hacerlo desde los tres años de edad (Barrett et al., 2001, 2003 Knight et al., 2004). . Estos estudios utilizaron "tareas de creencias falsas" y otros métodos derivados de la investigación del desarrollo cognitivo sobre la teoría de la mente: cómo razonamos sobre los estados mentales de los demás. Por ejemplo, a los niños a los que se les había mostrado que un paquete de galletas en realidad contenía piedras se les preguntó si los seres humanos adultos y Dios sabrían lo que había en el paquete o se dejarían engañar por las apariencias. Los niños de tres años atribuían fácilmente el superconocimiento tanto a Dios como a los seres humanos. En algún momento, entre los cuatro y los cinco años, los niños parecen dejar de atribuir habilidades de superconocimiento a los humanos, los niños de esta edad se dieron cuenta y disfrutaron del hecho de que "mamá puede ser engañada", pero persistieron en la creencia de que Dios conoce el verdadero contenido. Distinguieron la cognición de Dios de la cognición humana.
Usando una tarea similar de falsa creencia, Knight (2008) mostró a los niños mayas yukatek, de cuatro a ocho años, un ho'ma (una calabaza seca que se usa convencionalmente para sostener tortillas). En lugar de las supuestas tortillas, se reveló que había ropa interior dentro de la calabaza. Se preguntó a los niños si varios animales nativos, una marioneta humana y varios agentes sobrenaturales (por ejemplo, el Dios católico, el Dios del sol, los espíritus del bosque y los ChiiChi, espíritus a menudo invocados por los padres para los niños que se portan mal) sabrían lo que se encontraba en el ho'ma. Al igual que en estudios anteriores, (Barrett et al., 2001 Knight et al., 2004) los niños no usaron un enfoque antropomórfico para razonar acerca de Dios, pero dijeron que Dios sabría lo que había en el ho'ma. Los niños que no pasaron la prueba (es decir, no entendieron que los humanos no podían conocer el contenido real), tendieron a atribuir el superconocimiento a todos los agentes, incluidos los naturales y sobrenaturales. Los niños que pasaron la tarea de la falsa creencia, sin embargo, diferenciaron las diversas entidades sobrenaturales. Aunque solo tenían entre cuatro y siete años, se aproximaban a las perspectivas adultas de los diversos agentes, razonando que el Dios católico sabría lo que había en el ho'ma, el Dios Sol y los espíritus del bosque eran los siguientes que probablemente lo supieran, y los tres estos sabían mejor que los falibles ChiiChi, los humanos y los animales. Estos niños pudieron diferenciar a varios agentes en esta tarea en cuanto comprendieron creencias falsas, pero antes de este umbral, trataron a todos los agentes como a Dios.

Otras investigaciones han cuestionado algunas de estas conclusiones. Estudios recientes sugieren que en lugar de estar predispuestos a atribuir superconocimiento, los niños muy pequeños, al menos en ciertos puntos del desarrollo, simplemente adoptan un enfoque egocéntrico: todo lo que el niño sabe, asume que todos los demás agentes también lo saben (Makris & amp Pnevmatikos, 2007).

En este punto, no está claro si las diferencias en los hallazgos entre los estudios se deben a diferencias en el diseño del estudio o diferencias en la población estudiada.

Sería especialmente bienvenido un examen más detenido de las diferentes poblaciones y tradiciones religiosas, tal vez especialmente el Islam, el judaísmo y otras tradiciones que carecen de una encarnación antropomórfica.

Teoría de la contraintuitividad mínima
Lo que está en juego en estos estudios de desarrollo infantil es cuán "intuitivo" es el pensamiento religioso. "Intuitivo" aquí se relaciona con la facilidad con que los sistemas cognitivos ordinarios pueden representar estas ideas. Si una idea se representa fácilmente, es más probable que se genere y más probable que se comunique, lo que explica la prevalencia de esa idea.

La investigación reportada anteriormente representa un creciente cuerpo de trabajo que sugiere que muchas ideas religiosas son en gran parte intuitivas. Un colaborador destacado de la RSE, Pascal Boyer, ha argumentado que las ideas que son en su mayoría intuitivas pero que tienen solo un pequeño ajuste o dos son las mejores candidatas para la transmisión (Boyer, 1994, 2001). Un ejemplo sería una alfombra que se comporta en todos los aspectos como una alfombra normal, excepto que puede volar. Tales ideas combinan la facilidad de procesamiento y la eficiencia de las ideas intuitivas con la novedad suficiente para llamar la atención y, por lo tanto, recibir un procesamiento más profundo. Esto ha llegado a conocerse como la teoría de la "contraintuitividad mínima" (MCI) y ha recibido una gran cantidad de atención empírica desde 2001 (Barrett & amp Nyhof, 2001 Boyer & amp Ramble, 2001).

Aunque los estudios iniciales parecían demostrar que las ideas ligeramente contrarias a la intuición se recuerdan más fácilmente que las totalmente intuitivas y las más radicalmente contraintuitivas, los estudios posteriores proporcionaron resultados más mixtos. Uno de nosotros ha sugerido que estos supuestos "fracasos en la replicación" fueron el resultado de ambigüedades en la forma de poner en práctica la contra-intuición (Barrett, 2008). Para abordar este problema, Barrett desarrolló un esquema formal para codificar y cuantificar conceptos contrarios a la intuición, y luego demostró la utilidad de este esquema en el análisis de cuentos populares de todo el mundo (Barrett et al., 2009). Fieles a las predicciones de Boyer, cuando estos cuentos, productos de tradiciones orales, tenían objetos contrarios a la intuición, siempre eran mínimamente contrarios a la intuición.
El primer estudio experimental publicado que utilizó el esquema de codificación de Barrett no arrojó pruebas simples que lo confirmen o desautoricen (Gregory & amp Barrett, 2009): en una tarea de recordatorio utilizando elementos de MCI descontextualizados (p. Ej., 'Una mosca que es inmortal') y elementos de control, participantes menores de 25 años años recordaban los elementos de DCL significativamente mejor que los elementos intuitivos. Pero los mayores de 25 años recordaron los elementos de MCI significativamente peor que los elementos intuitivos. Tomados con investigaciones anteriores, estos resultados apuntan a al menos tres posibles explicaciones:

- Puede ser que una vez extraídos de un contexto narrativo, los conceptos de ICM no se recuerden fácilmente porque requieren más elaboración que los conceptos ordinarios.
- Los primeros hallazgos de que las ideas de DCL se recuerdan más fácilmente pueden depender por completo de su capacidad para generar pensamientos, explicaciones y predicciones significativas: su "potencial de inferencia" (Boyer, 2001).
- Puede ser que la ventaja de transmisión hipotética de Boyer para los conceptos de DCL interactúe con la edad.

Religión y prosocialidad
Algunos científicos cognitivos de la religión sugieren que una vez que surgieron las ideas y prácticas religiosas en los grupos humanos, dotaron a estas personas religiosas de ventajas reproductivas y de supervivencia sobre los competidores no religiosos. Es decir, se piensa que las prácticas religiosas son adaptativas, y esta adaptabilidad habría fomentado su persistencia (ya sea a través de la selección genética, la selección cultural o la dinámica de coevolución entre genes y culturas). Un hilo común de estos argumentos es que las ideas y prácticas religiosas de alguna manera producen comunidades de personas que son más cooperativas o prosociales de lo que serían de otra manera. Se ha producido evidencia correlacional de varios tipos en apoyo de esta tesis, pero recientemente ha aparecido evidencia experimental que ofrece algún apoyo para estas explicaciones.

Utilizando una muestra de estudiantes de psicología belgas, Pichon et al. (2007) encontraron que un acto de intención prosocial se incrementaba mediante la preparación subliminal con palabras relacionadas con la religión de valencia positiva. Los participantes completaron una tarea de decisión léxica: tenían que decidir si una cadena de letras presentada brevemente era una palabra o no. Justo antes de cada cadena de palabras, a los participantes se les presentó una de varias palabras de una de las cuatro categorías: relacionada con la religión con valencia positiva (por ejemplo, cielo, alabanza) relacionada con la religión con valencia neutra (por ejemplo, mitra, altar) no con religión- relacionada con valencia positiva (por ejemplo, libertad, sonrisa) y no relacionada con la religión con valencia neutra (por ejemplo, camisa, plátano). Posteriormente a la tarea de decisión léxica, cuando los participantes salían del laboratorio, se les dijo que podían llevar algunos folletos publicitarios para una organización benéfica para "aumentar la sensibilidad" hacia la misión de la organización. Los participantes que habían sido preparados con palabras positivas relacionadas con la religión tomaron la mayoría de los folletos, y significativamente más que aquellos que habían estado expuestos a las otras tres clases de palabras (que no difirieron entre ellos). En este contexto, la preparación de ideas positivas relacionadas con la religión fue suficiente para producir un cambio de comportamiento prosocial. Con una muestra y un procedimiento de cebado similares, Saroglou et al. (2009) documentó una conexión entre los números primos relacionados con la religión y una actitud de perdón hacia un crítico severo invisible.

Tomar panfletos de caridad o adoptar una actitud de perdón refleja buena voluntad hacia los demás, pero podría decirse que ninguno tiene ningún costo directo para uno mismo. Shariff y Norenzayan (2007), sin embargo, presentaron a los participantes canadienses la oportunidad de decidir cuánto dinero (de 10 dólares canadienses) compartir con una persona anónima y cuánto conservar. La atención de los participantes a las ideas religiosas se activó mediante una tarea de preparación explícita. La tarea implicaba que se le presentaran grupos de cinco palabras en orden revuelto y se le pedía que reorganizara el orden de las palabras y soltara una para formar una nueva oración. En la condición de religión principal, la mitad de los grupos de palabras incluían una palabra relacionada con la religión (por ejemplo, espíritu, sagrado). A través de dos experimentos controlados (uno con una muestra de estudiantes y otro con una muestra de público en general), los participantes religiosos dieron significativamente más dinero cuando habían sido preparados con palabras religiosas, como si recordar sutilmente (y tal vez inconscientemente) su religiosidad fuera suficiente para hazlos más generosos.

Estos tres estudios experimentales representan una nueva ola de investigación que respalda una conexión causal entre las ideas religiosas y el comportamiento prosocial. Naturalmente, se necesitan numerosos estudios de seguimiento para corroborar la validez de estos estudios y abordar cuestiones relacionadas. ¿Qué aspectos de la religión (por ejemplo, creencias, identificación social, seguridad existencial, enseñanzas morales, participación ritual) fomentan las actitudes y acciones prosociales? ¿Cuáles son los límites de esta prosocialidad? Por ejemplo, puede ser que solo tipos particulares de religiosidad o niveles particulares de religiosidad lleven estas marcas prosociales. También puede ser que el perdón, la generosidad, etc., se apliquen solo a los miembros del propio grupo social y no a los miembros del grupo externo.

Conclusión
Los hallazgos y la teoría de la RSE a veces se utilizan como parte de un argumento en contra de la verdad o la justificación de las creencias religiosas (Dawkins, 2006 Dennett, 2006). No encontramos ninguna razón para sacar conclusiones tan eliminativistas (Barrett, 2007a Schloss & amp Murray, 2009). Quizás tal evidencia podría incluso usarse como parte de un argumento que afirme una receptividad implantada divinamente hacia lo trascendente. Ya sea que una determinada creencia religiosa sea verdadera o falsa, útil o dañina, para ser realizada y transmitida con éxito, debe contar con el apoyo de los sistemas cognitivos humanos. En este caso, solo nos interesan las últimas pruebas publicadas que sean relevantes para saber qué tan bien respaldadas por la cognición están las ideas religiosas clave.

La literatura revisada en este artículo no representa la única investigación reciente o en curso relevante a la RSE, pero ilustra el crecimiento de la actividad empírica en esta área. Además, esta investigación se suma a nuestra comprensión del estado del arte de diversas maneras. La investigación sobre el razonamiento teleológico sobre el mundo natural afirma y amplía el argumento anterior de Kelemen. Este sesgo teleológico no solo podría ocurrir en todas las culturas, sino que también parece extenderse hasta la edad adulta. Si es así, estos prejuicios de desarrollo temprano pueden continuar anclando el razonamiento sobre el mundo y prestando apoyo a teologías que incluyen dioses que provocan estados naturales de cosas. La investigación sobre la adquisición de los conceptos de dios por parte de los niños complica más que afirma la investigación anterior. Aunque los niños pequeños claramente razonan sobre dioses y personas de manera diferente, la afirmación de que los niños están predispuestos a atribuir superconocimientos en exceso necesita más desambiguación. Puede ser que los conceptos de dios no sean del todo intuitivos, sino sólo "mínimamente contrarios a la intuición". Si es así, todavía se podría predecir que tendrían una ventaja de transmisión sobre las ideas radicalmente contrarias a la intuición y las totalmente intuitivas, ¿o no? Se necesita más investigación. Finalmente, la evidencia experimental está comenzando a demostrar que incluso la preparación subliminal de ideas relacionadas con la religión puede inclinar a las personas hacia la acción prosocial.

Varias áreas importantes de desarrollo teórico en RSE han recibido poco o ningún tratamiento empírico psicológico nuevo en los últimos años. Por ejemplo, el argumento de Stewart Guthrie de que un sistema evolucionado para detectar la agencia intencional similar a la humana en nuestros entornos puede fomentar la creencia en dioses (Guthrie, 1993), ha sido poco estudiado. Ciertamente, los humanos poseen algún tipo de sistema funcional que detecta fácilmente agentes intencionales dados entradas escasas o ambiguas bajo algunas condiciones (Scholl & amp Tremoulet, 2000). Este Dispositivo de Detección de Agencia Hipersensible (HADD), como uno de nosotros lo ha denominado (Barrett, 2004), parece surgir ya en la infancia (Rochat et al., 1997). Sin embargo, no se ha demostrado satisfactoriamente si juega un papel importante en generar o fomentar la creencia en seres sobrehumanos o sobrenaturales, y mucho menos si HADD juega un papel significativo en fomentar la creencia en el tipo de deidades cósmicas centrales para muchas religiones del mundo. El desafío planteado (Barrett, 2007b) para que los psicólogos contribuyan a la RSE a través de la prueba empírica de los supuestos mecanismos en juego no ha quedado sin resolver. La investigación empírica en esta área está comenzando a llenar el vacío entre la teoría y la evidencia. Sin embargo, persiste la misma necesidad de resolver algunas viejas y algunas nuevas preguntas: Psicólogos, la RSE te necesita.

Justin L. Barrett es investigador en Regent's Park College, Oxford e investigador principal del Centro de Antropología y Mente. [correo electrónico & # 160 protegido]

Emily Reed Burdett es estudiante de doctorado en el Instituto de Antropología Cognitiva y Evolutiva de la Universidad de Oxford.


Psicología evolutiva del desarrollo

Abstracto

El campo de la psicología evolutiva del desarrollo (EDP) busca integrar los principios básicos de la psicología evolutiva (EP) y la teoría de los sistemas del desarrollo. La EDP puede potencialmente ampliar los horizontes de la EP convencional al combinar los principios de la evolución darwiniana por selección natural con el estudio del desarrollo humano, centrándose en los procesos epigenéticos que ocurren entre los seres humanos y su entorno de una manera que intenta explicar cómo evolucionan los mecanismos psicológicos. expresado en los fenotipos de niños y adultos. Este artículo proporciona una descripción general del campo emergente de EDP, centrándose tanto en los patrones de desarrollo humano típicos de las especies y sus aplicaciones, como en la identificación de diferencias individuales entre los seres humanos como resultado de la plasticidad fenotípica estructurada adaptativa y la variación genética.

EDP ​​representa una síntesis emergente entre modelos explicativos de rasgos universales de especies y diferencias individuales resultantes de la plasticidad del desarrollo adaptativo y la diversidad genética. Este nuevo campo emergente proporciona la imagen más completa de la cognición y el comportamiento humano adaptativo, teniendo en cuenta nuestra especie y la rica historia evolutiva junto con las diferencias ontogenéticas entre los humanos.


Un nuevo enfoque de la ciencia de la psicología

Este blog describe el estado actual de la psicología científica y luego explica cómo Teoría unificada del conocimiento da lugar a un nuevo enfoque. La psicología académica convencional consiste actualmente en un matrimonio entre una mezcla ecléctica de escuelas de pensamiento superpuestas pero también incompatibles que están todas acopladas a una epistemología empírica, de modo que el resultado es una serie interminable de programas de investigación que se cruzan vagamente en el dominio mal definido de la ciencia. "Comportamiento y procesos mentales". En contraste, la UTOK nos brinda un enfoque ontológico que proporciona tanto un vocabulario metafísico descriptivo claro como una formulación metateórica para los “comportamientos mentales” tanto de animales como de humanos. La diferencia entre los dos enfoques es que uno es una ciencia basada en métodos y el otro es una ciencia basada en una imagen coherente de la realidad y la naturaleza de lo mental.

La UTOK realiza tres movimientos clave para aclarar la ontología de lo mental que permiten una ciencia de la psicología. Primero, diferencia el comportamiento mental de los animales del comportamiento de otras criaturas vivientes, tanto metafísica como metateóricamente. En segundo lugar, diferencia el comportamiento mental de las personas humanas del comportamiento mental de otros animales, tanto metafísica como metateóricamente.En tercer lugar, destaca la diferencia epistemológica crucial entre una visión fenomenológica subjetiva cualitativa, idiográfica, en primera persona del mundo dada por un individuo específico que vive en el mundo real desde una visión teórica del mundo en tercera persona, generalizable, cuantitativa, objetiva y conductual dada. por la ciencia como un conjunto de proposiciones disponibles públicamente justificadas por el método científico y la institución. El resultado es un enfoque radicalmente diferente de la ciencia de la psicología, que se basa en un sistema metafísico descriptivo bien definido que brinda una imagen ontológica clara y coherente que hace que tanto el comportamiento mental como la experiencia consciente subjetiva sean científicamente inteligibles.

Para comenzar, podemos comenzar con un resumen del enfoque convencional estándar de la ciencia psicológica. Si no está familiarizado con cómo se enmarca la psicología académica convencional o si se beneficiaría de un manual básico, le recomiendo que se tome 10 minutos y mire este video que brinda una descripción general de Psychology 101. De una manera accesible y fácil de seguir, el video presenta lo básico estructura, lógica y desarrollos históricos que fundamentan la psicología científica moderna, especialmente como se enseña en los Estados Unidos. A medida que avanzamos en nuestra crítica, debemos tener en cuenta que la psicología es una de las disciplinas académicas más importantes y populares, siendo la cuarta especialización general más popular para los estudiantes universitarios en los Estados Unidos. Además, la psicología es posiblemente la “disciplina central” más importante en la academia porque, quizás más que cualquier otra disciplina, tiene conexiones directas con las ciencias naturales, las ciencias sociales y las humanidades. Una razón obvia para esto es que "la mente humana" juega un papel en todos los sistemas de conocimiento y, por lo tanto, en ese sentido, la psicología es ubicua. La conclusión inevitable aquí es que el campo de la psicología juega un papel crucial en el panorama del conocimiento en Occidente.

De acuerdo con este resumen, el video introductorio comienza con la observación de que las preguntas relacionadas con la psicología de campo se remontan a lo que la gente ha estado haciendo. Como señala Morton Hunt en La historia de la psicología, quinientos años antes de la era común, los filósofos griegos presocráticos (y los filósofos persas antes que ellos) estaban lidiando con preguntas como las siguientes: ¿Qué es la mente / alma? ¿Cómo sabemos las cosas? ¿Cómo percibimos el mundo que nos rodea? ¿Cómo demostramos que actuamos? ¿Por qué hay diferencias entre las personas tanto en sus capacidades como en sus deseos? ¿Por qué algunas personas tienen problemas en sus vidas? ¿Cómo son las vidas mentales de otros animales y en qué se parecen o se diferencian de la de los humanos?

Aunque estas son preguntas muy antiguas, surgen regularmente tanto en las reflexiones cotidianas de los laicos como en los refinados análisis de los estudiosos de la filosofía. Sin embargo, hay algo distinto en la forma en que la psicología moderna aborda el tema. Como señala Devonis en su Historia de la Psicología 101, la psicología moderna está, en muchos sentidos, definida por la empresa científica moderna que surgió durante la Ilustración. Este cuerpo de pensamiento y método fue profundamente moldeado por el nacimiento de la física (fundada por científicos como Galileo y Newton), la química (por científicos como Antoine-Laurent Lavoisier y Robert Boyle) y la biología moderna (por científicos como Charles Darwin).

Aunque hay debates sobre qué constituye exactamente la ciencia moderna y el "método científico", existe una estructura epistemológica básica que implica la medición y cuantificación sistemáticas que permiten la observación en tercera persona, la experimentación en entornos controlados y el desarrollo de las matemáticas, la lógica, la y teoría que intenta describir y explicar fenómenos naturalistas. La UTOK define la ciencia moderna como una especie de sistema de justificación que surgió hace unos 500 años en Europa que está enmarcado por cuatro elementos clave, que son: 1) modernista (en oposición a premoderna) 2) empirista (tercera persona, observaciones cuantificables cimentado en el mundo) 3) naturalista (en contraposición a lo sobrenatural) y 4) científico (métodos y aspectos institucionales).

La psicología moderna obtiene el núcleo de su identidad de su conexión con las ciencias naturales modernas. Ahora, muchas personas han argumentado durante mucho tiempo que esta epistemología no se adapta bien a la psicología. Este es un argumento fuerte, pero no profundizaré en ellos aquí. En cambio, simplemente señalaré que estas críticas adolecen inevitablemente de una seria limitación. Si uno juzga que la psicología no es una ciencia, entonces podría decirse que pierde su ancla definitoria central por ser. Fundamentalmente, la UTOK preserva el estatus de la psicología como ciencia natural, sin embargo, lo hace de una manera fundamentalmente nueva que es coherente y permite relaciones claras y constructivas entre las ciencias sociales y las humanidades, así como la psicología del sentido común (es decir, la forma en que la gente habla de creencias, deseos y acciones).

De acuerdo con este punto, el video Introducción a la Psicología 101 destaca que la institución de la psicología adopta la epistemología científica como una característica central definitoria. A partir de ahí, procede a ofrecer el esquema básico que define el lugar del campo en la academia, al menos tal como está en los Estados Unidos. Revisa cómo surgieron cuatro grandes escuelas de pensamiento a fines del siglo XIX y principios del XX que llegarían a proporcionar enfoques muy influyentes pero también enormemente diferentes para enmarcar su tema. Primero, estaba el "estructuralismo". El estructuralismo considera que el tema de la psicología es la vida interior o la experiencia consciente de los humanos, y desarrolló el método de la introspección como una forma sistemática para que los observadores entrenados observen su propia vida interior y sus autoinformes fueron los datos utilizados. Desafortunadamente, el estructuralismo tropezó con el problema del acuerdo intersubjetivo en tercera persona. Solo un observador puede ver directamente el mundo interior desde el punto de vista en primera persona. Volveremos a este acertijo epistemológico al final de este ensayo.

El segundo enfoque descrito es el "funcionalismo". Fundada en gran parte por William James, definió la psicología como la "ciencia de la vida mental". El enfoque de los funcionalistas estaba en cómo las entidades conscientes se adaptan al mundo de manera funcional. James estuvo muy influenciado por la evolución del trabajo de Darwin y la vida mental de James incluía muchos, si no la mayoría, de los animales. Como sugiere esta descripción, los funcionalistas tendían a ver la conciencia como el centro de lo que se entendía por "lo mental". Sin embargo, los dos siguientes desarrollos arrojarían dudas significativas sobre la centralidad de la conciencia para definir lo mental. La relación exacta entre la ontología de lo mental y el significado de la conciencia sigue siendo un punto delicado que uno debe corregir si quiere desenredar este nudo de confusión (ver aquí para más información sobre este tema).

Luego, el video trae a Freud y narra que su interés estaba en el aspecto “inconsciente” de la vida mental humana, así como en las fuentes de la psicopatología y los posibles modos de tratamiento. Como es bien sabido, el pensamiento de Freud dio lugar a todo un sistema de pensamiento llamado psicoanálisis. Aunque la influencia de Freud fue monumental, el psicoanálisis se separó de la psicología académica convencional. Hay muchas razones por las que, pero una de las principales fue que muchos filósofos de la ciencia y psicólogos científicos criticaron o rechazaron el psicoanálisis por motivos epistemológicos. A pesar de esta brecha entre psicología y psicoanálisis, la idea central de Freud de que había mucho en el mundo de lo mental que era inconsciente se ha tejido en el tejido de nuestra comprensión moderna. Y, como señala el video, el enfoque psicodinámico sigue siendo visible en la psicología científica. Es una escuela de pensamiento que se centra en los procesos de desarrollo tempranos como el apego, las fuerzas de relación subconsciente, los procesos cognitivos primarios y secundarios (también conocidos como Sistema 1 y 2) y las defensas psicológicas que funcionan para mantener el equilibrio psíquico.

La cuarta gran influencia discutida fue el conductismo. Inicialmente motivados por el trabajo y los escritos de John Watson, los conductistas estaban interesados ​​en anclar firmemente la psicología a las ciencias naturales (especialmente la física), y se enfocaron en comportamientos observables que podrían medirse objetivamente y vincularse experimentalmente a resultados mensurables. Además, el concepto de comportamiento se adentra explícitamente en el reino animal. Como dijo Watson en su manifiesto de 1913, "El conductista, en sus esfuerzos por obtener un esquema unitario de respuesta animal, no reconoce una línea divisoria entre el hombre y la bestia". Aunque los supuestos ontológicos neuro-reflexivos de Watson se han rechazado en gran medida, el aspecto epistemológico del conductismo sigue siendo un desarrollo temático importante.

El video afirma correctamente que el estructuralismo, el funcionalismo, el psicoanálisis y el conductismo son las cuatro principales escuelas de pensamiento que intentaron enmarcar la ciencia de la psicología a principios del siglo XX. Definitivamente hubo otros (por ejemplo, gestaltistas, teóricos de la actividad), y las próximas tres décadas verían agregadas perspectivas adicionales. Más notablemente, la revolución de la ciencia cognitiva en la década de 1950 agregaría la poderosa perspectiva de que el sistema nervioso era un dispositivo de procesamiento de información que podría ser modelado por inteligencia artificial y computadoras.

Para los propósitos de este blog, esta breve narración de la historia de la psicología moderna es suficiente para ponernos al día. La identidad actual del campo puede pensarse como un matrimonio entre los métodos y la epistemología de la ciencia con una pluralidad de escuelas de pensamiento que enfatizan diferentes aspectos y encuadres de la conducta y los procesos mentales. Como se señala en el video, este matrimonio está justificado por la institución a través de la afirmación de que la mente / cerebro humano se considera lo más complicado del universo y siempre requerirá una pluralidad de enfoques para manejarlo.

Como consecuencia de este estado de cosas, el trabajo del psicólogo es dedicarse a la investigación científica en un área de interés. Esto significa que los científicos psicológicos están capacitados en los métodos de la ciencia del comportamiento. Aprenden a pensar críticamente, hacer inferencias basadas en la lógica y analizar datos basados ​​en estadísticas. Como tal, la mayoría de los psicólogos académicos se ganan la vida desarrollando programas de investigación que operacionalizan el problema de interés con definiciones sistemáticas, y luego proceden con estudios (experimentales o cuasi-experimentales o descriptivos) que producen datos sobre relaciones entre variables como características de situaciones específicas, la historia del desarrollo de una persona, varios estados mentales (p. ej., sentimientos, impulsos y pensamientos), patrones de relación (p. ej., competencia, atracción) y diferencias individuales, grupales o culturales.

El término técnico para este enfoque de la generación de conocimiento en psicología científica se llama "conductismo metodológico". Este término se refiere a la idea de que debido a que la ciencia debe basarse en la observación disponible desde una perspectiva en tercera persona, los datos deben provenir de los comportamientos. Por lo tanto, los "comportamientos" son lo que el psicólogo científico observa, mide y recopila datos. Los procesos mentales, entonces, son las "variables intervinientes" hipotéticas que funcionan para desempeñar un papel causal en los comportamientos observados, que generalmente se enmarcan como "variables dependientes".

El conductismo metodológico está ahora profundamente arraigado en la institución y domina la psicología estadounidense. La única excepción real es el 5% aproximadamente de los psicólogos que siguen la epistemología y la filosofía del comportamiento de Skinner, que se llama conductismo radical. Aunque hay mucho que decir sobre la línea de pensamiento de Skinner, que es bastante diferente al conductismo metodológico, está más allá del alcance de este ensayo. Más bien, el punto es que el conductismo metodológico es ahora la forma estándar de hacer psicología científica. En 1956, Bergman escribió: “Prácticamente todos los psicólogos estadounidenses, lo sepa o no, son hoy en día un conductista metodológico” (p. 270). Jay Moore (2012) lo expresó de esta manera:

El conductismo [metodológico] actualmente subyace en los programas de investigación de la corriente principal en psicología, así como en la socialización profesional en esa disciplina. Es la base de los cursos de métodos de investigación, diseño experimental y estadística en la mayoría de los departamentos de psicología de los colegios y universidades. Es la base de pruebas estandarizadas en la disciplina como el Examen de Expediente de Posgrado. La investigación y las explicaciones psicológicas que no son consistentes con estas características reciben menos peso, si es que tienen algún peso, en la comunidad científica, por ejemplo, como se refleja en las prácticas editoriales de las revistas y el apoyo a la investigación de las agencias subvencionadoras.

En resumen, la psicología científica moderna es un enfoque basado en métodos para un tema mal definido y posiblemente incoherente. Esta última afirmación está en el corazón de la UTOK. Como relata este blog, esencialmente me apoyé en reconocer la profundidad y el significado de este problema que la psicología tiene con la incoherencia. Como estudiante, simplemente había comprado las “justificaciones” de las instituciones para lo que era la psicología y por qué. Ahora me doy cuenta de que esto era absurdo. Debería haberme dicho desde el principio que existe un problema conceptual profundo y profundo con el tema de este campo. Como analogía, piense en cuánta atención se le da a la física al hecho de que existe un problema profundo y profundo en la comprensión de cómo podrían unificarse la mecánica cuántica y la relatividad general. Aunque algunos en física argumentan que los estudiantes deberían simplemente "callarse y calcular", todos en física son conscientes de que existe un problema conceptual. Lo mismo debería ser cierto en psicología.

Sin embargo, en psicología, casi nadie lo atiende con el título justificado. Más bien, al igual que los animales de manada, todo el mundo simplemente asiente y sonríe y dice: "Por supuesto que la mente / cerebro humano es complicado, por lo que tiene mucho sentido que no haya una concepción coherente de ella". Esta es una justificación de mierda. La razón es simple. El conocimiento científico genuino requiere una comprensión clara para avanzar de manera acumulativa. El psicólogo teórico Arthur Staats, recientemente fallecido, lo demostró muy claramente en su análisis de la historia de la física. La idea de que uno puede simplemente aplicar el método científico y tener algún tipo de garantía de que el conocimiento avanzará es errónea. Por lo tanto, el hecho de que la psicología convencional apenas mencione este problema y proceda a trasladar a los estudiantes y otros espectadores lo pasó con una débil justificación sobre la complejidad de la mente / cerebro, lo que hace que esto sea inevitable y que la aplicación de los métodos de la ciencia los salvará es como por arte de magia. es, en mi opinión profesional, básicamente fraudulenta.

Un nuevo enfoque científico basado en una metafísica descriptiva clara, referentes ontológicos y formulaciones metateóricas

La UTOK proporciona una nueva forma de abordar la psicología científica. Una forma de enmarcar el enfoque dado por UTOK a la psicología científica es describirlo como un cambio fundamental desde la justificación de la corriente principal de que es una ciencia basada en el "conductismo metodológico" a una psicología científica que se basa en una ontología coherente de lo mental, que se puede llamar "conductismo mental". O, más simplemente, la UTOK nos brinda un enfoque de la psicología científica que se basa en una teoría sobre lo que es lo mental en el mundo. Para lograr esta comprensión de la ontología de lo mental, la UTOK proporciona sistemas metafísicos descriptivos que nos brindan un vocabulario y un sistema de definición en red de lo que se refiere a lo mental, así como marcos metateóricos que asimilan e integran las ideas clave de las “escuelas dispersas”. del pensamiento ”en un todo mucho más completo, coherente e inteligible.

UTOK inicia este proceso con un nuevo mapa de la ciencia natural-humana y cómo mapea la realidad óntica desde el Big Bang hasta el presente. La razón por la que es necesaria una visión tan amplia es porque los problemas de la psicología con su tema se derivan del fracaso de la Ilustración para producir una metafísica coherente que pudiera dar una visión integral tanto del mundo material como de la ontología del mental. Que este es el caso es obvio si reflexionas sobre ello. El problema mente-cuerpo es omnipresente, y vemos un sinfín de enfoques y debates sobre la naturaleza de la conciencia y la causalidad mental en la filosofía de la mente (ver, por ejemplo, aquí). La UTOK etiqueta el fracaso en generar una cosmovisión científica coherente que incluya tanto el mundo material como el mental como la "Brecha de la Iluminación". Más específicamente, la Brecha de la Ilustración se refiere al fracaso de los eruditos de la Ilustración para desarrollar un sistema coherente de comprensión de las relaciones adecuadas entre (a) materia y mente y (b) conocimiento científico y social (ver aquí para un resumen más extenso). Desde la posición ventajosa de UTOK, el problema de la psicología surge de la larga sombra proyectada por la Brecha de la Iluminación.

Para hacer brillar la luz en la oscuridad, la UTOK adelanta el Sistema del Árbol del Conocimiento, que es la primera de las ocho ideas clave que forman formalmente la metapsicología de la UTOK. El sistema ToK es un nuevo mapa de la gran historia que proporciona una nueva forma de pensar sobre el conjunto de las ciencias naturales. Divide la realidad óntica (es decir, la realidad que existe independientemente del conocimiento humano) en cuatro dimensiones diferentes de complejificación llamadas Materia, Vida, Mente y Cultura y alinea esas dimensiones en la naturaleza con cuatro amplias clases de ciencia (física, biológica, psicológica). y social). La TdC también muestra cómo la ciencia es un tipo particular de sistema de justificación que surge de la cultura hace aproximadamente 500 años.

Fundamentalmente, la TdC proporciona un sistema metafísico descriptivo que puede mapear la ontología de la Mente y la Cultura. Se trata de un cambio de juego en lo que respecta a la psicología y las ciencias sociales y cómo se relacionan entre sí, la biología y la física, así como los sistemas de conocimiento humano más generales. Específicamente, la TdC define "Mente" como el plano "animal-mental" de la conducta adaptativa compleja, mediada por procesos neurocognitivos. Además, define "Cultura" como el plano de existencia "persona-cultura" mediado por el lenguaje y la justificación consciente de sí misma.

Yendo directo al meollo del asunto, esto sugiere una nueva ontología que puede fundamentar la psicología y su necesidad de tener un mapa viable de lo mental. Nótese que "el comportamiento y los procesos mentales" no se asignan directamente a los dos planos de existencia. Es decir, “comportamiento y procesos mentales” se referirían a ambos tipos de actividad (Animal / Mental y Persona / Cultura), ni tampoco diferenciaría entre ellos. Esto se debe a que no existe, en la psicología convencional, una comprensión general clara de cómo diferenciar los procesos / comportamientos mentales de los animales de los seres vivos, y diferenciar los procesos / comportamientos mentales de las personas humanas de los animales.Además, debido a que la psicología científica define los "comportamientos" como una consecuencia de los métodos, entrelaza sus métodos de conocimiento con la ontología del tema que está tratando de estudiar, lo que da como resultado una confusión y un equívoco de términos sin fin. Por el contrario, la UTOK proporciona un sistema metafísico descriptivo claro que nos permite un mapa ontológico nuevo y coherente de estos dos dominios claramente distinguibles de lo mental (es decir, animal-mental, persona-cultura).

Pero no termina con análisis de definición. Más bien, la UTOK además da formulaciones metateóricas para estos dos amplios dominios. Este puente entre la metafísica y la metateoría es único y una de las cosas que hace que UTOK sea un enfoque cualitativamente diferente al problema mente-cuerpo (ver aquí para más información sobre esto). La tercera idea clave de UTOK, la teoría de la inversión conductual, proporciona una metateoría para la dimensión Mente (o Animal-Mental) de la existencia. BIT integra conocimientos de bioenergética, neurobiología, etología y sociobiología, y los puntos de vista de los sistemas conductuales, cognitivos y de desarrollo que se han tomado para explicar las relaciones animales "mente-cerebro-comportamiento". BIT postula que el sistema nervioso evolucionó como un procesamiento de información y un sistema de valor de inversión que coordina la acción de los animales hacia caminos de inversión basados ​​en el gasto de energía, el costo, el riesgo y enmarcado por amplios principios relacionados con la evolución, el desarrollo, el aprendizaje y el control computacional. A su validez se suma el hecho de que BIT es muy consistente con trabajos recientes en neurociencia sobre procesamiento predictivo y en ciencia cognitiva sobre la función central de los procesos cognitivos que se encuentran en lo que John Vervaeke llama "realización de relevancia recursiva".

Lo que surge de este análisis es que una forma importante de enmarcar lo "mental" es considerarlo un adjetivo que primero se refiere a un tipo particular de patrón de comportamiento en la naturaleza. La categoría está claramente descrita por la TdC como la dimensión de la complejidad de la Mente. La conducta mental, entonces, es un marco ontológico para lo mental al nivel del animal. Este marco se alinea con ambos enfoques conductuales en psicología y filosofía (por ejemplo, Ryle), aunque con un giro importante. Según UTOK, a través de BIT, los comportamientos mentales son inversiones conductuales realizadas por animales mediadas por el cerebro y el sistema nervioso que producen un efecto funcional en la relación con el medio ambiente animal. Por lo tanto, UTOK ofrece un enfoque conductual filosóficamente sofisticado de lo mental que se conecta con una metateoría coherente de por qué los animales actúan, piensan y sienten de la manera que lo hacen.

La segunda idea clave de UTOK proporciona la comprensión metateórica de cómo nuestros ancestros homínidos evolucionaron hasta convertirse en personas humanas modernas. La teoría de los sistemas de justificación explica cómo la evolución del lenguaje proposicional creó el “problema de la justificación” y este fue un problema evolutivo adaptativo que dio forma a las características de diseño del ego humano (ver aquí una definición). Esto nos permite entender la Cultura con “C” mayúscula como un conjunto de sistemas de justificación a gran escala que coordinan la actividad de las personas y generan un sentido colectivo de lo que es y debe ser. Cuando se agrega JUST a BIT, ahora tenemos un marco ontológico para el comportamiento mental humano. Además, UTOK muestra cómo podemos entender cómo el comportamiento mental humano es simultáneamente continuo con el comportamiento mental animal a través de BIT y al mismo tiempo discontinuo a través de JUST.

Estos conocimientos avanzan enormemente el panorama y muestran cuán enormemente confusos están los conceptos de “comportamiento” y “procesos mentales” en la literatura convencional. La UTOK enfatiza este punto con dos mapas adicionales, uno que especifica cómo entender el concepto de comportamiento en general y el otro que especifica los principales tipos y dominios de procesos mentales. Específicamente, la tabla periódica de comportamiento muestra que el comportamiento es un concepto central en la ciencia. Es decir, la ciencia natural empírica moderna trata de mapear los patrones de comportamiento en la naturaleza que ocurren en diferentes niveles y dimensiones. Como lo enmarca este blog, el PTB brinda un análisis de 3 niveles por 4 dimensiones de tipos de comportamiento natural que mapea de manera efectiva los dominios clave de la ciencia, desde la mecánica cuántica hasta la sociología, en 12 pisos diferentes de análisis.

El Mapa de la Mente1,2,3 destaca que hay dominios muy diferentes de los procesos mentales, y dependen tanto del referente ontológico como del punto de vista epistemológico desde el que se opera. El Mapa de la Mente1,2,3 muestra cómo entender los procesos mentales como una combinación de tres capas ontológicas (neurocognición, experiencia consciente subjetiva, justificación verbal autoconsciente) mediante dos puntos de vista epistemológicos (primera y tercera persona). El mapa resultante de procesos mentales da cinco dominios diferentes, que incluyen neurocognición (Mente1a), actividad animal abierta (Mente1b), experiencia consciente subjetiva (Mente2), narración privada (Mente3b) y narración pública (Mente3b).

Estas nuevas herramientas metafísicas descriptivas nos permiten definir comportamientos y procesos mentales con una precisión cualitativamente mayor. Cuando se combinan con las ideas metateóricas dadas por BIT y JUST, se da una nueva ontología coherente de lo mental. El resultado es la base conceptual para un enfoque fundamentalmente nuevo de la psicología científica.

El hecho de que estemos hablando de una científico la psicología nos lleva al punto final que debe hacerse para lograr una claridad total. Una de las grandes luchas de la psicología moderna siempre ha sido la relación entre el compromiso de la ciencia con una epistemología "objetiva" y el hecho de que un dominio clave de su tema es la perspectiva "subjetiva" que cada persona única tiene sobre el mundo. Sin embargo, los métodos de la ciencia parecen ser ciegos para especificar la naturaleza de esa subjetividad. Son necesarios varios movimientos para resolver este problema de manera efectiva. Ya mostramos la necesidad de desarrollar una ontología científica que nos brinde una forma de comprender en general la evolución de lo mental que incluya marcos científicos para la experiencia subjetiva animal y la reflexión narrativa autoconsciente del ser humano.

El siguiente paso tiene que ver con el reconocimiento de la distinción epistemológica entre el juego del lenguaje de la ciencia y la experiencia subjetiva idiográfica. El conocimiento científico es, bueno, cualitativamente diferente del conocimiento subjetivo idiográfico. Es cuantitativo, observable "desde el exterior" y se centra en enmarcar y explicar el mundo en términos de generalizaciones legales que se derivan de teorías y entendimientos científicos. En contraste, el conocimiento subjetivo es su experiencia fenomenológica y cualitativa única en primera persona de estar en el mundo. Está lleno de colores, sabores, significados, etc. Es único, específico, basado en lo empírico-real (en oposición a la teoría generalizada) y masivamente contingente. Mucho de lo que es idiográfico es, para la ciencia, "error" que es una función de contingencia.

¿Cómo maneja la UTOK esto? Introduce una psicotecnología llamada iQuad Coin, que se diferencia de la ontología científica, enmarcada por el Árbol del conocimiento. La moneda funciona como un marcador de posición simbólico para el conocedor idiográfico único, cuya experiencia es subjetiva, cualitativa, contingente, específica y particular. La UTOK sostiene que el lenguaje de la ciencia es en gran parte ciego a este aspecto de la realidad, similar a la forma en que la ciencia es ciega al lenguaje de la ética.

Por lo tanto, la imagen completa de una psicología científica coherente debe incluir los tres pasos de (1) diferenciar los comportamientos mentales de los animales de los vivos (2) diferenciar los comportamientos mentales de las personas humanas de otros animales y (3) diferenciar los comportamientos objetivos, cuantitativos y científicos. , lenguaje conductual en tercera persona de la ciencia y su descripción teórica del mundo desde el lenguaje subjetivo, cualitativo, idiográfico, de perspectiva en primera persona del agente subjetivo que vive en el mundo “real”.

El fracaso en lograr una imagen coherente de la ontología de lo mental ha sido el pequeño y sucio secreto de la psicología que se ha estado escondiendo a plena vista durante más de 100 años. Ha llegado el momento de afrontar este hecho. Identificando claramente las distinciones ontológicas entre (1) los planos de comportamiento animal-mental y (2) los planos de conducta cultural-persona en la ciencia, y (3) diferenciando la epistemología del juego de lenguaje utilizado por la ciencia del juego de lenguaje idiográfico y subjetivo utilizado por parte de los individuos, la Teoría Unificada da lugar a un nuevo enfoque de la psicología científica que se basa en una clara ontología de lo mental.

Después de más de un siglo de confusión y círculos de debate interminables sobre el problema de la mente y el cuerpo, ahora es el momento de un cambio fundamental hacia una cosmovisión naturalista coherente que pueda revitalizar el alma y el espíritu humanos en el siglo XXI.


Contenido

Teoría de juegos clásica Editar

La teoría clásica de juegos no cooperativos fue concebida por John von Neumann para determinar las estrategias óptimas en las competencias entre adversarios. Un concurso involucra a jugadores, todos los cuales tienen una opción de movimientos. Los juegos pueden ser de una sola ronda o repetitivos. El enfoque que adopta un jugador para realizar sus movimientos constituye su estrategia. Las reglas gobiernan el resultado de los movimientos realizados por los jugadores, y los resultados producen pagos para las reglas de los jugadores y los pagos resultantes pueden expresarse como árboles de decisión o en una matriz de pagos. La teoría clásica requiere que los jugadores tomen decisiones racionales. Cada jugador debe considerar el análisis estratégico que están haciendo sus oponentes para elegir sus propios movimientos. [4] [5]

El problema del comportamiento ritualizado Editar

La teoría de los juegos evolutivos comenzó con el problema de cómo explicar el comportamiento animal ritualizado en una situación de conflicto "¿por qué los animales son tan 'caballerosos o femeninos' en las competencias por los recursos?" Los principales etólogos Niko Tinbergen y Konrad Lorenz propusieron que tal comportamiento existe en beneficio de la especie. John Maynard Smith consideró que eso es incompatible con el pensamiento darwiniano, [6] donde la selección ocurre a nivel individual, por lo que el interés propio se recompensa mientras que la búsqueda del bien común no. Maynard Smith, un biólogo matemático, recurrió a la teoría de juegos sugerida por George Price, aunque los intentos de Richard Lewontin de utilizar la teoría habían fracasado. [7]

Adaptando la teoría de juegos a los juegos evolutivos Editar

Maynard Smith se dio cuenta de que una versión evolutiva de la teoría de juegos no requiere que los jugadores actúen racionalmente, solo que tengan una estrategia. Los resultados de un juego muestran lo buena que era esa estrategia, al igual que la evolución prueba estrategias alternativas para la capacidad de sobrevivir y reproducirse. En biología, las estrategias son rasgos heredados genéticamente que controlan la acción de un individuo, de forma análoga a los programas informáticos. El éxito de una estrategia está determinado por qué tan buena es la estrategia en presencia de estrategias en competencia (incluyéndose a sí misma) y por la frecuencia con la que se utilizan esas estrategias. [8] Maynard Smith describió su trabajo en su libro. La evolución y la teoría de juegos. [9]

Los participantes tienen como objetivo producir tantas réplicas de sí mismos como puedan, y la recompensa está en unidades de aptitud (valor relativo para poder reproducirse). Siempre es un juego multijugador con muchos competidores. Las reglas incluyen la dinámica del replicador, en otras palabras, cómo los jugadores más aptos generarán más réplicas de sí mismos en la población y cómo se seleccionarán los menos aptos, en una ecuación del replicador. La dinámica del replicador modela la herencia pero no la mutación, y asume la reproducción asexual en aras de la simplicidad. Los juegos se ejecutan repetidamente sin condiciones de finalización. Los resultados incluyen la dinámica de los cambios en la población, el éxito de las estrategias y cualquier estado de equilibrio alcanzado. A diferencia de la teoría de juegos clásica, los jugadores no eligen su estrategia y no pueden cambiarla: nacen con una estrategia y su descendencia hereda esa misma estrategia. [10]

Modelos Editar

La teoría de juegos evolutivos analiza los mecanismos darwinianos con un modelo de sistema con tres componentes principales: población, juego, y dinámica del replicador. El proceso del sistema tiene cuatro fases:

1) El modelo (como la propia evolución) se ocupa de un población (Pn). La población exhibirá variación entre los individuos competidores. En el modelo, esta competencia está representada por el juego.

2) El juego pone a prueba las estrategias de los individuos bajo las reglas del juego. Estas reglas producen diferentes beneficios, en unidades de aptitud (la tasa de producción de la descendencia). Los individuos contendientes se encuentran en competencias por parejas con otros, normalmente en una distribución muy variada de la población. La combinación de estrategias en la población afecta los resultados de la recompensa al alterar las probabilidades de que cualquier individuo pueda encontrarse en competencias con diversas estrategias. Los individuos abandonan el juego por parejas con una aptitud resultante determinada por el resultado del concurso, representado en un matriz de pagos.

3) Sobre la base de esta aptitud resultante, cada miembro de la población se somete a replicación o eliminación determinada por las matemáticas exactas de la proceso de dinámica del replicador. Este proceso general luego produce una nueva generación P (n + 1). Cada individuo superviviente ahora tiene un nuevo nivel de condición física determinado por el resultado del juego.

4) La nueva generación reemplaza a la anterior y el ciclo se repite. La mezcla de población puede converger en una estado evolutivamente estable que no puede ser invadido por ninguna estrategia mutante.

La teoría de juegos evolutivos abarca la evolución darwiniana, incluida la competencia (el juego), la selección natural (dinámica del replicador) y la herencia. La teoría de juegos evolutivos ha contribuido a la comprensión de la selección de grupos, la selección sexual, el altruismo, el cuidado de los padres, la coevolución y la dinámica ecológica. Muchas situaciones contrarias a la intuición en estas áreas se han asentado sobre una base matemática firme mediante el uso de estos modelos. [11]

La forma común de estudiar la dinámica evolutiva en los juegos es a través de ecuaciones de replicación. Estos muestran la tasa de crecimiento de la proporción de organismos que utilizan una determinada estrategia y esa tasa es igual a la diferencia entre la rentabilidad media de esa estrategia y la rentabilidad media de la población en su conjunto. [12] Las ecuaciones de replicador continuo asumen poblaciones infinitas, tiempo continuo, mezcla completa y que las estrategias se reproducen de forma real. Los atractores (puntos fijos estables) de las ecuaciones son equivalentes a estados evolutivamente estables. Una estrategia que puede sobrevivir a todas las estrategias "mutantes" se considera evolutivamente estable. En el contexto del comportamiento animal, esto generalmente significa que tales estrategias están programadas y fuertemente influenciadas por la genética, lo que hace que la estrategia de cualquier jugador u organismo esté determinada por estos factores biológicos. [13] [14]

Los juegos evolutivos son objetos matemáticos con diferentes reglas, recompensas y comportamientos matemáticos. Cada "juego" representa diferentes problemas con los que los organismos tienen que lidiar y las estrategias que pueden adoptar para sobrevivir y reproducirse. Los juegos evolutivos a menudo reciben nombres coloridos e historias de portada que describen la situación general de un juego en particular. Los juegos representativos incluyen halcón-paloma, [1] guerra de desgaste, [15] caza del ciervo, productor-gorjeador, tragedia de los comunes y el dilema del prisionero. Las estrategias para estos juegos incluyen halcón, paloma, burgués, probador, desertor, asesor y vengador. Las diversas estrategias compiten bajo las reglas del juego en particular, y las matemáticas se utilizan para determinar los resultados y comportamientos.

Paloma halcón Editar

El primer juego que analizó Maynard Smith es el clásico halcón paloma [un juego. Fue concebido para analizar el problema de Lorenz y Tinbergen, un concurso sobre un recurso compartible. Los concursantes pueden ser un halcón o una paloma. Estos son dos subtipos o morfos de una especie con estrategias diferentes. El halcón primero muestra agresión, luego se convierte en una pelea hasta que gana o se lesiona (pierde). La paloma primero muestra agresión, pero si se enfrenta a una escalada importante, corre por seguridad. Si no se enfrenta a tal escalada, la paloma intenta compartir el recurso. [1]

Matriz de pagos para el juego de la paloma halcón
se encuentra con halcón se encuentra con la paloma
si halcón V / 2 - C / 2 V
si paloma 0 V / 2

Dado que al recurso se le asigna el valor V, el daño por perder una pelea tiene un costo C: [1]

  • Si un halcón se encuentra con una paloma, obtiene el recurso completo V
  • Si un halcón se encuentra con un halcón, la mitad de las veces gana y la otra mitad pierde. por lo que el resultado promedio es V / 2 menos C / 2
  • Si una paloma se encuentra con un halcón, retrocederán y no obtendrán nada - 0
  • Si una paloma se encuentra con una paloma, ambos comparten el recurso y obtienen V / 2

Sin embargo, la recompensa real depende de la probabilidad de encontrar un halcón o una paloma, que a su vez es una representación del porcentaje de halcones y palomas en la población cuando se lleva a cabo una competencia en particular. Eso, a su vez, está determinado por los resultados de todos los concursos anteriores. Si el costo de perder C es mayor que el valor de ganar V (la situación normal en el mundo natural), las matemáticas terminan en una estrategia evolutivamente estable (ESS), una combinación de las dos estrategias donde la población de halcones es V / C . La población retrocede a este punto de equilibrio si nuevos halcones o palomas provocan una perturbación temporal en la población. La solución del juego de la paloma halcón explica por qué la mayoría de los concursos de animales implican solo comportamientos de lucha ritual en los concursos en lugar de batallas directas. El resultado no depende en absoluto de los comportamientos "buenos de la especie" como sugiere Lorenz, sino únicamente de la implicación de las acciones de los llamados genes egoístas. [1]

Guerra de desgaste Editar

En el juego de la paloma halcón, el recurso se puede compartir, lo que da recompensas a las dos palomas que se encuentran en un concurso por parejas. Donde el recurso no se puede compartir, pero un recurso alternativo podría estar disponible retrocediendo y probando en otro lugar, las estrategias de halcón puro o paloma son menos efectivas. Si un recurso que no se puede compartir se combina con un alto costo de perder un concurso (lesión o posible muerte), las recompensas tanto del halcón como de la paloma disminuyen aún más. Una estrategia más segura de exhibición de menor costo, fanfarronear y esperar para ganar, es entonces viable: una estrategia de fanfarronear. El juego se convierte entonces en uno de costos acumulados, ya sea los costos de exhibición o los costos de un compromiso prolongado sin resolver. En efecto, es una subasta en la que el ganador es el concursante que se tragará el mayor costo, mientras que el perdedor obtiene el mismo costo que el ganador pero sin recursos. [15] Las matemáticas resultantes de la teoría de juegos evolutivos conducen a una estrategia óptima de farol cronometrado. [dieciséis]

Esto se debe a que en la guerra de desgaste cualquier estrategia que sea inquebrantable y predecible es inestable, porque finalmente será desplazada por una estrategia mutante que se basa en el hecho de que puede mejorar la estrategia predecible existente invirtiendo un delta extra pequeño de recurso de espera. para asegurarse de que gane. Por lo tanto, solo una estrategia aleatoria e impredecible puede mantenerse en una población de fanfarrones.Los concursantes, en efecto, eligen un costo aceptable en el que incurrir en relación con el valor del recurso que se busca, haciendo efectivamente una oferta aleatoria como parte de una estrategia mixta (una estrategia en la que un concursante tiene varias, o incluso muchas, acciones posibles en su estrategia ). Esto implementa una distribución de ofertas para un recurso de valor específico V, donde la oferta para cualquier concurso específico se elige al azar de esa distribución. La distribución (una ESS) se puede calcular utilizando el teorema de Bishop-Cannings, que es válido para cualquier ESS de estrategia mixta. [17] Parker y Thompson determinaron que la función de distribución en estos concursos era:

El resultado es que la población acumulada de personas que dejan de fumar para cualquier costo particular m en esta solución de "estrategia mixta" es:

como se muestra en el gráfico adyacente. Se confirma la intuición de que un mayor valor del recurso buscado conduce a mayores tiempos de espera. Esto se observa en la naturaleza, como en los machos de las moscas del estiércol que compiten por los lugares de apareamiento, donde el momento de la desconexión en las competencias es el que predice la teoría de la evolución matemática. [18]

Asimetrías que permiten nuevas estrategias Editar

En la guerra de desgaste no debe haber nada que indique el tamaño de una oferta a un oponente, de lo contrario, el oponente puede usar la señal en una contraestrategia efectiva. Sin embargo, existe una estrategia mutante que puede ser mejor para un fanfarrón en el juego de la guerra de desgaste si existe una asimetría adecuada, la estrategia burguesa. Bourgeois usa una asimetría de algún tipo para romper el punto muerto. En la naturaleza, una de esas asimetrías es la posesión de un recurso. La estrategia es jugar un halcón si está en posesión del recurso, pero mostrar y luego retirarse si no está en posesión. Esto requiere una mayor capacidad cognitiva que el halcón, pero el burgués es común en muchos concursos de animales, como en los concursos entre camarones mantis y entre mariposas de madera moteada.

Comportamiento social Editar

Juegos como la paloma halcón y la guerra de desgaste representan una competencia pura entre individuos y no tienen elementos sociales asociados. Cuando se aplican las influencias sociales, los competidores tienen cuatro posibles alternativas para la interacción estratégica. Esto se muestra en la figura adyacente, donde un signo más representa un beneficio y un signo menos representa un costo.

  • en un cooperativa o mutualista La relación tanto "donante" como "receptor" son casi indistinguibles ya que ambos obtienen un beneficio en el juego cooperando, es decir, la pareja se encuentra en una situación de juego en la que ambos pueden ganar ejecutando una determinada estrategia, o alternativamente ambos deben actuar. en conjunto debido a algunas limitaciones generales que los colocan efectivamente "en el mismo barco".
  • En un altruista La relación con el donante, a costa de sí mismo, proporciona un beneficio al receptor. En el caso general, el receptor tendrá una relación de parentesco con el donante y la donación es unidireccional. Los comportamientos en los que los beneficios se donan alternativamente (en ambas direcciones) a un costo, a menudo se denominan "altruistas", pero en el análisis se puede ver que ese "altruismo" surge de estrategias "egoístas" optimizadas.
  • Despecho es esencialmente una forma "inversa" de altruismo en la que un aliado es ayudado por dañar a los competidores del aliado. El caso general es que el aliado está relacionado con un pariente y el beneficio es un entorno competitivo más fácil para el aliado. Nota: George Price, uno de los primeros modeladores matemáticos tanto del altruismo como del rencor, encontró esta equivalencia particularmente inquietante a nivel emocional.[19]
  • Egoísmo es el criterio básico de toda elección estratégica desde la perspectiva de la teoría de juegos: las estrategias que no tienen como objetivo la supervivencia y la autorreplicación no son largas para ningún juego. Sin embargo, de manera crítica, esta situación se ve afectada por el hecho de que la competencia se lleva a cabo en múltiples niveles, es decir, a nivel genético, individual y grupal.

A primera vista, puede parecer que los concursantes de los juegos evolutivos son los individuos presentes en cada generación que participan directamente en el juego. Pero los individuos viven solo a través de un ciclo de juego y, en cambio, son las estrategias las que realmente compiten entre sí durante la duración de estos juegos de muchas generaciones. Así que, en última instancia, son los genes los que juegan una competencia completa: los genes egoístas de la estrategia. Los genes en disputa están presentes en un individuo y, hasta cierto punto, en todos los parientes del individuo. A veces, esto puede afectar profundamente qué estrategias sobreviven, especialmente con problemas de cooperación y deserción. William Hamilton, [21] conocido por su teoría de la selección de parentesco, exploró muchos de estos casos utilizando modelos de teoría de juegos. El tratamiento relacionado con el parentesco de los concursos de juegos [22] ayuda a explicar muchos aspectos del comportamiento de los insectos sociales, el comportamiento altruista en las interacciones entre padres e hijos, los comportamientos de protección mutua y el cuidado cooperativo de la descendencia. Para tales juegos, Hamilton definió una forma extendida de fitness: fitness inclusivo, que incluye la descendencia de un individuo, así como cualquier descendencia equivalente que se encuentre en los parientes.

La aptitud se mide en relación con la población promedio, por ejemplo, aptitud = 1 significa crecimiento a la tasa promedio de la población, aptitud & lt 1 significa tener una participación decreciente en la población (desapareciendo), aptitud & gt 1 significa una participación creciente en la población (asumiendo el control).

La aptitud inclusiva de un individuo wI es la suma de su idoneidad específica de sí mismo aI más la idoneidad específica de todos y cada uno de los relativos ponderados por el grado de relación que equivale a la suma de todo rj*Bj. dónde rj es la relación de un pariente específico y Bj es la aptitud de ese pariente específico - produciendo:

Si un individuoI sacrifica su "propia aptitud promedio equivalente de 1" al aceptar un costo de aptitud C, y luego "recuperar esa pérdida", wI aún debe ser 1 (o mayor que 1). y usando R * B para representar la sumatoria da como resultado:

Hamilton fue más allá de la relación de parentesco para trabajar con Robert Axelrod, analizando juegos de cooperación en condiciones que no involucraban a los parientes donde entraba en juego el altruismo recíproco. [23]

Eusocialidad y selección de parentesco Editar

Los trabajadores de insectos eusociales pierden los derechos reproductivos de su reina. Se ha sugerido que la selección de parentesco, basada en la composición genética de estos trabajadores, puede predisponerlos a comportamientos altruistas. [24] La mayoría de las sociedades eusociales de insectos tienen una determinación sexual haplodiploide, lo que significa que los trabajadores están inusualmente estrechamente relacionados. [25]

Esta explicación de la eusocialidad de los insectos, sin embargo, ha sido cuestionada por algunos teóricos de los juegos evolutivos muy conocidos (Nowak y Wilson) [26] que han publicado una controvertida explicación de la teoría de los juegos alternativos basada en un desarrollo secuencial y efectos de selección de grupo propuestos para estos insectos. especies. [27]

El dilema del prisionero editar

Una dificultad de la teoría de la evolución, reconocida por el propio Darwin, fue el problema del altruismo. Si la base de la selección es a nivel individual, el altruismo no tiene ningún sentido. Pero la selección universal a nivel de grupo (por el bien de la especie, no del individuo) no pasa la prueba de las matemáticas de la teoría de juegos y ciertamente no es el caso general en la naturaleza. [28] Sin embargo, en muchos animales sociales existe un comportamiento altruista. La solución a este problema se puede encontrar en la aplicación de la teoría de juegos evolutivos al juego del dilema del prisionero, un juego que pone a prueba los beneficios de cooperar o desertar de la cooperación. Es el juego más estudiado de toda la teoría de juegos. [29]

El análisis del dilema del prisionero es como un juego repetitivo. Esto brinda a los competidores la posibilidad de tomar represalias por la deserción en rondas anteriores del juego. Se han probado muchas estrategias; las mejores estrategias competitivas son la cooperación general, con una respuesta de represalia reservada si es necesario. [30] El más famoso y uno de los más exitosos es el ojo por ojo con un algoritmo simple.

El pago de una sola ronda del juego se define mediante la matriz de pagos de un juego de una sola ronda (que se muestra en el gráfico de barras 1 a continuación). En los juegos de varias rondas, las diferentes opciones (cooperar o fallar) se pueden realizar en cualquier ronda en particular, lo que da como resultado una determinada ronda de recompensas. Sin embargo, son las posibles recompensas acumuladas en las múltiples rondas las que cuentan para dar forma a las recompensas generales de las diferentes estrategias de múltiples rondas, como el ojo por ojo.

Ejemplo 1: El sencillo juego del dilema del prisionero de una sola ronda. Las recompensas del clásico juego del dilema del prisionero le dan al jugador una recompensa máxima si desertan y su pareja coopera (esta elección se conoce como tentación). Sin embargo, si el jugador coopera y su compañero falla, obtiene el peor resultado posible (la recompensa de los tontos). En estas condiciones de pago, la mejor opción (un equilibrio de Nash) es desertar.

Ejemplo 2: el dilema del prisionero se reprodujo repetidamente. La estrategia empleada es ojo por ojo que altera los comportamientos en función de la acción realizada por un socio en la ronda anterior, es decir, recompensa la cooperación y castiga la deserción. El efecto de esta estrategia en la recompensa acumulada durante muchas rondas es producir una mayor recompensa por la cooperación de ambos jugadores y una menor recompensa por la deserción. Esto elimina la tentación de desertar. La recompensa de los tontos también se reduce, aunque la "invasión" por una estrategia de deserción pura no se elimina por completo.

Rutas hacia el altruismo Editar

El altruismo tiene lugar cuando un individuo, a un costo (C) para sí mismo, ejerce una estrategia que proporciona un beneficio (B) a otro individuo. El costo puede consistir en una pérdida de capacidad o recurso que ayuda en la batalla por la supervivencia y la reproducción, o un riesgo adicional para su propia supervivencia. Las estrategias de altruismo pueden surgir a través de:

Se ha argumentado que los comportamientos humanos en el establecimiento de sistemas morales, así como el gasto de energías significativas en la sociedad humana para rastrear las reputaciones individuales, es un efecto directo de la dependencia de las sociedades en estrategias de reciprocidad indirecta. [33]

Los organismos que utilizan la puntuación social se denominan discriminadores y requieren un mayor nivel de cognición que las estrategias de reciprocidad directa simple. Como dijo el biólogo evolucionista David Haig: "Para la reciprocidad directa se necesita un rostro para la reciprocidad indirecta se necesita un nombre".

La estrategia evolutivamente estable Editar

La estrategia evolutivamente estable (ESS) es similar al equilibrio de Nash en la teoría de juegos clásica, pero con criterios matemáticamente extendidos. El equilibrio de Nash es un equilibrio de juego en el que no es racional que ningún jugador se desvíe de su estrategia actual, siempre que los demás se adhieran a sus estrategias. Un ESS es un estado de la dinámica del juego en el que, en una población muy grande de competidores, otra estrategia mutante no puede ingresar con éxito en la población para perturbar la dinámica existente (que a su vez depende de la mezcla de la población). Por lo tanto, una estrategia exitosa (con una ESS) debe ser efectiva contra los competidores cuando es raro (ingresar a la población competidora anterior, y exitosa cuando más tarde en una alta proporción de la población) para defenderse. Esto, a su vez, significa que la estrategia debe tener éxito cuando compite con otros exactamente como ella. [36] [37] [38]

  • Una estrategia óptima: eso maximizaría la aptitud, y muchos estados de ESS están muy por debajo de la aptitud máxima alcanzable en un panorama de aptitud. (Vea el gráfico de la paloma halcón arriba como un ejemplo de esto).
  • Una solución singular: a menudo pueden existir varias condiciones de ESS en una situación competitiva. Una competencia en particular podría estabilizarse en cualquiera de estas posibilidades, pero más tarde una perturbación importante en las condiciones puede mover la solución a uno de los estados alternativos de ESS.
  • Siempre presente: es posible que no haya ESS. Un juego evolutivo sin ESS es "piedra-tijera-papel", como se encuentra en especies como el lagarto manchado lateral (Uta stansburiana).
  • Una estrategia inmejorable: la ESS es solo una estrategia invencible.

El estado de la ESS puede resolverse explorando la dinámica del cambio de población para determinar una ESS, o resolviendo ecuaciones para las condiciones de puntos estacionarios estacionarios que definen una ESS. [40] Por ejemplo, en el juego de la paloma halcón podemos buscar si existe una condición de mezcla de población estática donde la aptitud de las palomas será exactamente la misma que la aptitud de los halcones (por lo tanto, ambos tienen tasas de crecimiento equivalentes - un punto estático).

Deje que la probabilidad de encontrar un halcón = p, por lo tanto, la probabilidad de encontrar una paloma es (1-p)

Deje que Whawk sea igual a la recompensa por halcón.

Whawk = recompensa en la posibilidad de encontrar una paloma + recompensa en la posibilidad de encontrar un halcón

Tomando los resultados de la matriz de pagos y conectándolos a la ecuación anterior:

Igualando las dos formas, halcón y paloma

así que para este "punto estático" donde el porcentaje de población es un ESS resuelve ser ESS(porcentaje de halcón)=V / C

De manera similar, usando desigualdades, se puede demostrar que un halcón o una paloma mutante adicional que ingresa a este estado ESS eventualmente resulta en una menor aptitud para su tipo, tanto un verdadero equilibrio de Nash como un equilibrio de ESS. Este ejemplo muestra que cuando los riesgos de lesión o muerte en un concurso (el costo C) es significativamente mayor que la recompensa potencial (el valor del beneficio V), la población estable estará mezclada entre agresores y palomas, y la proporción de palomas superará ese valor. de los agresores. Esto explica los comportamientos observados en la naturaleza.

Tijeras de papel piedra Editar

Las tijeras de piedra, papel incorporadas en un juego evolutivo se han utilizado para modelar procesos naturales en el estudio de la ecología. [41] Utilizando métodos de economía experimental, los científicos han utilizado juegos de RPS para probar comportamientos dinámicos evolutivos sociales humanos en laboratorios. Los comportamientos cíclicos sociales, predichos por la teoría de juegos evolutivos, se han observado en varios experimentos de laboratorio. [42] [43]

Lagarto de manchas laterales juega el RPS y otros juegos cíclicos Editar

El primer ejemplo de RPS en la naturaleza se vio en los comportamientos y los colores de la garganta de un pequeño lagarto del oeste de América del Norte. El lagarto de manchas laterales (Uta stansburiana) es polimórfico con tres morfos de color de garganta [44] que persiguen una estrategia de apareamiento diferente

  • La garganta anaranjada es muy agresiva y opera en un gran territorio, intentando aparearse con numerosas hembras dentro de esta área más grande.
  • La garganta amarilla no agresiva imita las marcas y el comportamiento de las lagartijas hembras, y se desliza "furtivamente" en el territorio de la garganta naranja para aparearse con las hembras allí (apoderándose de la población).
  • La garganta azul se empareja con una hembra y la protege cuidadosamente, lo que hace imposible que las zapatillas tengan éxito y, por lo tanto, ocupen su lugar en un populati.

Sin embargo, las gargantas azules no pueden vencer a las gargantas naranjas más agresivas. Un trabajo posterior mostró que los machos azules son altruistas con otros machos azules, con tres rasgos clave: señalan con el color azul, reconocen y se asientan junto a otros machos azules (no emparentados) e incluso defenderán a su pareja contra el naranja, al muerte. Este es el sello distintivo de otro juego de cooperación que implica un efecto barba verde. [45] [46]

Las hembras de la misma población tienen los mismos colores de garganta, y esto afecta la cantidad de descendientes que producen y el tamaño de la progenie, lo que genera ciclos de densidad, otro juego más: el juego r-K. [47] Aquí, r es el parámetro maltusiano que gobierna el crecimiento exponencial, y K es la capacidad de carga de la población. Las hembras naranjas tienen nidadas más grandes y crías más pequeñas y les va bien a baja densidad. Las hembras amarillas (y azules) tienen nidadas más pequeñas y descendencia más grande y les va mejor cuando la población excede la capacidad de carga y la población cae a baja densidad. Entonces, el naranja se hace cargo y esto genera ciclos perpetuos de naranja y amarillo estrechamente ligados a la densidad de población. La idea de ciclos debido a la regulación de la densidad de dos estrategias se originó con Dennis Chitty, quien trabajó con roedores, ergo este tipo de juegos conducen a "ciclos de Chitty". Hay juegos dentro de juegos dentro de juegos incrustados en poblaciones naturales. Estos impulsan los ciclos RPS en los machos con una periodicidad de cuatro años y los ciclos r-K en las hembras con una periodicidad de dos años.

La situación general corresponde al juego de piedra, tijera, papel, creando un ciclo poblacional de cuatro años. El juego RPS en los lagartos machos de mancha lateral no tiene un ESS, pero tiene un equilibrio de Nash (NE) con órbitas infinitas alrededor del atractor NE. Desde entonces, se han descubierto muchos otros polimorfismos de tres estrategias en los lagartos y algunos de ellos tienen una dinámica RPS que fusiona el juego masculino y el juego de regulación de densidad en un solo sexo (machos). [48] ​​Más recientemente, se ha demostrado que los mamíferos albergan el mismo juego RPS en los machos y el juego r-K en las hembras, con polimorfismos del color del pelaje y comportamientos que impulsan los ciclos. [49] Este juego también está relacionado con la evolución del cuidado masculino en roedores y la monogamia, e impulsa las tasas de especiación. Hay juegos de estrategia r-K vinculados a los ciclos de población de roedores (y ciclos de lagartos). [50]

Cuando leyó que estos lagartos estaban esencialmente involucrados en un juego con una estructura de piedra-papel-tijera, se dice que John Maynard Smith exclamó "¡Han leído mi libro!". [51]

Aparte de la dificultad de explicar cómo existe el altruismo en muchos organismos evolucionados, a Darwin también le preocupaba un segundo enigma: por qué un número significativo de especies tienen atributos fenotípicos que son evidentemente desventajosos para ellas con respecto a su supervivencia, y deberían hacerlo mediante el proceso de sección natural ser seleccionada contra - p. ej. la enorme e inconveniente estructura de plumas que se encuentra en la cola de un pavo real. Con respecto a este tema, Darwin escribió a un colega: "La visión de una pluma en la cola de un pavo real, cada vez que la miro, me enferma". [52] Son las matemáticas de la teoría de juegos evolutivos, que no sólo ha explicado la existencia del altruismo, sino que también explica la existencia totalmente contraintuitiva de la cola del pavo real y otros impedimentos biológicos similares.

En el análisis, los problemas de la vida biológica no se diferencian en absoluto de los problemas que definen la economía: comer (similar a la adquisición y gestión de recursos), supervivencia (estrategia competitiva) y reproducción (inversión, riesgo y rendimiento). La teoría de juegos se concibió originalmente como un análisis matemático de los procesos económicos y, de hecho, es por eso que ha demostrado ser tan útil para explicar tantos comportamientos biológicos. Otro refinamiento importante del modelo de la teoría de juegos evolutivos que tiene connotaciones económicas se basa en el análisis de costos. Un modelo simple de costo asume que todos los competidores sufren la misma penalización impuesta por los costos del juego, pero este no es el caso. Los jugadores más exitosos estarán dotados o habrán acumulado una "reserva de riqueza" o "asequibilidad" más alta que los jugadores menos exitosos. Este efecto de riqueza en la teoría de juegos evolutivos está representado matemáticamente por el "potencial de retención de recursos (RHP)" y muestra que el costo efectivo para un competidor con un RHP más alto no es tan grande como para un competidor con un RHP más bajo.Como un individuo de RHP más alto es un compañero más deseable para producir descendencia potencialmente exitosa, es lógico que con la selección sexual RHP haya evolucionado para ser señalado de alguna manera por los rivales competidores, y para que esto funcione, esta señalización debe hacerse. honestamente. Amotz Zahavi ha desarrollado este pensamiento en lo que se conoce como el "principio de desventaja", [53] donde los competidores superiores señalan su superioridad mediante una exhibición costosa. Como los individuos con RHP más altos pueden permitirse una pantalla tan costosa, esta señalización es intrínsecamente honesta y el receptor de la señal puede tomarla como tal. En la naturaleza esto se ilustra que en el costoso plumaje del pavo real. La prueba matemática del principio de desventaja fue desarrollada por Alan Grafen utilizando modelos de teoría de juegos evolutivos. [54]

  • Juegos evolutivos que conducen a una situación estable o punto de estasis para estrategias en disputa que resultan en una estrategia evolutivamente estable.
  • Juegos evolutivos que exhiben un comportamiento cíclico (como con los juegos de RPS) donde las proporciones de estrategias rivales cambian continuamente a lo largo del tiempo dentro de la población general.

Una tercera, coevolutiva, dinámica, combina la competencia intraespecífica e interespecífica. Los ejemplos incluyen la competencia depredador-presa y la coevolución huésped-parásito, así como el mutualismo. Se han creado modelos de juegos evolutivos para sistemas coevolutivos por parejas y de múltiples especies. [56] La dinámica general difiere entre sistemas competitivos y sistemas mutualistas.

En el sistema coevolutivo entre especies competitivo (no mutualista), las especies están involucradas en una carrera armamentista, donde tienden a preservarse las adaptaciones que compiten mejor con las otras especies. Tanto las recompensas del juego como la dinámica del replicador reflejan esto. Esto conduce a una dinámica de la Reina Roja en la que los protagonistas deben "correr tan rápido como puedan para quedarse en un solo lugar". [57]

Se han elaborado varios modelos de teoría de juegos evolutivos para abarcar situaciones coevolutivas. Un factor clave aplicable en estos sistemas coevolutivos es la adaptación continua de la estrategia en tales carreras de armamentos. Por lo tanto, el modelado coevolutivo a menudo incluye algoritmos genéticos para reflejar los efectos mutacionales, mientras que las computadoras simulan la dinámica del juego coevolutivo general. La dinámica resultante se estudia a medida que se modifican varios parámetros. Debido a que varias variables están en juego simultáneamente, las soluciones se convierten en el campo de la optimización multivariable. Los criterios matemáticos para determinar los puntos estables son la eficiencia de Pareto y el dominio de Pareto, una medida de los picos de optimización de la solución en sistemas multivariables. [58]

Carl Bergstrom y Michael Lachmann aplican la teoría de juegos evolutivos a la división de beneficios en interacciones mutualistas entre organismos. Los supuestos darwinianos sobre la aptitud se modelan utilizando la dinámica del replicador para mostrar que el organismo que evoluciona a un ritmo más lento en una relación mutualista gana una parte desproporcionadamente alta de los beneficios o recompensas. [59]

Un modelo matemático que analiza el comportamiento de un sistema necesita inicialmente ser lo más simple posible para ayudar a desarrollar una base que comprenda los fundamentos, o “efectos de primer orden”, pertenecientes a lo que se está estudiando. Con esta comprensión en su lugar, es apropiado ver si otros parámetros más sutiles (efectos de segundo orden) impactan aún más los comportamientos primarios o dan forma a comportamientos adicionales en el sistema. Tras el trabajo fundamental de Maynard Smith en la teoría de juegos evolutivos, el tema ha tenido una serie de extensiones muy significativas que han arrojado más luz sobre la comprensión de la dinámica evolutiva, particularmente en el área de los comportamientos altruistas. Algunas de estas extensiones clave de la teoría de juegos evolutivos son:

Juegos espaciales Editar

Los factores geográficos en la evolución incluyen el flujo de genes y la transferencia horizontal de genes. Los modelos de juegos espaciales representan la geometría colocando a los concursantes en un entramado de celdas: los concursos se llevan a cabo solo con vecinos inmediatos. Las estrategias ganadoras se apoderan de estos vecindarios inmediatos y luego interactúan con los vecindarios adyacentes. Este modelo es útil para mostrar cómo los grupos de cooperadores pueden invadir e introducir altruismo en el juego Prisoners Dilemma, [60] donde Tit for Tat (TFT) es un equilibrio de Nash pero NO también un ESS. La estructura espacial a veces se abstrae en una red general de interacciones. [61] [62] Esta es la base de la teoría de grafos evolutivos.

Efectos de tener información Editar

En la teoría de juegos evolutivos, como en la teoría de juegos convencional, el efecto de la señalización (la adquisición de información) es de importancia crítica, como en la reciprocidad indirecta en el dilema de prisioneros (donde las contiendas entre los MISMOS individuos emparejados NO son repetitivas). Esto modela la realidad de la mayoría de las interacciones sociales normales que no están relacionadas con el parentesco. A menos que se disponga de una medida de probabilidad de la reputación en Prisoners Dilemma, solo se puede lograr la reciprocidad directa. [31] Con esta información también se apoya la reciprocidad indirecta.

Alternativamente, los agentes pueden tener acceso a una señal arbitraria inicialmente no correlacionada con la estrategia, pero se correlaciona debido a la dinámica evolutiva. Este es el efecto de la barba verde (ver lagartijas de manchas laterales, arriba) o la evolución del etnocentrismo en humanos. [63] Dependiendo del juego, puede permitir la evolución de la cooperación o la hostilidad irracional. [64]

Desde el nivel molecular al multicelular, un modelo de juego de señalización con asimetría de información entre el emisor y el receptor podría ser apropiado, como la atracción de pareja [54] o la evolución de la maquinaria de traducción a partir de cadenas de ARN. [sesenta y cinco]

Poblaciones finitas Editar

Se han modelado muchos juegos evolutivos en poblaciones finitas para ver el efecto que esto puede tener, por ejemplo, en el éxito de estrategias mixtas.


Psicología evolutiva y del desarrollo

Como programa reconocido internacionalmente, el área de Psicología Evolutiva y del Desarrollo de UCSB capacita a psicólogos experimentales para puestos de investigación y docencia en entornos académicos y para carreras de investigación en el sector privado. Los profesores y estudiantes de posgrado que trabajan y estudian en esta área exploran la arquitectura evolucionada de la mente humana y cómo se desarrolla. El programa de posgrado en Psicología Evolutiva y del Desarrollo es único en el sentido de que cruza las líneas disciplinarias tradicionales.

El cerebro está compuesto por mecanismos que utilizan información para regular nuestro comportamiento y fisiología. Para descubrir cómo funcionan estos mecanismos, es útil saber qué problemas evolucionaron para resolver y cómo se desarrollan. Nuestra investigación plantea una serie de preguntas interrelacionadas sobre estos mecanismos mentales: (1) ¿Cuáles están especializados para resolver un problema adaptativo al que se enfrentaron nuestros antepasados ​​cazadores-recolectores? ¿Cuál es su diseño? (2) ¿Qué mecanismos se desarrollan de manera confiable en todos los miembros de nuestra especie? (2) ¿Cuándo surgen en la infancia y la niñez? (3) ¿Cómo cambian con el tiempo y qué características del entorno dan forma a su desarrollo? (4) ¿Cuándo estos mecanismos dan lugar a universales transculturales versus variación cultural? (5) ¿Cómo dan forma a las ideas culturales a medida que pasan de una mente a otra? La investigación en DEVO intenta responder preguntas como estas sobre todo tipo de mecanismos: los que regulan la atención, el razonamiento, la memoria, el aprendizaje, la elección, la emoción, la motivación, la fisiología. y más.

Los temas específicos incluyen la teoría de la mente, la cognición social infantil, la física intuitiva y otros sistemas de "conocimiento básico", cómo los sistemas de conocimiento básico dan forma al aprendizaje, ya sea que las intuiciones generadas por los sistemas de conocimiento básico se sobrescriban, o persistan, cuando la nueva información las contradice. como creencias científicas o religiosas y cómo esto conduce a ideas sobrenaturales generalizadas. También investigamos las adaptaciones cognitivas para el razonamiento sobre la cooperación, la función adaptativa y el diseño computacional de las emociones, la evolución de la cognición moral y la endocrinología y el diseño computacional de las preferencias de pareja, la atracción, el cortejo y las relaciones de apareamiento.

Además del Programa de Psicología Evolutiva y del Desarrollo dentro del Departamento, los miembros del área están involucrados en otros programas interdisciplinarios relevantes del campus, incluido el Centro de Psicología Evolutiva, el énfasis en Ciencias Cognitivas y el énfasis en Métodos Cuantitativos. Estos programas reúnen a académicos en áreas tan diversas como Antropología, Biología, Comunicación, Economía, Educación, Lingüística, Psicología y Sociología. La formación de posgrado está diseñada para fomentar una comprensión amplia de la diversidad de procesos que dan lugar a la cognición humana, a través de un enfoque interdisciplinario para estudiar los orígenes evolutivos y de desarrollo del pensamiento, la emoción, la motivación y el comportamiento humanos.


Un nuevo enfoque de la ciencia de la psicología

Este blog describe el estado actual de la psicología científica y luego explica cómo Teoría unificada del conocimiento da lugar a un nuevo enfoque. La psicología académica convencional consiste actualmente en un matrimonio entre una mezcla ecléctica de escuelas de pensamiento superpuestas pero también incompatibles que están todas acopladas a una epistemología empírica, de modo que el resultado es una serie interminable de programas de investigación que se cruzan vagamente en el dominio mal definido de la ciencia. "Comportamiento y procesos mentales". En contraste, la UTOK nos brinda un enfoque ontológico que proporciona tanto un vocabulario metafísico descriptivo claro como una formulación metateórica para los “comportamientos mentales” tanto de animales como de humanos. La diferencia entre los dos enfoques es que uno es una ciencia basada en métodos y el otro es una ciencia basada en una imagen coherente de la realidad y la naturaleza de lo mental.

La UTOK realiza tres movimientos clave para aclarar la ontología de lo mental que permiten una ciencia de la psicología. Primero, diferencia el comportamiento mental de los animales del comportamiento de otras criaturas vivientes, tanto metafísica como metateóricamente. En segundo lugar, diferencia el comportamiento mental de las personas humanas del comportamiento mental de otros animales, tanto metafísica como metateóricamente. En tercer lugar, destaca la diferencia epistemológica crucial entre una visión fenomenológica subjetiva cualitativa, idiográfica, en primera persona del mundo dada por un individuo específico que vive en el mundo real desde una visión teórica del mundo en tercera persona, generalizable, cuantitativa, objetiva y conductual dada. por la ciencia como un conjunto de proposiciones disponibles públicamente justificadas por el método científico y la institución. El resultado es un enfoque radicalmente diferente de la ciencia de la psicología, que se basa en un sistema metafísico descriptivo bien definido que brinda una imagen ontológica clara y coherente que hace que tanto el comportamiento mental como la experiencia consciente subjetiva sean científicamente inteligibles.

Para comenzar, podemos comenzar con un resumen del enfoque convencional estándar de la ciencia psicológica. Si no está familiarizado con cómo se enmarca la psicología académica convencional o si se beneficiaría de un manual básico, le recomiendo que se tome 10 minutos y mire este video que brinda una descripción general de Psychology 101. De una manera accesible y fácil de seguir, el video presenta lo básico estructura, lógica y desarrollos históricos que fundamentan la psicología científica moderna, especialmente como se enseña en los Estados Unidos. A medida que avanzamos en nuestra crítica, debemos tener en cuenta que la psicología es una de las disciplinas académicas más importantes y populares, siendo la cuarta especialización general más popular para los estudiantes universitarios en los Estados Unidos. Además, la psicología es posiblemente la “disciplina central” más importante en la academia porque, quizás más que cualquier otra disciplina, tiene conexiones directas con las ciencias naturales, las ciencias sociales y las humanidades. Una razón obvia para esto es que "la mente humana" juega un papel en todos los sistemas de conocimiento y, por lo tanto, en ese sentido, la psicología es ubicua. La conclusión inevitable aquí es que el campo de la psicología juega un papel crucial en el panorama del conocimiento en Occidente.

De acuerdo con este resumen, el video introductorio comienza con la observación de que las preguntas relacionadas con la psicología de campo se remontan a lo que la gente ha estado haciendo. Como señala Morton Hunt en La historia de la psicología, quinientos años antes de la era común, los filósofos griegos presocráticos (y los filósofos persas antes que ellos) estaban lidiando con preguntas como las siguientes: ¿Qué es la mente / alma? ¿Cómo sabemos las cosas? ¿Cómo percibimos el mundo que nos rodea? ¿Cómo demostramos que actuamos? ¿Por qué hay diferencias entre las personas tanto en sus capacidades como en sus deseos? ¿Por qué algunas personas tienen problemas en sus vidas? ¿Cómo son las vidas mentales de otros animales y en qué se parecen o se diferencian de la de los humanos?

Aunque estas son preguntas muy antiguas, surgen regularmente tanto en las reflexiones cotidianas de los laicos como en los refinados análisis de los estudiosos de la filosofía. Sin embargo, hay algo distinto en la forma en que la psicología moderna aborda el tema. Como señala Devonis en su Historia de la Psicología 101, la psicología moderna está, en muchos sentidos, definida por la empresa científica moderna que surgió durante la Ilustración. Este cuerpo de pensamiento y método fue profundamente moldeado por el nacimiento de la física (fundada por científicos como Galileo y Newton), la química (por científicos como Antoine-Laurent Lavoisier y Robert Boyle) y la biología moderna (por científicos como Charles Darwin).

Aunque hay debates sobre qué constituye exactamente la ciencia moderna y el "método científico", existe una estructura epistemológica básica que implica la medición y cuantificación sistemáticas que permiten la observación en tercera persona, la experimentación en entornos controlados y el desarrollo de las matemáticas, la lógica, la y teoría que intenta describir y explicar fenómenos naturalistas. La UTOK define la ciencia moderna como una especie de sistema de justificación que surgió hace unos 500 años en Europa que está enmarcado por cuatro elementos clave, que son: 1) modernista (en oposición a premoderna) 2) empirista (tercera persona, observaciones cuantificables cimentado en el mundo) 3) naturalista (en contraposición a lo sobrenatural) y 4) científico (métodos y aspectos institucionales).

La psicología moderna obtiene el núcleo de su identidad de su conexión con las ciencias naturales modernas. Ahora, muchas personas han argumentado durante mucho tiempo que esta epistemología no se adapta bien a la psicología. Este es un argumento fuerte, pero no profundizaré en ellos aquí. En cambio, simplemente señalaré que estas críticas adolecen inevitablemente de una seria limitación. Si uno juzga que la psicología no es una ciencia, entonces podría decirse que pierde su ancla definitoria central por ser. Fundamentalmente, la UTOK preserva el estatus de la psicología como ciencia natural, sin embargo, lo hace de una manera fundamentalmente nueva que es coherente y permite relaciones claras y constructivas entre las ciencias sociales y las humanidades, así como la psicología del sentido común (es decir, la forma en que la gente habla de creencias, deseos y acciones).

De acuerdo con este punto, el video Introducción a la Psicología 101 destaca que la institución de la psicología adopta la epistemología científica como una característica central definitoria. A partir de ahí, procede a ofrecer el esquema básico que define el lugar del campo en la academia, al menos tal como está en los Estados Unidos. Revisa cómo surgieron cuatro grandes escuelas de pensamiento a fines del siglo XIX y principios del XX que llegarían a proporcionar enfoques muy influyentes pero también enormemente diferentes para enmarcar su tema. Primero, estaba el "estructuralismo". El estructuralismo considera que el tema de la psicología es la vida interior o la experiencia consciente de los humanos, y desarrolló el método de la introspección como una forma sistemática para que los observadores entrenados observen su propia vida interior y sus autoinformes fueron los datos utilizados. Desafortunadamente, el estructuralismo tropezó con el problema del acuerdo intersubjetivo en tercera persona. Solo un observador puede ver directamente el mundo interior desde el punto de vista en primera persona. Volveremos a este acertijo epistemológico al final de este ensayo.

El segundo enfoque descrito es el "funcionalismo". Fundada en gran parte por William James, definió la psicología como la "ciencia de la vida mental". El enfoque de los funcionalistas estaba en cómo las entidades conscientes se adaptan al mundo de manera funcional. James estuvo muy influenciado por la evolución del trabajo de Darwin y la vida mental de James incluía muchos, si no la mayoría, de los animales. Como sugiere esta descripción, los funcionalistas tendían a ver la conciencia como el centro de lo que se entendía por "lo mental". Sin embargo, los dos siguientes desarrollos arrojarían dudas significativas sobre la centralidad de la conciencia para definir lo mental. La relación exacta entre la ontología de lo mental y el significado de la conciencia sigue siendo un punto delicado que uno debe corregir si quiere desenredar este nudo de confusión (ver aquí para más información sobre este tema).

Luego, el video trae a Freud y narra que su interés estaba en el aspecto “inconsciente” de la vida mental humana, así como en las fuentes de la psicopatología y los posibles modos de tratamiento. Como es bien sabido, el pensamiento de Freud dio lugar a todo un sistema de pensamiento llamado psicoanálisis. Aunque la influencia de Freud fue monumental, el psicoanálisis se separó de la psicología académica convencional. Hay muchas razones por las que, pero una de las principales fue que muchos filósofos de la ciencia y psicólogos científicos criticaron o rechazaron el psicoanálisis por motivos epistemológicos. A pesar de esta brecha entre psicología y psicoanálisis, la idea central de Freud de que había mucho en el mundo de lo mental que era inconsciente se ha tejido en el tejido de nuestra comprensión moderna. Y, como señala el video, el enfoque psicodinámico sigue siendo visible en la psicología científica. Es una escuela de pensamiento que se centra en los procesos de desarrollo tempranos como el apego, las fuerzas de relación subconsciente, los procesos cognitivos primarios y secundarios (también conocidos como Sistema 1 y 2) y las defensas psicológicas que funcionan para mantener el equilibrio psíquico.

La cuarta gran influencia discutida fue el conductismo. Inicialmente motivados por el trabajo y los escritos de John Watson, los conductistas estaban interesados ​​en anclar firmemente la psicología a las ciencias naturales (especialmente la física), y se enfocaron en comportamientos observables que podrían medirse objetivamente y vincularse experimentalmente a resultados mensurables. Además, el concepto de comportamiento se adentra explícitamente en el reino animal. Como dijo Watson en su manifiesto de 1913, "El conductista, en sus esfuerzos por obtener un esquema unitario de respuesta animal, no reconoce una línea divisoria entre el hombre y la bestia". Aunque los supuestos ontológicos neuro-reflexivos de Watson se han rechazado en gran medida, el aspecto epistemológico del conductismo sigue siendo un desarrollo temático importante.

El video afirma correctamente que el estructuralismo, el funcionalismo, el psicoanálisis y el conductismo son las cuatro principales escuelas de pensamiento que intentaron enmarcar la ciencia de la psicología a principios del siglo XX. Definitivamente hubo otros (por ejemplo, gestaltistas, teóricos de la actividad), y las próximas tres décadas verían agregadas perspectivas adicionales. Más notablemente, la revolución de la ciencia cognitiva en la década de 1950 agregaría la poderosa perspectiva de que el sistema nervioso era un dispositivo de procesamiento de información que podría ser modelado por inteligencia artificial y computadoras.

Para los propósitos de este blog, esta breve narración de la historia de la psicología moderna es suficiente para ponernos al día. La identidad actual del campo puede pensarse como un matrimonio entre los métodos y la epistemología de la ciencia con una pluralidad de escuelas de pensamiento que enfatizan diferentes aspectos y encuadres de la conducta y los procesos mentales. Como se señala en el video, este matrimonio está justificado por la institución a través de la afirmación de que la mente / cerebro humano se considera lo más complicado del universo y siempre requerirá una pluralidad de enfoques para manejarlo.

Como consecuencia de este estado de cosas, el trabajo del psicólogo es dedicarse a la investigación científica en un área de interés. Esto significa que los científicos psicológicos están capacitados en los métodos de la ciencia del comportamiento. Aprenden a pensar críticamente, hacer inferencias basadas en la lógica y analizar datos basados ​​en estadísticas. Como tal, la mayoría de los psicólogos académicos se ganan la vida desarrollando programas de investigación que operacionalizan el problema de interés con definiciones sistemáticas, y luego proceden con estudios (experimentales o cuasi-experimentales o descriptivos) que producen datos sobre relaciones entre variables como características de situaciones específicas, la historia del desarrollo de una persona, varios estados mentales (p. ej., sentimientos, impulsos y pensamientos), patrones de relación (p. ej., competencia, atracción) y diferencias individuales, grupales o culturales.

El término técnico para este enfoque de la generación de conocimiento en psicología científica se llama "conductismo metodológico". Este término se refiere a la idea de que debido a que la ciencia debe basarse en la observación disponible desde una perspectiva en tercera persona, los datos deben provenir de los comportamientos. Por lo tanto, los "comportamientos" son lo que el psicólogo científico observa, mide y recopila datos. Los procesos mentales, entonces, son las "variables intervinientes" hipotéticas que funcionan para desempeñar un papel causal en los comportamientos observados, que generalmente se enmarcan como "variables dependientes".

El conductismo metodológico está ahora profundamente arraigado en la institución y domina la psicología estadounidense. La única excepción real es el 5% aproximadamente de los psicólogos que siguen la epistemología y la filosofía del comportamiento de Skinner, que se llama conductismo radical. Aunque hay mucho que decir sobre la línea de pensamiento de Skinner, que es bastante diferente al conductismo metodológico, está más allá del alcance de este ensayo. Más bien, el punto es que el conductismo metodológico es ahora la forma estándar de hacer psicología científica. En 1956, Bergman escribió: “Prácticamente todos los psicólogos estadounidenses, lo sepa o no, son hoy en día un conductista metodológico” (p. 270). Jay Moore (2012) lo expresó de esta manera:

El conductismo [metodológico] actualmente subyace en los programas de investigación de la corriente principal en psicología, así como en la socialización profesional en esa disciplina. Es la base de los cursos de métodos de investigación, diseño experimental y estadística en la mayoría de los departamentos de psicología de los colegios y universidades. Es la base de pruebas estandarizadas en la disciplina como el Examen de Expediente de Posgrado. La investigación y las explicaciones psicológicas que no son consistentes con estas características reciben menos peso, si es que tienen algún peso, en la comunidad científica, por ejemplo, como se refleja en las prácticas editoriales de las revistas y el apoyo a la investigación de las agencias subvencionadoras.

En resumen, la psicología científica moderna es un enfoque basado en métodos para un tema mal definido y posiblemente incoherente. Esta última afirmación está en el corazón de la UTOK. Como relata este blog, esencialmente me apoyé en reconocer la profundidad y el significado de este problema que la psicología tiene con la incoherencia. Como estudiante, simplemente había comprado las “justificaciones” de las instituciones para lo que era la psicología y por qué. Ahora me doy cuenta de que esto era absurdo. Debería haberme dicho desde el principio que existe un problema conceptual profundo y profundo con el tema de este campo. Como analogía, piense en cuánta atención se le da a la física al hecho de que existe un problema profundo y profundo en la comprensión de cómo podrían unificarse la mecánica cuántica y la relatividad general. Aunque algunos en física argumentan que los estudiantes deberían simplemente "callarse y calcular", todos en física son conscientes de que existe un problema conceptual. Lo mismo debería ser cierto en psicología.

Sin embargo, en psicología, casi nadie lo atiende con el título justificado. Más bien, al igual que los animales de manada, todo el mundo simplemente asiente y sonríe y dice: "Por supuesto que la mente / cerebro humano es complicado, por lo que tiene mucho sentido que no haya una concepción coherente de ella". Esta es una justificación de mierda. La razón es simple. El conocimiento científico genuino requiere una comprensión clara para avanzar de manera acumulativa. El psicólogo teórico Arthur Staats, recientemente fallecido, lo demostró muy claramente en su análisis de la historia de la física. La idea de que uno puede simplemente aplicar el método científico y tener algún tipo de garantía de que el conocimiento avanzará es errónea. Por lo tanto, el hecho de que la psicología convencional apenas mencione este problema y proceda a trasladar a los estudiantes y otros espectadores lo pasó con una débil justificación sobre la complejidad de la mente / cerebro, lo que hace que esto sea inevitable y que la aplicación de los métodos de la ciencia los salvará es como por arte de magia. es, en mi opinión profesional, básicamente fraudulenta.

Un nuevo enfoque científico basado en una metafísica descriptiva clara, referentes ontológicos y formulaciones metateóricas

La UTOK proporciona una nueva forma de abordar la psicología científica. Una forma de enmarcar el enfoque dado por UTOK a la psicología científica es describirlo como un cambio fundamental desde la justificación de la corriente principal de que es una ciencia basada en el "conductismo metodológico" a una psicología científica que se basa en una ontología coherente de lo mental, que se puede llamar "conductismo mental". O, más simplemente, la UTOK nos brinda un enfoque de la psicología científica que se basa en una teoría sobre lo que es lo mental en el mundo. Para lograr esta comprensión de la ontología de lo mental, la UTOK proporciona sistemas metafísicos descriptivos que nos brindan un vocabulario y un sistema de definición en red de lo que se refiere a lo mental, así como marcos metateóricos que asimilan e integran las ideas clave de las “escuelas dispersas”. del pensamiento ”en un todo mucho más completo, coherente e inteligible.

UTOK inicia este proceso con un nuevo mapa de la ciencia natural-humana y cómo mapea la realidad óntica desde el Big Bang hasta el presente. La razón por la que es necesaria una visión tan amplia es porque los problemas de la psicología con su tema se derivan del fracaso de la Ilustración para producir una metafísica coherente que pudiera dar una visión integral tanto del mundo material como de la ontología del mental. Que este es el caso es obvio si reflexionas sobre ello. El problema mente-cuerpo es omnipresente, y vemos un sinfín de enfoques y debates sobre la naturaleza de la conciencia y la causalidad mental en la filosofía de la mente (ver, por ejemplo, aquí). La UTOK etiqueta el fracaso en generar una cosmovisión científica coherente que incluya tanto el mundo material como el mental como la "Brecha de la Iluminación". Más específicamente, la Brecha de la Ilustración se refiere al fracaso de los eruditos de la Ilustración para desarrollar un sistema coherente de comprensión de las relaciones adecuadas entre (a) materia y mente y (b) conocimiento científico y social (ver aquí para un resumen más extenso). Desde la posición ventajosa de UTOK, el problema de la psicología surge de la larga sombra proyectada por la Brecha de la Iluminación.

Para hacer brillar la luz en la oscuridad, la UTOK adelanta el Sistema del Árbol del Conocimiento, que es la primera de las ocho ideas clave que forman formalmente la metapsicología de la UTOK. El sistema ToK es un nuevo mapa de la gran historia que proporciona una nueva forma de pensar sobre el conjunto de las ciencias naturales. Divide la realidad óntica (es decir, la realidad que existe independientemente del conocimiento humano) en cuatro dimensiones diferentes de complejificación llamadas Materia, Vida, Mente y Cultura y alinea esas dimensiones en la naturaleza con cuatro amplias clases de ciencia (física, biológica, psicológica). y social). La TdC también muestra cómo la ciencia es un tipo particular de sistema de justificación que surge de la cultura hace aproximadamente 500 años.

Fundamentalmente, la TdC proporciona un sistema metafísico descriptivo que puede mapear la ontología de la Mente y la Cultura. Se trata de un cambio de juego en lo que respecta a la psicología y las ciencias sociales y cómo se relacionan entre sí, la biología y la física, así como los sistemas de conocimiento humano más generales. Específicamente, la TdC define "Mente" como el plano "animal-mental" de la conducta adaptativa compleja, mediada por procesos neurocognitivos. Además, define "Cultura" como el plano de existencia "persona-cultura" mediado por el lenguaje y la justificación consciente de sí misma.

Yendo directo al meollo del asunto, esto sugiere una nueva ontología que puede fundamentar la psicología y su necesidad de tener un mapa viable de lo mental. Nótese que "el comportamiento y los procesos mentales" no se asignan directamente a los dos planos de existencia. Es decir, “comportamiento y procesos mentales” se referirían a ambos tipos de actividad (Animal / Mental y Persona / Cultura), ni tampoco diferenciaría entre ellos. Esto se debe a que no existe, en la psicología convencional, una comprensión general clara de cómo diferenciar los procesos / comportamientos mentales de los animales de los seres vivos, y diferenciar los procesos / comportamientos mentales de las personas humanas de los animales. Además, debido a que la psicología científica define los "comportamientos" como una consecuencia de los métodos, entrelaza sus métodos de conocimiento con la ontología del tema que está tratando de estudiar, lo que da como resultado una confusión y un equívoco de términos sin fin. Por el contrario, la UTOK proporciona un sistema metafísico descriptivo claro que nos permite un mapa ontológico nuevo y coherente de estos dos dominios claramente distinguibles de lo mental (es decir, animal-mental, persona-cultura).

Pero no termina con análisis de definición. Más bien, la UTOK además da formulaciones metateóricas para estos dos amplios dominios. Este puente entre la metafísica y la metateoría es único y una de las cosas que hace que UTOK sea un enfoque cualitativamente diferente al problema mente-cuerpo (ver aquí para más información sobre esto). La tercera idea clave de UTOK, la teoría de la inversión conductual, proporciona una metateoría para la dimensión Mente (o Animal-Mental) de la existencia. BIT integra conocimientos de bioenergética, neurobiología, etología y sociobiología, y los puntos de vista de los sistemas conductuales, cognitivos y de desarrollo que se han tomado para explicar las relaciones animales "mente-cerebro-comportamiento". BIT postula que el sistema nervioso evolucionó como un procesamiento de información y un sistema de valor de inversión que coordina la acción de los animales hacia caminos de inversión basados ​​en el gasto de energía, el costo, el riesgo y enmarcado por amplios principios relacionados con la evolución, el desarrollo, el aprendizaje y el control computacional. A su validez se suma el hecho de que BIT es muy consistente con trabajos recientes en neurociencia sobre procesamiento predictivo y en ciencia cognitiva sobre la función central de los procesos cognitivos que se encuentran en lo que John Vervaeke llama "realización de relevancia recursiva".

Lo que surge de este análisis es que una forma importante de enmarcar lo "mental" es considerarlo un adjetivo que primero se refiere a un tipo particular de patrón de comportamiento en la naturaleza. La categoría está claramente descrita por la TdC como la dimensión de la complejidad de la Mente. La conducta mental, entonces, es un marco ontológico para lo mental al nivel del animal. Este marco se alinea con ambos enfoques conductuales en psicología y filosofía (por ejemplo, Ryle), aunque con un giro importante. Según UTOK, a través de BIT, los comportamientos mentales son inversiones conductuales realizadas por animales mediadas por el cerebro y el sistema nervioso que producen un efecto funcional en la relación con el medio ambiente animal. Por lo tanto, UTOK ofrece un enfoque conductual filosóficamente sofisticado de lo mental que se conecta con una metateoría coherente de por qué los animales actúan, piensan y sienten de la manera que lo hacen.

La segunda idea clave de UTOK proporciona la comprensión metateórica de cómo nuestros ancestros homínidos evolucionaron hasta convertirse en personas humanas modernas. La teoría de los sistemas de justificación explica cómo la evolución del lenguaje proposicional creó el “problema de la justificación” y este fue un problema evolutivo adaptativo que dio forma a las características de diseño del ego humano (ver aquí una definición). Esto nos permite entender la Cultura con “C” mayúscula como un conjunto de sistemas de justificación a gran escala que coordinan la actividad de las personas y generan un sentido colectivo de lo que es y debe ser. Cuando se agrega JUST a BIT, ahora tenemos un marco ontológico para el comportamiento mental humano. Además, UTOK muestra cómo podemos entender cómo el comportamiento mental humano es simultáneamente continuo con el comportamiento mental animal a través de BIT y al mismo tiempo discontinuo a través de JUST.

Estos conocimientos avanzan enormemente el panorama y muestran cuán enormemente confusos están los conceptos de “comportamiento” y “procesos mentales” en la literatura convencional. La UTOK enfatiza este punto con dos mapas adicionales, uno que especifica cómo entender el concepto de comportamiento en general y el otro que especifica los principales tipos y dominios de procesos mentales. Específicamente, la tabla periódica de comportamiento muestra que el comportamiento es un concepto central en la ciencia. Es decir, la ciencia natural empírica moderna trata de mapear los patrones de comportamiento en la naturaleza que ocurren en diferentes niveles y dimensiones. Como lo enmarca este blog, el PTB brinda un análisis de 3 niveles por 4 dimensiones de tipos de comportamiento natural que mapea de manera efectiva los dominios clave de la ciencia, desde la mecánica cuántica hasta la sociología, en 12 pisos diferentes de análisis.

El Mapa de la Mente1,2,3 destaca que hay dominios muy diferentes de los procesos mentales, y dependen tanto del referente ontológico como del punto de vista epistemológico desde el que se opera. El Mapa de la Mente1,2,3 muestra cómo entender los procesos mentales como una combinación de tres capas ontológicas (neurocognición, experiencia consciente subjetiva, justificación verbal autoconsciente) mediante dos puntos de vista epistemológicos (primera y tercera persona). El mapa resultante de procesos mentales da cinco dominios diferentes, que incluyen neurocognición (Mente1a), actividad animal abierta (Mente1b), experiencia consciente subjetiva (Mente2), narración privada (Mente3b) y narración pública (Mente3b).

Estas nuevas herramientas metafísicas descriptivas nos permiten definir comportamientos y procesos mentales con una precisión cualitativamente mayor. Cuando se combinan con las ideas metateóricas dadas por BIT y JUST, se da una nueva ontología coherente de lo mental. El resultado es la base conceptual para un enfoque fundamentalmente nuevo de la psicología científica.

El hecho de que estemos hablando de una científico la psicología nos lleva al punto final que debe hacerse para lograr una claridad total. Una de las grandes luchas de la psicología moderna siempre ha sido la relación entre el compromiso de la ciencia con una epistemología "objetiva" y el hecho de que un dominio clave de su tema es la perspectiva "subjetiva" que cada persona única tiene sobre el mundo. Sin embargo, los métodos de la ciencia parecen ser ciegos para especificar la naturaleza de esa subjetividad. Son necesarios varios movimientos para resolver este problema de manera efectiva. Ya mostramos la necesidad de desarrollar una ontología científica que nos brinde una forma de comprender en general la evolución de lo mental que incluya marcos científicos para la experiencia subjetiva animal y la reflexión narrativa autoconsciente del ser humano.

El siguiente paso tiene que ver con el reconocimiento de la distinción epistemológica entre el juego del lenguaje de la ciencia y la experiencia subjetiva idiográfica. El conocimiento científico es, bueno, cualitativamente diferente del conocimiento subjetivo idiográfico. Es cuantitativo, observable "desde el exterior" y se centra en enmarcar y explicar el mundo en términos de generalizaciones legales que se derivan de teorías y entendimientos científicos. En contraste, el conocimiento subjetivo es su experiencia fenomenológica y cualitativa única en primera persona de estar en el mundo. Está lleno de colores, sabores, significados, etc. Es único, específico, basado en lo empírico-real (en oposición a la teoría generalizada) y masivamente contingente. Mucho de lo que es idiográfico es, para la ciencia, "error" que es una función de contingencia.

¿Cómo maneja la UTOK esto? Introduce una psicotecnología llamada iQuad Coin, que se diferencia de la ontología científica, enmarcada por el Árbol del conocimiento. La moneda funciona como un marcador de posición simbólico para el conocedor idiográfico único, cuya experiencia es subjetiva, cualitativa, contingente, específica y particular. La UTOK sostiene que el lenguaje de la ciencia es en gran parte ciego a este aspecto de la realidad, similar a la forma en que la ciencia es ciega al lenguaje de la ética.

Por lo tanto, la imagen completa de una psicología científica coherente debe incluir los tres pasos de (1) diferenciar los comportamientos mentales de los animales de los vivos (2) diferenciar los comportamientos mentales de las personas humanas de otros animales y (3) diferenciar los comportamientos objetivos, cuantitativos y científicos. , lenguaje conductual en tercera persona de la ciencia y su descripción teórica del mundo desde el lenguaje subjetivo, cualitativo, idiográfico, de perspectiva en primera persona del agente subjetivo que vive en el mundo “real”.

El fracaso en lograr una imagen coherente de la ontología de lo mental ha sido el pequeño y sucio secreto de la psicología que se ha estado escondiendo a plena vista durante más de 100 años. Ha llegado el momento de afrontar este hecho. Identificando claramente las distinciones ontológicas entre (1) los planos de comportamiento animal-mental y (2) los planos de conducta cultural-persona en la ciencia, y (3) diferenciando la epistemología del juego de lenguaje utilizado por la ciencia del juego de lenguaje idiográfico y subjetivo utilizado por parte de los individuos, la Teoría Unificada da lugar a un nuevo enfoque de la psicología científica que se basa en una clara ontología de lo mental.

Después de más de un siglo de confusión y círculos de debate interminables sobre el problema de la mente y el cuerpo, ahora es el momento de un cambio fundamental hacia una cosmovisión naturalista coherente que pueda revitalizar el alma y el espíritu humanos en el siglo XXI.


Descripción general de la teoría de juegos

Hay muchos libros de texto excelentes dedicados a la teoría de juegos y la teoría de juegos conductuales, que varían en sus niveles de dificultad matemática y relevancia para la psicología. Luce y Raiffa 1957 es el texto temprano más influyente y más leído, y ha seguido siendo útil para las generaciones venideras de estudiantes e investigadores. Ofrece una excelente introducción a los conceptos estándar de la teoría de juegos, incluido el equilibrio de Nash, el concepto de solución más fundamental para juegos de todo tipo. Un equilibrio de Nash es el resultado de cualquier juego en el que la estrategia elegida por cada jugador es la mejor respuesta a las estrategias elegidas por el (los) otro (s) jugador (es), en el sentido de que ninguna otra opción habría dado una mejor recompensa, dada la estrategia. elecciones de los otros jugadores y, como consecuencia, ningún jugador tiene motivos para lamentar la estrategia elegida cuando se revela el resultado. Binmore 1991 es útil para principiantes con mentalidad matemática y lectores más avanzados, y el texto más simple Gibbons 1992 transmite las matemáticas básicas de manera más breve. Colman 1995 revisa las ideas fundamentales de la teoría de juegos y la investigación experimental relacionada desde una perspectiva psicológica. Camerer 2003 proporciona la primera encuesta amplia de teoría de juegos conductuales en forma de libro. En una influyente monografía, Schelling 1960 utiliza la teoría de juegos de manera brillante para iluminar las características psicológicas de la interacción estratégica humana.

Binmore, K. 1991. Diversión y juegos: un texto sobre teoría de juegos. Lexington, MA: Heath.

Este es un texto básico sobre teoría matemática de juegos escrito por un destacado teórico de juegos. Presenta los aspectos matemáticos de la teoría de manera excepcionalmente clara, y los lectores con un conocimiento básico de las matemáticas escolares deberían poder comprenderla. Algunas partes están lejos de ser elementales, lo que lo hace interesante e informativo incluso para lectores con un nivel intermedio de comprensión de la teoría de juegos.

Binmore, K. 2007. Teoría de juegos: una introducción muy breve. Oxford: Universidad de Oxford. Presionar.

Esta breve introducción a los aspectos formales de la teoría describe las ideas básicas en una forma fácilmente digerible.

Camerer, C. F. 2003. Teoría de juegos conductuales: experimentos en interacción estratégica. Princeton, Nueva Jersey: Universidad de Princeton. Presionar.

Esta es una revisión magistral de casi la totalidad de la teoría de juegos conductuales hasta principios de la década de 2000. Este libro cubre muchos temas clave con una profundidad notable, y muchos de ellos tienen un sabor esencialmente psicológico.

Colman, A. M. 1995. La teoría de juegos y sus aplicaciones en las ciencias sociales y biológicas. 2d ed. Londres: Routledge.

Esta monografía presenta las ideas básicas de la teoría de juegos desde una perspectiva psicológica, revisa la evidencia experimental hasta mediados de la década de 1990 y analiza las aplicaciones de la teoría de juegos al voto, la evolución de la cooperación y la filosofía moral. Un apéndice contiene la prueba autónoma más elemental disponible del teorema minimax (ver Razonamiento estratégico antes de la teoría de juegos). La primera edición se publicó en 1982.

Gibbons, R. 1992. Introducción a la teoría de juegos. Hemel Hempstead, Reino Unido: Harvester Wheatsheaf.

Un texto básico más ortodoxo, un poco más simple y más breve sobre teoría de juegos matemáticos que Binmore 1991, ampliamente prescrito en cursos universitarios estándar y fácilmente accesible para lectores con conocimientos básicos de matemáticas escolares.

Luce, R. D. y H. Raiffa. 1957. Juegos y decisiones: Introducción y estudio crítico. Nueva York: Wiley.

Este fue el texto que llamó la atención de los científicos sociales y del comportamiento sobre la teoría de juegos por primera vez, siendo mucho más accesible que el libro de von Neumann y Morgenstern 1944 (citado en Razonamiento estratégico antes de la teoría de juegos) que lo había precedido. Es un libro de texto brillante con un contenido matemático simple, y ha seguido siendo muy relevante y útil para las generaciones posteriores de investigadores y académicos.

Schelling, T. C. 1960. La estrategia del conflicto. Cambridge, MA: Universidad de Harvard. Presionar.

Esta fascinante monografía, de un economista de mentalidad psicológica, fue en gran parte responsable del Premio Nobel de su autor. Apenas tiene contenido matemático, sino que utiliza el marco conceptual de la teoría de juegos para centrarse en aspectos de la toma de decisiones interactiva que se encuentran fuera de la teoría formal. Esta es una lectura obligada para cualquier persona interesada en la teoría de juegos en psicología. Fue reimpreso con un nuevo prefacio en 1980.

Los usuarios sin una suscripción no pueden ver el contenido completo en esta página. Suscríbete o inicia sesión.


Un giro en la teoría de la evolución podría ayudar a explicar el racismo y otras formas de prejuicio

La psicología, la biología y las matemáticas se han unido para mostrar que la aparición del altruismo y el rencor - ayudar o dañar a otros a costa de uno mismo - depende de la similitud no solo entre dos individuos que interactúan sino también con el resto de sus vecinos.

De acuerdo con este nuevo modelo desarrollado por los investigadores DB Krupp (Psicología) y Peter Taylor (Matemáticas y Estadística, Biología) en Queen's y la One Earth Future Foundation, los individuos que parecen muy diferentes a la mayoría de los demás en un grupo evolucionarán para ser altruistas hacia similares. socios, y sólo un poco rencoroso con aquellos que son diferentes a ellos.

Sin embargo, los individuos que parecen muy similares al resto de un grupo evolucionarán para ser solo un poco altruistas con compañeros similares pero muy rencorosos con individuos diferentes, a menudo haciendo todo lo posible para lastimarlos. En conjunto, los individuos con apariencias "comunes" y "raras" pueden tratarse entre sí de manera muy diferente.

Este hallazgo es un nuevo giro en la teoría evolutiva establecida y podría ayudar a explicar el racismo y las formas correspondientes de prejuicio en humanos y otras especies.

"Los individuos similares son más propensos a compartir copias de los genes de los demás y los individuos diferentes son menos propensos a hacerlo. Como consecuencia, la teoría evolutiva predice que los organismos a menudo discriminarán, porque ayudar a socios similares y dañar a los diferentes aumenta la fracción de genes de la parte discriminante en las generaciones futuras ", dice el Dr. Krupp.

El nuevo modelo teórico se desarrolló utilizando la teoría de la aptitud inclusiva, un marco biológico fundamental que considera cómo el comportamiento de un organismo afecta su propio éxito reproductivo, así como el de sus vecinos.

"Tendemos a pensar que las personas se preocupan sólo por el aspecto, el olor o el sonido de otra persona, pero nuestro modelo muestra que la apariencia de los vecinos que nos rodean también es muy importante", dice el Dr. Krupp. "Este trabajo predice diferencias extremas en el comportamiento entre lo que llamamos tipos de individuos 'comunes' y 'raros', aquellos que son similares o diferentes a sus vecinos".


Psicología evolutiva del desarrollo

Abstracto

El campo de la psicología evolutiva del desarrollo (EDP) busca integrar los principios básicos de la psicología evolutiva (EP) y la teoría de los sistemas del desarrollo. La EDP puede potencialmente ampliar los horizontes de la EP convencional al combinar los principios de la evolución darwiniana por selección natural con el estudio del desarrollo humano, centrándose en los procesos epigenéticos que ocurren entre los seres humanos y su entorno de una manera que intenta explicar cómo evolucionan los mecanismos psicológicos. expresado en los fenotipos de niños y adultos. Este artículo proporciona una descripción general del campo emergente de EDP, centrándose tanto en los patrones de desarrollo humano típicos de las especies y sus aplicaciones, como en la identificación de diferencias individuales entre los seres humanos como resultado de la plasticidad fenotípica estructurada adaptativa y la variación genética.

EDP ​​representa una síntesis emergente entre modelos explicativos de rasgos universales de especies y diferencias individuales resultantes de la plasticidad del desarrollo adaptativo y la diversidad genética. Este nuevo campo emergente proporciona la imagen más completa de la cognición y el comportamiento humano adaptativo, teniendo en cuenta nuestra especie y la rica historia evolutiva junto con las diferencias ontogenéticas entre los humanos.


La ciencia cognitiva de la religión

¿Por qué la religión es tan común en todo el mundo? ¿Por qué algunas ideas y prácticas religiosas compiten con otras? ¿Por qué las prácticas religiosas adquieren características comunes en todas las culturas y qué tan profundamente arraigada en la historia y la naturaleza humana está la religión? La ciencia cognitiva de la religión (CSR) aborda cuestiones como estas, intentando comprender las razones de la adquisición inicial, la recurrencia y la transmisión continua de conceptos y comportamientos religiosos.

Los psicólogos, particularmente los psicólogos científicos, tienen la capacitación y las herramientas para abordar estos problemas, proporcionando un puente empíricamente sólido para conectar la teorización sociocultural por un lado con la teorización biológica y evolutiva por el otro (ver Barrett, 2007b Gibson & amp Barrett, 2007). En los últimos años han aparecido una serie de informes empíricos relevantes para las teorías de la RSE, lo que proporciona un alejamiento bienvenido de la teorización cada vez más tenue y especulativa del área. En este breve artículo, revisamos esta investigación con énfasis en los estudios experimentales y con la mirada puesta en lo que se necesita a continuación.

Razonamiento teleológico sobre el mundo natural
En una serie de experimentos, Deborah Kelemen y sus colaboradores han demostrado que desde los años preescolares, los niños, al menos estadounidenses y británicos, tienen propensión a ver las cosas en el mundo natural como diseñadas con un propósito. Debido a este "sesgo teleológico", Kelemen sugiere que los niños pueden ser particularmente receptivos a la idea de una deidad creadora (Kelemen, 2004). Además de continuar la investigación con niños, Kelemen ha comenzado a explorar si este sesgo teleológico persiste en la edad adulta.

Casler y Kelemen (2007) llevaron a cabo un estudio con participantes adultos y escolares estadounidenses romaníes y estadounidenses. Les presentaron a los niños dibujos realistas de escenas que incluían animales desconocidos y luego les preguntaron sobre los animales y las características naturales circundantes. Por ejemplo, el dibujo puede mostrar un animal rodeado de rocas puntiagudas. A los niños se les preguntaba por qué el animal tenía la piel lisa o el cuello largo, pero también "¿Por qué crees que las rocas eran puntiagudas?". Había dos opciones de respuesta y se les pedía a los niños que seleccionaran la que "tuviera más sentido". Una opción era siempre una explicación mecánica / física (por ejemplo, 'Eran puntiagudos porque pequeños trozos de cosas se apilaron unos encima de otros durante mucho tiempo') y una era una explicación funcional / con un propósito (por ejemplo, 'Eran puntiagudos para que los animales no se sentarían sobre ellos y los aplastarían '). Los adultos romaníes rumanos con poca escolaridad formal (menos de seis años en promedio) tenían más del doble de probabilidades de respaldar respuestas intencionadas que los adultos romaníes altamente educados (con un promedio de aproximadamente 12 años de escolaridad). También se parecían más a los escolares estadounidenses (primero a cuarto grados) que a los adultos rumanos con un alto nivel educativo o a los adultos estadounidenses. Estos resultados sugieren que la tendencia a extender el razonamiento teleológico de los seres vivos a los seres naturales no vivos puede repetirse a través de las culturas, y que no solo se ha superado, sino que debe superarse para que desaparezca.

Más recientemente, Kelemen y Rosset (2009) proporcionaron evidencia experimental de que, en condiciones de alta demanda cognitiva, incluso los adultos con educación científica muestran signos de razonamiento teleológico científicamente inapropiado. Presentaron a los estudiantes de ciencias universitarios estadounidenses explicaciones de varios fenómenos naturales en una de tres condiciones: sin velocidad, moderada (5000 ms de presentación) y rápida (3200 ms de presentación). Los participantes en las condiciones aceleradas, particularmente la condición rápida, respaldaron explicaciones marcadamente más intencionadas que aquellos en la condición sin velocidad. Parece que se necesitan recursos cognitivos para anular un sesgo hacia la explicación del mundo natural de una manera teleológica.

Estos hallazgos intrigantes ciertamente se verían fortalecidos por replicaciones con conjuntos de estímulos adicionales, métodos alternativos y con diferentes poblaciones culturales. Tal como están, sugieren una posible razón cognitiva de la existencia culturalmente extendida de creencias religiosas en deidades que ordenan o crean el mundo natural: tales ideas resuenan con una intuición persistente y en desarrollo temprano de que el mundo natural parece diseñado con un propósito. Postular un diseñador (o diseñadores) encaja con nuestras intuiciones.

Adquisición de conceptos de dios por parte de los niños
Piaget (1929) propuso que, hasta alrededor de los ocho años, los niños razonan desde un punto de vista antropomórfico y ven a Dios como el "hombre en el cielo". Este punto de vista fue ampliamente aceptado hasta que una serie de estudios sugirió que los niños no solo pueden razonar acerca de Dios de manera no antropomórfica, sino que pueden hacerlo desde los tres años de edad (Barrett et al., 2001, 2003 Knight et al., 2004). . Estos estudios utilizaron "tareas de creencias falsas" y otros métodos derivados de la investigación del desarrollo cognitivo sobre la teoría de la mente: cómo razonamos sobre los estados mentales de los demás. Por ejemplo, a los niños a los que se les había mostrado que un paquete de galletas en realidad contenía piedras se les preguntó si los seres humanos adultos y Dios sabrían lo que había en el paquete o se dejarían engañar por las apariencias. Los niños de tres años atribuían fácilmente el superconocimiento tanto a Dios como a los seres humanos. En algún momento, entre los cuatro y los cinco años, los niños parecen dejar de atribuir habilidades de superconocimiento a los humanos, los niños de esta edad se dieron cuenta y disfrutaron del hecho de que "mamá puede ser engañada", pero persistieron en la creencia de que Dios conoce el verdadero contenido. Distinguieron la cognición de Dios de la cognición humana.
Usando una tarea similar de falsa creencia, Knight (2008) mostró a los niños mayas yukatek, de cuatro a ocho años, un ho'ma (una calabaza seca que se usa convencionalmente para sostener tortillas). En lugar de las supuestas tortillas, se reveló que había ropa interior dentro de la calabaza. Se preguntó a los niños si varios animales nativos, una marioneta humana y varios agentes sobrenaturales (por ejemplo, el Dios católico, el Dios del sol, los espíritus del bosque y los ChiiChi, espíritus a menudo invocados por los padres para los niños que se portan mal) sabrían lo que se encontraba en el ho'ma. Al igual que en estudios anteriores, (Barrett et al., 2001 Knight et al., 2004) los niños no usaron un enfoque antropomórfico para razonar acerca de Dios, pero dijeron que Dios sabría lo que había en el ho'ma. Los niños que no pasaron la prueba (es decir, no entendieron que los humanos no podían conocer el contenido real), tendieron a atribuir el superconocimiento a todos los agentes, incluidos los naturales y sobrenaturales. Los niños que pasaron la tarea de la falsa creencia, sin embargo, diferenciaron las diversas entidades sobrenaturales. Aunque solo tenían entre cuatro y siete años, se aproximaban a las perspectivas adultas de los diversos agentes, razonando que el Dios católico sabría lo que había en el ho'ma, el Dios Sol y los espíritus del bosque eran los siguientes que probablemente lo supieran, y los tres estos sabían mejor que los falibles ChiiChi, los humanos y los animales. Estos niños pudieron diferenciar a varios agentes en esta tarea en cuanto comprendieron creencias falsas, pero antes de este umbral, trataron a todos los agentes como a Dios.

Otras investigaciones han cuestionado algunas de estas conclusiones. Estudios recientes sugieren que en lugar de estar predispuestos a atribuir superconocimiento, los niños muy pequeños, al menos en ciertos puntos del desarrollo, simplemente adoptan un enfoque egocéntrico: todo lo que el niño sabe, asume que todos los demás agentes también lo saben (Makris & amp Pnevmatikos, 2007).

En este punto, no está claro si las diferencias en los hallazgos entre los estudios se deben a diferencias en el diseño del estudio o diferencias en la población estudiada.

Sería especialmente bienvenido un examen más detenido de las diferentes poblaciones y tradiciones religiosas, tal vez especialmente el Islam, el judaísmo y otras tradiciones que carecen de una encarnación antropomórfica.

Teoría de la contraintuitividad mínima
Lo que está en juego en estos estudios de desarrollo infantil es cuán "intuitivo" es el pensamiento religioso. "Intuitivo" aquí se relaciona con la facilidad con que los sistemas cognitivos ordinarios pueden representar estas ideas. Si una idea se representa fácilmente, es más probable que se genere y más probable que se comunique, lo que explica la prevalencia de esa idea.

La investigación reportada anteriormente representa un creciente cuerpo de trabajo que sugiere que muchas ideas religiosas son en gran parte intuitivas. Un colaborador destacado de la RSE, Pascal Boyer, ha argumentado que las ideas que son en su mayoría intuitivas pero que tienen solo un pequeño ajuste o dos son las mejores candidatas para la transmisión (Boyer, 1994, 2001). Un ejemplo sería una alfombra que se comporta en todos los aspectos como una alfombra normal, excepto que puede volar. Tales ideas combinan la facilidad de procesamiento y la eficiencia de las ideas intuitivas con la novedad suficiente para llamar la atención y, por lo tanto, recibir un procesamiento más profundo. Esto ha llegado a conocerse como la teoría de la "contraintuitividad mínima" (MCI) y ha recibido una gran cantidad de atención empírica desde 2001 (Barrett & amp Nyhof, 2001 Boyer & amp Ramble, 2001).

Aunque los estudios iniciales parecían demostrar que las ideas ligeramente contrarias a la intuición se recuerdan más fácilmente que las totalmente intuitivas y las más radicalmente contraintuitivas, los estudios posteriores proporcionaron resultados más mixtos. Uno de nosotros ha sugerido que estos supuestos "fracasos en la replicación" fueron el resultado de ambigüedades en la forma de poner en práctica la contra-intuición (Barrett, 2008). Para abordar este problema, Barrett desarrolló un esquema formal para codificar y cuantificar conceptos contrarios a la intuición, y luego demostró la utilidad de este esquema en el análisis de cuentos populares de todo el mundo (Barrett et al., 2009). Fieles a las predicciones de Boyer, cuando estos cuentos, productos de tradiciones orales, tenían objetos contrarios a la intuición, siempre eran mínimamente contrarios a la intuición.
El primer estudio experimental publicado que utilizó el esquema de codificación de Barrett no arrojó pruebas simples que lo confirmen o desautoricen (Gregory & amp Barrett, 2009): en una tarea de recordatorio utilizando elementos de MCI descontextualizados (p. Ej., 'Una mosca que es inmortal') y elementos de control, participantes menores de 25 años años recordaban los elementos de DCL significativamente mejor que los elementos intuitivos. Pero los mayores de 25 años recordaron los elementos de MCI significativamente peor que los elementos intuitivos. Tomados con investigaciones anteriores, estos resultados apuntan a al menos tres posibles explicaciones:

- Puede ser que una vez extraídos de un contexto narrativo, los conceptos de ICM no se recuerden fácilmente porque requieren más elaboración que los conceptos ordinarios.
- Los primeros hallazgos de que las ideas de DCL se recuerdan más fácilmente pueden depender por completo de su capacidad para generar pensamientos, explicaciones y predicciones significativas: su "potencial de inferencia" (Boyer, 2001).
- Puede ser que la ventaja de transmisión hipotética de Boyer para los conceptos de DCL interactúe con la edad.

Religión y prosocialidad
Algunos científicos cognitivos de la religión sugieren que una vez que surgieron las ideas y prácticas religiosas en los grupos humanos, dotaron a estas personas religiosas de ventajas reproductivas y de supervivencia sobre los competidores no religiosos. Es decir, se piensa que las prácticas religiosas son adaptativas, y esta adaptabilidad habría fomentado su persistencia (ya sea a través de la selección genética, la selección cultural o la dinámica de coevolución entre genes y culturas). Un hilo común de estos argumentos es que las ideas y prácticas religiosas de alguna manera producen comunidades de personas que son más cooperativas o prosociales de lo que serían de otra manera. Se ha producido evidencia correlacional de varios tipos en apoyo de esta tesis, pero recientemente ha aparecido evidencia experimental que ofrece algún apoyo para estas explicaciones.

Utilizando una muestra de estudiantes de psicología belgas, Pichon et al. (2007) encontraron que un acto de intención prosocial se incrementaba mediante la preparación subliminal con palabras relacionadas con la religión de valencia positiva. Los participantes completaron una tarea de decisión léxica: tenían que decidir si una cadena de letras presentada brevemente era una palabra o no. Justo antes de cada cadena de palabras, a los participantes se les presentó una de varias palabras de una de las cuatro categorías: relacionada con la religión con valencia positiva (por ejemplo, cielo, alabanza) relacionada con la religión con valencia neutra (por ejemplo, mitra, altar) no con religión- relacionada con valencia positiva (por ejemplo, libertad, sonrisa) y no relacionada con la religión con valencia neutra (por ejemplo, camisa, plátano). Posteriormente a la tarea de decisión léxica, cuando los participantes salían del laboratorio, se les dijo que podían llevar algunos folletos publicitarios para una organización benéfica para "aumentar la sensibilidad" hacia la misión de la organización. Los participantes que habían sido preparados con palabras positivas relacionadas con la religión tomaron la mayoría de los folletos, y significativamente más que aquellos que habían estado expuestos a las otras tres clases de palabras (que no difirieron entre ellos). En este contexto, la preparación de ideas positivas relacionadas con la religión fue suficiente para producir un cambio de comportamiento prosocial. Con una muestra y un procedimiento de cebado similares, Saroglou et al. (2009) documentó una conexión entre los números primos relacionados con la religión y una actitud de perdón hacia un crítico severo invisible.

Tomar panfletos de caridad o adoptar una actitud de perdón refleja buena voluntad hacia los demás, pero podría decirse que ninguno tiene ningún costo directo para uno mismo. Shariff y Norenzayan (2007), sin embargo, presentaron a los participantes canadienses la oportunidad de decidir cuánto dinero (de 10 dólares canadienses) compartir con una persona anónima y cuánto conservar. La atención de los participantes a las ideas religiosas se activó mediante una tarea de preparación explícita. La tarea implicaba que se le presentaran grupos de cinco palabras en orden revuelto y se le pedía que reorganizara el orden de las palabras y soltara una para formar una nueva oración. En la condición de religión principal, la mitad de los grupos de palabras incluían una palabra relacionada con la religión (por ejemplo, espíritu, sagrado). A través de dos experimentos controlados (uno con una muestra de estudiantes y otro con una muestra de público en general), los participantes religiosos dieron significativamente más dinero cuando habían sido preparados con palabras religiosas, como si recordar sutilmente (y tal vez inconscientemente) su religiosidad fuera suficiente para hazlos más generosos.

Estos tres estudios experimentales representan una nueva ola de investigación que respalda una conexión causal entre las ideas religiosas y el comportamiento prosocial. Naturalmente, se necesitan numerosos estudios de seguimiento para corroborar la validez de estos estudios y abordar cuestiones relacionadas. ¿Qué aspectos de la religión (por ejemplo, creencias, identificación social, seguridad existencial, enseñanzas morales, participación ritual) fomentan las actitudes y acciones prosociales? ¿Cuáles son los límites de esta prosocialidad? Por ejemplo, puede ser que solo tipos particulares de religiosidad o niveles particulares de religiosidad lleven estas marcas prosociales. También puede ser que el perdón, la generosidad, etc., se apliquen solo a los miembros del propio grupo social y no a los miembros del grupo externo.

Conclusión
Los hallazgos y la teoría de la RSE a veces se utilizan como parte de un argumento en contra de la verdad o la justificación de las creencias religiosas (Dawkins, 2006 Dennett, 2006). No encontramos ninguna razón para sacar conclusiones tan eliminativistas (Barrett, 2007a Schloss & amp Murray, 2009). Quizás tal evidencia podría incluso usarse como parte de un argumento que afirme una receptividad implantada divinamente hacia lo trascendente. Ya sea que una determinada creencia religiosa sea verdadera o falsa, útil o dañina, para ser realizada y transmitida con éxito, debe contar con el apoyo de los sistemas cognitivos humanos. En este caso, solo nos interesan las últimas pruebas publicadas que sean relevantes para saber qué tan bien respaldadas por la cognición están las ideas religiosas clave.

La literatura revisada en este artículo no representa la única investigación reciente o en curso relevante a la RSE, pero ilustra el crecimiento de la actividad empírica en esta área. Además, esta investigación se suma a nuestra comprensión del estado del arte de diversas maneras. La investigación sobre el razonamiento teleológico sobre el mundo natural afirma y amplía el argumento anterior de Kelemen. Este sesgo teleológico no solo podría ocurrir en todas las culturas, sino que también parece extenderse hasta la edad adulta. Si es así, estos prejuicios de desarrollo temprano pueden continuar anclando el razonamiento sobre el mundo y prestando apoyo a teologías que incluyen dioses que provocan estados naturales de cosas. La investigación sobre la adquisición de los conceptos de dios por parte de los niños complica más que afirma la investigación anterior. Aunque los niños pequeños claramente razonan sobre dioses y personas de manera diferente, la afirmación de que los niños están predispuestos a atribuir superconocimientos en exceso necesita más desambiguación. Puede ser que los conceptos de dios no sean del todo intuitivos, sino sólo "mínimamente contrarios a la intuición". Si es así, todavía se podría predecir que tendrían una ventaja de transmisión sobre las ideas radicalmente contrarias a la intuición y las totalmente intuitivas, ¿o no? Se necesita más investigación. Finalmente, la evidencia experimental está comenzando a demostrar que incluso la preparación subliminal de ideas relacionadas con la religión puede inclinar a las personas hacia la acción prosocial.

Varias áreas importantes de desarrollo teórico en RSE han recibido poco o ningún tratamiento empírico psicológico nuevo en los últimos años. Por ejemplo, el argumento de Stewart Guthrie de que un sistema evolucionado para detectar la agencia intencional similar a la humana en nuestros entornos puede fomentar la creencia en dioses (Guthrie, 1993), ha sido poco estudiado. Ciertamente, los humanos poseen algún tipo de sistema funcional que detecta fácilmente agentes intencionales dados entradas escasas o ambiguas bajo algunas condiciones (Scholl & amp Tremoulet, 2000). Este Dispositivo de Detección de Agencia Hipersensible (HADD), como uno de nosotros lo ha denominado (Barrett, 2004), parece surgir ya en la infancia (Rochat et al., 1997). Sin embargo, no se ha demostrado satisfactoriamente si juega un papel importante en generar o fomentar la creencia en seres sobrehumanos o sobrenaturales, y mucho menos si HADD juega un papel significativo en fomentar la creencia en el tipo de deidades cósmicas centrales para muchas religiones del mundo. El desafío planteado (Barrett, 2007b) para que los psicólogos contribuyan a la RSE a través de la prueba empírica de los supuestos mecanismos en juego no ha quedado sin resolver. La investigación empírica en esta área está comenzando a llenar el vacío entre la teoría y la evidencia. Sin embargo, persiste la misma necesidad de resolver algunas viejas y algunas nuevas preguntas: Psicólogos, la RSE te necesita.

Justin L. Barrett es investigador en Regent's Park College, Oxford e investigador principal del Centro de Antropología y Mente. [correo electrónico & # 160 protegido]

Emily Reed Burdett es estudiante de doctorado en el Instituto de Antropología Cognitiva y Evolutiva de la Universidad de Oxford.


Archer, John. 1996. Diferencias de sexo en el comportamiento social: ¿son compatibles el rol social y las explicaciones evolutivas? Psicólogo estadounidense 51 (9): 909–917.

Brown-Kruse, Jamie y David Hummels. 1993. Efectos de género en la contribución de bienes públicos de laboratorio: ¿los individuos ponen su dinero donde está su boca? Journal of Economic Behavior and Organisation 22: 255–267.

Buss, David M. 1989. Diferencias sexuales en las preferencias de pareja humana: hipótesis evolutivas probadas en 37 culturas. Ciencias del comportamiento y el cerebro, 12: 1-49.

Buss, David M. 1996. La psicología evolutiva de las estrategias sociales humanas. Páginas. 3-38 en E. Tory Higgins y Arie W. Kruglanski (ed.) Psicología social: Manual de principios básicos, The Guilford Press, Nueva York.

Buss, David M. y David P. Schmitt. 1993. Teoría de las estrategias sexuales: una perspectiva evolutiva sobre el apareamiento humano. Psychological Review 100: 204-232.

Cadsby, C. Bram y Elizabeth Maynes. 1998. Género y aprovechamiento gratuito en un juego de bienes públicos de umbral: evidencia experimental. Revista de resolución de conflictos 34 (4): 603–620.

Camerer, Colin y Richard H. Thaler. 1995. Anomalías: ultimátums, dictadores y modales. Journal of Economic Perspectives 9: 209–219.

Cason, TimothyN. & amp Vai-Lam Mui. 1997. Un estudio de laboratorio sobre la polarización grupal en el juego del dictador en equipo. Economic Journal 107 (444): 1465–1483.

Cosmides, Leda y John Tooby. 1992. Adaptaciones cognitivas para el intercambio social. Páginas. 163-228 en J. H. Barkow, L. Cosmides y J. Tooby (ed.) La mente adaptada: psicología evolutiva y la generación de la cultura, Oxford University Press, Nueva York.

Cottrell, Nickolas B. 1968. Actuación en presencia de otros seres humanos. Efectos de mera presencia, audiencia y afiliación. Páginas. 91-110 en E. C. Simmel, R. A. Hoppe y G. A. Milton (ed.). Facilitación social y comportamiento imitativo. Allyn & amp Bacon, Boston.

Daly, Martin y Wilson, Margo. 1985. Maltrato infantil y otros riesgos de no vivir con ambos padres. Etología y sociobiología6 (4): 197–210.

Eagly, Alice. 1987. Diferencias sexuales en el comportamiento social: una interpretación de la teoría del rol social. Hillsdale, Nueva Jersey: Earlbaum.

Eckel, Catherine C. y Philip J. Grossman. 1992. Caballería y solidaridad en juegos de ultimátum. Documento de trabajo sobre economía del Instituto Politécnico y la Universidad Estatal de Virginia: E92–23. Como se cataloga en los resúmenes de EconLit.

Eckel, Catherine C. y Philip J. Grossman. 1996. El precio relativo de la justicia: diferencias de género en un juego de castigo. Revista de organización y comportamiento económico 30: 143-158.

Feingold, Alan. 1992. Diferencias de género en las preferencias de selección de pareja: una prueba del modelo de inversión de los padres. Boletín psicológico 112: 125-139.

Greenlees, Ian A. y William C. McGrew. 1994. Diferencias de sexo y edad en las preferencias y tácticas de atracción de pareja: análisis de anuncios publicados. Etología y sociobiología 15: 59–72.

GuÈth, Werner, Rolf Schmittberger y Bernd Schwartze. 1982. Un análisis experimental de la negociación de ultimátum. Journal of Economic Behavior and Organization 3: 367–388.

Hamilton, William D. 1964. La evolución genética del comportamiento social. Revista de biología teórica 7: 1–52.

Hoffman, Elizabeth, Kevin McCabe y Vernon Smith. 1996. Distancia social y comportamiento relacionado con otros en los juegos de dictador. American Economic Review 86 (3): 653–660.

Kahn, Arnold, Joe Hottes y William L. Davis. 1971. Cooperación y respuesta óptima en el juego del dilema del prisionero: efectos del sexo y el atractivo físico. Revista de personalidad y psicología social 17: 267-279.

Kahneman, Daniel, Jack L. Knetsch y Richard H. Thaler. 1986. Equidad y los supuestos de la economía. Journal of Business 59: 285–300.

Kohler, Maxie P. 1996. Comportamiento de riesgo: un enfoque cognitivo. Psychological Reports 78: 489–490.

Larose, Helene, Joanne Tracy y Stuart J. McKelvie. 1993. Efecto del género en el estereotipo de atractivo físico. Journal of Psychology 127: 677–680.

Mayor, Brenda y Blythe Forcey. 1985. Comparaciones sociales y evaluaciones salariales: preferencias por comparaciones salariales entre personas del mismo sexo y del mismo trabajo. Revista de psicología social experimental 21: 393–405.

Mason, Charles F., Owen R. Phillips y Douglas B. Redington. 1991. El papel del género en un juego no cooperativo. Journal of Economic Behavior and Organization 15: 215–235.

Murnighan, J. Keith y Michael S. Saxon. 1998. Ultimatum bargaining by children and adults. Revista de psicología económica 19 (4): 415–445.

Ortmann, Andreas y Lisa K. Tichy. 1999. Diferencias de género en el laboratorio: evidencia de los juegos del dilema del prisionero. Journal of Economic Behavior and Organisation 39 (3): 327–339.

Powell, Melanie y David Ansic. 1997. Diferencias de género en el comportamiento de riesgo en la toma de decisiones financieras: un análisis experimental. Journal of Economic Psychology 18: 605–628.

Rapoport, Anatol y Albert M. Chammah. 1965. Diferencias de sexo en los factores que contribuyen al nivel de cooperación en el juego del dilema del prisionero. Revista de psicología social y de la personalidad2: 831–838.

Ridley, Matt. 1996. Los orígenes de la virtud: los instintos humanos y la evolución de la cooperación. Penguin Books, Londres, Reino Unido.

Robert, Christopher y Peter J. Carnevale. 1997. Elección de grupo en la negociación de ultimátum. Comportamiento organizacional y procesos de decisión humana 72: 256–279.

Rosenthal, Robert. 1966. Efectos del experimentador en la investigación del comportamiento. Appleton-Century-Crofts, Nueva York.

Roth, Alvin E., Vesna Prasnikar, Shmuel Zamir y Masahiro Okuno-Fujiwara. 1991. Negociación y comportamiento del mercado en Jerusalén, Ljubljana, Pittsburgh y Tokio: un estudio experimental. American Economic Review 81: 1068–1095.

Saad, Gad & amp Tripat Gill. 2001. Los efectos del género de un receptor en un juego de dictador modificado. Cartas de Economía Aplicada. 8 (7): 463–466.

Schmitt, David P. y David M. Buss. 1996. Autopromoción estratégica y derogación de la competencia: efectos del sexo y el contexto en la efectividad percibida de las tácticas de atracción de pareja. Revista de psicología social y de la personalidad 70 (6): 1185–1204.

Solnick, Sara J. y Maurice E. Schweitzer. 1999. La influencia del atractivo físico y el género en las decisiones del juego de ultimátum. Comportamiento organizacional y procesos de decisión humana 79 (3): 199–215.

Thaler, Richard H. 1988. Anomalías: el juego del ultimátum. Journal of Economic Perspectives 2: 195-206.

Tooby, John y Leda Cosmides. 1992. Fundamentos psicológicos de la cultura. Páginas. 19-136 en J. H. Barkow, L. Cosmides y J. Tooby (ed.) La mente adaptada: psicología evolutiva y la generación de la cultura, Oxford University Press, Nueva York.

Trivers, Robert L. 1972. Inversión parental y selección sexual. Páginas. 136-179 en B. Campbell (ed.) Sexual Selection and the Descent of Man, 1871-1971, Chicago, Aldine.

Witt, L. Alan y Lendell G. Nye. 1992. Género y relación entre la percepción de equidad de pago o promoción y satisfacción laboral. Revista de psicología aplicada 77: 910–917.


Tomando en serio la psicología evolutiva

Aunque la evolución jugó un papel importante en la psicología y las ciencias sociales a finales del siglo XIX, las primeras décadas del siglo XX fueron testigos de una profunda separación de caminos. Durante las décadas siguientes, las diferencias de especies fueron reemplazadas gradualmente por similitudes de especies, con el interés en especies distintas de los humanos dictado en gran medida por la medida en que otras especies proporcionan un modelo útil para la psicología de los humanos.

Con este cambio de enfoque taxonómico, el interés pasó de las cuestiones de origen y la historia evolutiva a cuestiones de mecanismo. "¿Cómo funciona?" Se convirtió en el foco de interés que impulsa, desplazando gradualmente las preguntas más influenciadas evolutivamente de "¿Por qué lo tenemos?" Y "¿Cómo / cuándo llegamos a hacerlo de esta manera?"

El auge de la psicología evolutiva en la última década representa una especie de inversión de esta tendencia. Las cuestiones evolutivas vuelven a cobrar protagonismo. El resultado ha sido una reacción sorprendentemente adversa por parte de los psicólogos más convencionales y un debate algo rebelde. Ha sido una disputa en gran parte fuera de lugar. Esto se debe principalmente a que la mayoría de los psicólogos cognitivos y del desarrollo convencionales han entendido mal el papel de una perspectiva evolutiva, considerándola como un paradigma en competencia que haría que sus teorías existentes fueran redundantes o erróneas.

Una de las razones de este malentendido ha sido una tendencia aparentemente inevitable de los psicólogos a interpretar un enfoque evolutivo en términos del debate naturaleza / crianza. Desde que los ambientalistas obtuvieron la ventaja en la psicología del desarrollo durante la década de 1980, la mayoría de los psicólogos han visto con profunda sospecha una visión "naturista" (que se equipara firmemente con la determinación genética de la cognición y el comportamiento). Un enfoque evolutivo que enfatiza la capacidad de adaptación de la mente humana ha parecido más bien un regreso a la Edad Media que la mayoría había asumido ahora estaba firmemente cerrada detrás de nosotros: la imputación de diferencias genéticas entre razas, géneros o incluso clases sociales.

Una segunda fuente de confusión ha sido el hecho de que los psicólogos están acostumbrados a explicar el comportamiento humano en términos de motivaciones. Entonces, cuando los psicólogos evolucionistas afirman que alguien se comporta de una manera particular "para maximizar su aptitud", esto a menudo se ha interpretado como una afirmación sobre lo que realmente motiva a las personas. "Las explicaciones evolutivas no pueden ser ciertas porque me casé porque estaba enamorado ..., o porque tenía el ojo puesto en un cónyuge rico. etc. ”De hecho, esto es para confundir manzanas con naranjas. Las explicaciones evolutivas se refieren a los objetivos últimos (es decir, evolutivos) que guían el comportamiento, no a sus motivaciones inmediatas. Tales explicaciones se encuentran en un nivel explicativo superior: los estados de meta evolutivos requieren motivaciones para hacerlos posibles. Esto se debe a que la selección no puede trabajar directamente sobre la aptitud (el número relativo de copias de un gen que uno deja en las generaciones futuras), sino que requiere mecanismos motivacionales (así como la variedad habitual de fisiología y anatomía, y por supuesto algún desarrollo) como un factor clave. proceso interviniente sobre el que actúa directamente. Nos motiva lo habitual para maximizar la forma física.

El problema es que estas dos respuestas comunes combinan diferentes niveles (o tipos) de explicación. Al hacerlo, oscurecen (quizás deliberadamente) el papel real que debería desempeñar un enfoque evolutivo en cualquier disciplina. Si bien siempre es posible que los componentes de la mente estén genéticamente determinados en algún sentido fuerte (y ahora hay evidencia considerable que respalda esto en muchos casos, pero por supuesto no en todos), una perspectiva evolutiva no requiere que esto sea así. Ciertamente, debe haber genes involucrados, pero estos genes no necesitan ser genes que determinen el comportamiento, o incluso la mente con gran detalle.Dos aspectos de la psicología evolutiva aclaran esto.

Primero, el enfoque evolutivo es, propiamente hablando, estratégico: la evolución nos predispone a maximizar la aptitud, y el enfoque evolutivo busca descubrir las reglas que usamos para hacer esto. Por lo tanto, se trata de la toma de decisiones, con énfasis en la palabra "decisión" en el caso de vertebrados con cerebros de cualquier tamaño significativo. La ameba y el pulgón pueden tomar sus decisiones genéticamente mediante la evolución de respuestas fijas, pero para la mayoría de los vertebrados de cerebro grande que se reproducen lentamente, eso sería una receta para la extinción: el entorno cambia demasiado rápido para que tales especies se adapten genéticamente. Más bien, estas especies optan por una evaluación más estratégica de los costos y beneficios de cursos de acción alternativos. Lo que está imbuido genéticamente es la maquinaria necesaria para tomar esa decisión (también conocida como un cerebro) y un puñado de estados objetivos a los que apuntar. El resto lo hace la cognición convencional. Sin embargo, desde un punto de vista evolutivo, no hay diferencia entre estos casos: funcionalmente, ambos terminan maximizando la aptitud, pero lo hacen a través de diferentes mecanismos próximos: genes y aprendizaje, respectivamente.

Y esto apuntala la segunda cuestión, el hecho de que la evolución cultural es un componente tan natural del mundo darwiniano como algo así como el color de ojos que está más obviamente bajo control genético directo. La cultura no es algo que de alguna manera se oponga o contrasta con la biología: la cultura es biología. El debate naturaleza / crianza se paralizó en biología ya en la década de 1960 porque los biólogos comenzaron a darse cuenta de que la pregunta no tenía sentido en realidad: todo es producto de la interacción de la naturaleza y la crianza. Ni siquiera tiene sentido preguntar si un rasgo se debe a uno u otro. Reconocer esto nos permite apreciar que las explicaciones culturales son una parte tan importante del proceso darwiniano como las genéticas.

Esta es una consecuencia natural del hecho de que la fórmula darwiniana no especifica si los genes están involucrados o no, lo que quizás no sea demasiado sorprendente, dado que no se descubrieron hasta décadas después de la muerte de Darwin. Darwin y Mendel (que proporcionaron el mecanismo de herencia que sustentaba la teoría de la evolución de Darwin) simplemente hablaron de heredabilidad. No especificaron qué forma debería tomar, aunque quizás inevitablemente llegó a identificarse con genes una vez que estos fueron descubiertos. Sin embargo, la teoría de Darwin se ocupa de los genes mendelianos, y los genes mendelianos no son ADN, sino rasgos cuyo modo de herencia no está especificado. En principio, cualquier cosa que permita la fidelidad de la copia entre generaciones es suficiente para generar los procesos de selección natural. El aprendizaje es, por supuesto, un proceso de este tipo, ya que resulta en algo (reglas de comportamiento, listas para recordar) que se transmite de manera diferente a lo largo del tiempo. La herencia cultural (o aprendizaje social) es simplemente un proceso evolutivo más.

Surgen problemas similares con respecto a las explicaciones motivacionales. Dado que muchos estados motivacionales alternativos podrían apoyar un objetivo de aptitud final dado, es una cuestión empírica si alguno en particular es relevante en un caso dado. Me enamoro, y es por eso que elijo casarme con alguien, pero incluso si me caso por una serie de razones menos nobles, la consecuencia final sigue siendo que maximizo mi aptitud (o más correctamente, la aptitud de mis genes). Todavía podemos hacer la pregunta evolutiva: ¿Qué tan bien influyó mi decisión en mi aptitud genética? Y debido a que lo que nos preocupa es la aptitud genética, ni siquiera necesito reproducirme para maximizar: puedo maximizar mi aptitud simplemente mejorando la reproducción de mis parientes (lo que se conoce en biología evolutiva como la regla de Hamilton, o la teoría de selección de parentesco). El problema se crea, quizás, por el hecho de que los humanos podemos mirar hacia el futuro lejano, por lo que a menudo apreciamos, al menos de manera intuitiva, pero a veces explícitamente, que los sustitutos de la aptitud, como tener nietos o garantizar la supervivencia del linaje, son importantes para nosotros. Por lo tanto, tendemos a vivir en un mundo psicológico popular de motivos mixtos: a menudo explicamos nuestro comportamiento mediante una apelación confusa tanto a las motivaciones próximas como a las consecuencias finales de la aptitud al mismo tiempo, y no siempre hacemos una distinción clara entre las dos.

Sospecho que una de las fuentes de confusión aquí es que los psicólogos tienden a enfocarse en el individuo y típicamente preguntan por qué un individuo se comporta de la manera en que lo hace. Por el contrario, aunque la perspectiva evolutiva también habla de individuos, los considera para representar categorías. En realidad, el enfoque evolutivo se centra en las estrategias que utilizan los individuos (genes mendelianos), más que en los individuos como tales. Los individuos, en cierto sentido, son simplemente los vehículos que expresan las estrategias. Un mismo individuo podría, en diferentes ocasiones, llegar a representar estrategias muy diferentes.

Por supuesto, en realidad, con el tiempo nos topamos con las limitaciones de la vida real: los individuos no son infinitamente flexibles. Esos mecanismos inmediatos amados por los psicólogos eventualmente entran en juego y limitan la gama de opciones por las que puede optar cualquier individuo. Estas limitaciones están muy extendidas en biología y se comprende bien su papel en el gran esquema de las cosas. De hecho, en el fondo, el enfoque evolutivo se trata precisamente de cómo los individuos afrontan las limitaciones para maximizar la aptitud. Por muy valiosas que puedan ser para los conflictos territoriales, las mariposas no portan ametralladoras, no porque no tengan el cerebro para inventarlas, sino por las limitaciones impuestas por el vuelo. Es un problema para ellos y tienen que solucionarlo.

Nos encontramos con este tipo de limitaciones todo el tiempo en psicología. Nuestro mundo social no es infinito, sino más bien limitado por la cognición, por los procesos sociales (con quién deberíamos hablar) y por el tiempo. Quizás el resultado más conocido de esto sea el "número de Dunbar", el tamaño típico aparentemente universal de los círculos sociales de alrededor de 150 personas. El número de Dunbar es el resultado de la hipótesis del cerebro social, la explicación ahora ampliamente aceptada del hecho de que los primates desarrollaron cerebros mucho más grandes que otras especies. La hipótesis, para la que ahora hay una evidencia de apoyo muy considerable, establece que el tamaño del grupo social característico de una especie es una función simple del tamaño relativo de su neocorteza. Esa relación produce un tamaño de grupo predicho para los humanos, basado en el tamaño de nuestro neocórtex, de aproximadamente 150, y resulta que este es un tamaño de grupo extremadamente común en los humanos modernos en todas las culturas. Es el tamaño de la comunidad en los cazadores-recolectores, así como el tamaño promedio de las aldeas en las sociedades agrícolas tradicionales (el Libro del Juicio Final arroja exactamente este valor para prácticamente todos los condados de Inglaterra, por ejemplo). También es el tamaño típico de nuestras redes sociales personales (la cantidad de personas que conocemos personalmente).

Por supuesto, existe cierta variación en torno a este valor, en parte debido al género (las mujeres tienden a tener redes sociales significativamente más grandes que los hombres), en parte debido a diferencias individuales en las habilidades cognitivas sociales, una pequeña fracción quizás incluso debido a diferencias en personalidad (aunque el efecto es mucho menor de lo que cabría esperar en este caso). La clave aquí, sin embargo, son las habilidades cognitivas sociales, cuyo componente más familiar es la teoría de la mente. Las personas que son mejores para hacer malabarismos con los estados mentales de más individuos a la vez (y las mujeres son mejores que los hombres en esto) tienen redes sociales más grandes. Y ahora sabemos que estas habilidades cognitivas sociales se reflejan en diferencias en la forma en que funciona el cerebro, lo que, por supuesto, puede deberse a diferencias heredadas genéticamente, diferencias en la nutrición temprana o diferencias en las experiencias de crianza (especialmente las experiencias de crianza social), o el interacción de los tres.

Hasta ahora, muy interesante. Pero también deberíamos hacernos la pregunta evolutivamente informada de por qué necesitamos estos grupos. Los grupos sociales existen principalmente para protegernos de los caprichos del mundo. Entre los primates en general, los grupos sociales son soluciones comunales a los problemas cotidianos de supervivencia que amenazan la reproducción exitosa. Resolver estos problemas de manera comunitaria es más efectivo, y cuanto mejor lo hagan, mayor será su aptitud. Un estudio reciente de babuinos salvajes ha demostrado que las hembras más intensamente sociales tienen mayores resultados reproductivos de por vida (es decir, un mayor número de descendientes supervivientes). El parentesco juega un papel importante aquí, porque las mejores amigas de las hembras babuinos son sus madres, hermanas e hijas. Los humanos no son inmunes a estas consideraciones, al parecer. Un estudio a gran escala de la morbilidad infantil realizado en Newcastle durante la década de 1950 reveló que los niños integrados en redes de parentesco extendido más grandes tenían tasas de morbilidad y mortalidad mucho más bajas, y estos hallazgos se han replicado más recientemente en Dominica.

Los grupos sociales de primates son, en efecto, contratos sociales implícitos, al igual que los nuestros. Pero los contratos sociales de este tipo son difíciles de gestionar, porque nos obligan a intercambiar constantemente nuestros intereses personales a corto plazo (egoísmo, por cualquier otro nombre) por los beneficios a largo plazo de la cooperación social. Como todos los animales sociales, estamos constantemente divididos entre estos dos extremos, y la forma en que nos movemos puede depender de cuán económicamente interdependientes seamos. Tomamos esa decisión individualmente, y frente a la intensa presión de los compañeros, así como una gran presión de los padres a medida que crecemos, pero el resultado colectivo de muchas personas que se inclinan hacia un lado en lugar de otro puede, en el transcurso de solo un período de tiempo. En pocas generaciones, todo el tenor de la sociedad cambia de colectivo a individualista y viceversa. Una vez en su lugar, las estructuras sociales que surgen pueden imponer sus propias limitaciones a la libertad de elección de un individuo, lo que dificulta el cambio fácilmente de un estado final a otro. La comunalidad y el individualismo pueden ser, por tanto, dos estados estables a cada lado de una fina línea divisoria: deslizarse en cualquier dirección, y todos pueden ser arrastrados rápidamente hacia la esquina opuesta (el fenómeno conocido como cuenca de atracción en la teoría de juegos).

El punto de este ejemplo es que muestra cómo comprender un fenómeno bastante simple - cuántos amigos tenemos - puede, dentro de un marco evolutivo, permitirnos integrar una amplia gama de diferentes subdisciplinas. Aquí, reunimos un rompecabezas de componentes basados ​​en las diferencias en el comportamiento social, sus bases cognitivas, neurológicas y de desarrollo, y sus consecuencias sociales tanto para el individuo como para los aspectos estructurales emergentes de la sociedad, así como algo que ver con las funciones de la sociedad. vida grupal. Nos hemos deslizado sin esfuerzo de la neuropsicología a la sociología, y de regreso, y hemos recurrido a la ecología en el camino.

Mi afirmación es que nuestra comprensión de los fenómenos que estudiamos es más rica y completa para esta amplitud de explicación. Pero más que eso, nuestra apreciación real de lo que está involucrado solo es posible integrando todas estas disciplinas en un único marco sin fisuras. Y el único marco que tenemos que puede hacer este trabajo es la teoría de la evolución.

- Robin Dunbar es profesor de Antropología Evolutiva y Director del Instituto de Antropología Cognitiva y Evolutiva de la Universidad de Oxford.
[correo electrónico & # 160 protegido]


Ver el vídeo: Lecture 46: Evolutionary Game Theory- A Deviation from Regular Game Theory (Junio 2022).